Periodistas de Aragón reclama a las instituciones públicas y entidades locales que den valor al trabajo de los profesionales de la información

1575

En los últimos tiempos, Periodistas de Aragón, marca que engloba a la Asociación de Periodistas y al Colegio Profesional de Periodistas de Aragón, ha tenido constancia de diversos hechos ocurridos en distintos puntos del territorio aragonés que menosprecian el trabajo de los profesionales de la información y, más concretamente, la labor de los que desarrollan este oficio en el medio rural aragonés.

El intrusismo no es un problema nuevo en esta profesión, y luchar contra él siempre ha sido una ardua tarea, también en el medio rural.

Sin embargo, -en un momento en el que Aragón cuenta con dos facultades de periodismo que forman durante cuatro años a profesionales del sector-, desde Periodistas de Aragón se ha observando cómo distintas administraciones públicas y entidades locales amparan e incluso fomentan este intrusismo profesional de diversas maneras: convocando a ruedas de prensa o actos institucionales a supuestos medios de comunicación constituidos de forma ‘alegal’ y compuestos por personas sin ningún tipo de formación en la materia, contratando publicidad a estos mismos medios (fomentando de esta forma su supervivencia económica en detrimento de los medios de comunicación legalmente constituidos) o, en su versión más grave, designando ‘a dedo’ cargos de confianza o convocando plazas fijas a concurso oposición para desarrollar en una administración pública funciones de periodista sin requerir para ello la titulación correspondiente.

Ante esta situación, Periodistas de Aragón reclama a todas las instituciones públicas y entidades locales aragonesas que valoren el trabajo de los profesionales de la comunicación. Porque para garantizar el derecho constitucional a la información que tiene la ciudadanía, los periodistas -y en especial los periodistas locales, que están mucho más expuestos, por cercanía, a las presiones de todo tipo- no pueden ser ‘voceros’ o amigos del gobierno municipal o comarcal de turno, sino que deben ser profesionales formados que hayan aprendido a desarrollar este oficio con el rigor, la veracidad y el espíritu crítico que requiere.

Por esta razón, Periodistas de Aragón no solo seguirá denunciando con todos los medios a su alcance la realización de todas las prácticas que menosprecian a nuestra profesión, sino que hace un llamamiento a todas las entidades locales aragonesas para que apuesten por introducir en sus plantillas, de forma estable y mediante procesos de selección públicos y objetivos, a periodistas que desarrollen su trabajo con independencia, rigor y profesionalidad.