La presidenta de la FAPE hace balance de los cuatro años en la Asamblea General

55

“Seguramente a esta Directiva le haya tocado vivir una de las etapas más difíciles por las que ha pasado la profesión periodística, con despidos masivos, ERE y cierres de medios de comunicación, pero hemos intentado que el nombre de la FAPE sea sinónimo de defensa de la profesión y aparezca con respeto en cualquier ámbito”. Con estas palabras ha cerrado Elsa González, presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), lo que puede considerarse su balance, no ya anual, sino cuatrienal, al que se enfrenta de cara a la elección de la nueva Junta Directiva, que tuvo lugar este sábado, y a la que optaba como cabeza de la única lista presentada.

El informe de la presidenta, que ha sido el punto álgido de la sesión del sábado dentro de la Asamblea General de la FAPE, que se ha celebrado en Cantabria con motivo del centenario de la asociación de la prensa de esta comunidad autónoma, ha hecho un exhaustivo balance de los avatares por los que ha atravesado la profesión en los últimos 12 meses. “Se han destruido menos puestos de trabajo periodísticos, pero el cierre de Canal 9 ha asolado la perspectiva de un cambio de rumbo a corto plazo”, ha afirmado González, quien ha recordado que los datos del Observatorio de la Crisis de la FAPE arrojan la pérdida de casi 11.000 puestos de trabajo periodísticos en los últimos cinco años.

Con respecto a los desafíos a los que se ha enfrentado la Federación, su presidenta ha señalado, hacia el exterior, la promoción de la FAPE en los foros profesionales, instituciones públicas y en los propios medios, para defender mejor los derechos de los periodistas y, de forma interna, la especial atención a la creación de los colegios oficiales, para estrechar relaciones y hallar fórmulas de cohabitación entre ambas formaciones. Actualmente, el mapa de los colegios profesionales es muy diferente al de hace cuatro años, lo que supone que ya están en funcionamiento en Cataluña, Galicia, Murcia, Andalucía, Castilla y León, País Vasco, La Rioja y, casi Castilla-La Mancha, y en vías de creación en Navarra.

Amparada por la fuerza de más de 21.500 socios, “si sumamos nuestras 16 asociaciones vinculadas”, la actual Directiva de la FAPE ha seguido una estrategia clara a través de los manifiestos y comunicados que se han hecho públicos, rechazando los despidos en los medios, denunciando la pérdida de calidad y el deterioro de la cadena de aprendizaje en las redacciones, saliendo al paso de la vulneración de derechos a la libre expresión y a la información o mostrando su respaldo a los periodistas secuestrados en Siria e instando a su liberación.

La presidenta de la FAPE ha querido recordar, como uno de los logros de los últimos cuatro años, la creación de la Plataforma por los derechos de autor de los periodistas, “con la que nos jugamos mucho en la defensa de nuestra propiedad intelectual, tanto moral como económica”, y que ha contado con el respaldo de la Federación Internacional de Periodistas y de su brazo europeo.

Además, “hemos tratado de reforzar nuestro trabajo en materia de Formación -ha dicho-, con el objetivo de facilitar a los asociados la oportunidad de adaptar sus conocimientos a la era digital”, de forma que pueden sumarse 2.000 cursos totalmente gratuitos, a través de planes estatales, además de becas del 50% para másteres y descuentos en otras ofertas formativas. Eso, sin olvidar el acuerdo que se está tratando de poner en marcha, con el apoyo de la Agencia EFE, para un centro de estudios internacional de periodismo en lengua castellana.

En otro terreno, Elsa González ha resaltado ante su Asamblea los logros obtenidos en materia ética, con la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología de la FAPE, que, sólo en el último año, ha emitido cerca de 90 resoluciones, destacando la relativa a la reclamación presentada por la Casa del Rey, en relación con contenidos publicados por “El confidencial”; o la admisión a trámite de la presentada por la Asociación de Usuarios de la Comunicación sobre el programa emitido por la Sexta titulado: Operación Palace, relacionado con el 23-F.

Esta Comisión, y su Fundación, persiguen, según ha dicho González, la autorregulación de la profesión periodística, y si se logra “y todo apunta a que camina adecuadamente, desde la FAPE, habremos dado un paso decisivo para la Sociedad de la Información en España”.

Por último, la presidenta de la FAPE, ha destacado en su informe el aumento de la influencia de la Federación en los organismos internacionales periodísticos: “Nunca antes tuvimos tanta representación -ha asegurado-. Esto supone un mayor prestigio para esta organización y para el periodismo español, sobre todo en Europa, donde estuvimos casi ausentes durante años”.