Elsa González, reelegida presidenta de la Federación hasta 2018

45

Elsa González, quien durante los últimos cuatro años ha estado al frente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha sido reelegida presidenta para una nueva legislatura que finalizará en 2018. Su candidatura, presentada por la Asociación de la Prensa de Madrid, y que ha sido refrendada por una amplia mayoría de los votos emitidos, era la única que optaba a la Junta Directiva de la Federación.

La veterana periodista ha asegurado tras su reelección que, tanto ella como los demás miembros de la nueva Directiva, “estaremos sobre el terreno, acompañando a las asociaciones de periodistas en sus reivindicaciones”, y ha avanzado que, al igual que lo han sido desde 2010, los principales objetivos de este nuevo periodo pasan por las reivindicaciones en materia de empleo y el fomento de la formación entre los profesionales del periodismo.

La nueva Junta Directiva está formada, además de por Elsa González, por Aurelio Martín como vicepresidente primero; Teresa Pérez Alfageme, como vicepresidenta segunda; Inmaculada Ramos, como vicepresidenta tercera; Jesús Picatoste, como secretario general; Carlos Sanz, como vicesecretario; David Corral, como tesorero; y los vocales José Manuel Soto, María José Pacheco, Lucía Fraga y Jesús Coterón.

 

La FAPE se posiciona contra la Ley de Seguridad Ciudadana

La Asamblea general de la FAPE ha aprobado, por unanimidad, la resolución presentada por la Asociación de la Prensa de Madrid en la que se insta al Gobierno para que modifique cualquier apartado del Anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana que pueda conducir a limitaciones de derechos fundamentales, como el derecho a la información o a la libertad de expresión.

En caso de que el Gobierno no modifique el actual Anteproyecto, se instará a los grupos parlamentarios a que soliciten y promuevan, en el trámite parlamentario de la Ley, la retirada de esos mismos apartados.

Además, ante las inminentes elecciones al Parlamento Europeo, del 25 de mayo de 2014, la FAPE defiende la independencia en el tratamiento informativo, frente a cualquier intento de los poderes de imponer criterios ajenos al libre desempeño del ejercicio profesional del periodismo.

Esta defensa ha dado lugar a una de las cuatro propuestas que se han aprobado en la que muestra, dice la resolución, “su oposición frontal a los bloques electorales porque obedecen más a la propaganda partidista que a la exigida valoración periodística”.

Por ello, continúa, “reclamamos que desaparezcan estos bloques, cuyo único criterio es el reparto de tiempos y el consiguiente perjuicio a los partidos minoritarios o sin representación, en detrimento de criterios de prevalencia profesional informativa” y solicita a los responsables de los informativos que se advierta a la audiencia, cuando así suceda, de que el material noticioso ha sido facilitado por los partidos políticos.

Además, la FAPE insta “a que se generalice en los medios televisivos la creación de consejos de redacción como garantes de la independencia de los periodistas y de la pluralidad y honestidad informativa”.

Las dos resoluciones restantes hacen referencia a los trabajadores de la Radio Televisión de Castilla La Mancha y a los de la web de deportes Grada 360, del Grupo Vocento. En la primera de ambas, se insta al Gobierno de Castilla-La Mancha a que adopte las medidas oportunas en defensa de unas condiciones laborales dignas de los trabajadores de RTVCLM, se le reclama que vele por los intereses tanto de esos trabajadores como de los ciudadanos de la región para que las informaciones que se emitan sean veraces y objetivas y se solicita la creación de un Consejo de Redacción de informativos para la radio televisión pública castellanomanchega.

En la última resolución adoptada, la Asamblea de la FAPE manifiesta su preocupación por el fin de la web de deportes Grada 360, del Grupo Vocento, comunicada este viernes a la plantilla y que ha supuesto el despido de cinco trabajadores. Esta decisión va en contra del acuerdo existente con el Comité de la Agencia Colpisa por el que se ponía fin a los despidos como contrapartida a una nueva bajada de salarios de la plantilla.