Chaves y Xammar, dos periodistas recuperados del olvido

81

Manuel Chaves Nogales y Eugeni Xammar son dos periodistas referentes en el siglo XX que, con el paso del tiempo, han permanecido en el olvido. Con el objetivo de celebrar los 15 años del Congreso de Periodismo Digital de Huesca, la Asociación de Periodistas de Aragón organizó la proyección de dos documentales que ensalzan las figuras de estos profesionales en el Centro Cultural Ibercaja de la capital oscense este martes.

Tras la proyección del documental ‘Manuel Chaves Nogales, el hombre que estaba allí’, se realizó una mesa de debate en la que participaron el codirector del reportaje, Luis Felipe Torrente, y el periodista Jorge M. Reverte. “Era fusilable por las dos partes”, señalaron acerca de la figura de Chaves. Se debe a que era un profesional independiente, luchador, republicano y testigo de sucesos trágicos de España como los de 1934 en Asturias. Sin embargo, muchos de sus trabajos fueron quemados para evitar represalias por la Gestapo.

Chaves Nogales se marchó de casa cuando la policía alemana empezó a buscarle. Años después murió por una larga enfermedad en Londres antes de que sucediera el final de la Segunda Guerra Mundial, hecho que el propio Chaves manifestó como un pesar. En la actualidad su nombre es desconocido y su trayectoria profesional no se imparte en las facultades de Periodismo, según apuntó el codirector del documental. Con el objetivo de dar luz a esta personalidad periodística, los periodistas Luis Felipe Torrente y Daniel Suberviola decidieron realizar un reportaje que explicara quién era Manuel Chaves Nogales.

Eugeni Xammar, también retratado en otro documental, fue olvidado pese a la presencia que tuvo en prensa catalana y nacional. Bajo el título ‘Eugeni Xammar, la pluma silenciada’, la productora Sabemcom ensalzó el carácter, las amistades, las vivencias e ideologías de toda la vida de este periodista catalán. El periodista hablaba varios idiomas, trabajó también como funcionario, defendió Cataluña hasta el punto de marcharse para salvar su vida y sus artículos siempre estuvieron llenos de humor picante. Además descubrió curiosidades como la amistad que mantuvo con su compañero Josep Pla en Alemania. Años después romperían su relación por la decisión de Pla de quedarse en Barcelona cuando el franquismo se había instaurado en el poder.

El comisario del Año de Xammar, Quim Torra, puntualizó en el vídeo proyectado: “El periodismo silenciado es la verdadera tragedia del franquismo”. Frase que podía aplicarse a los dos periodistas olvidados y que este martes volvieron a ver la luz.