Ricardo Barceló: “Si no tienes la vocación, no pierdas el tiempo”

120

Víctor J. Rodríguez

El jefe de la sección de Economía de ‘el Periódico de Aragón’ habla del premio que recibió junto a Arancha Ezquerra, Rubén López y Jorge Heras, todos los miembros de su sección, en el año 2012, por dar luz a pequeñas empresas que trabajan honradamente en Aragón. Reivindica el papel del periodista y su importancia en la sociedad.

Licenciado en el CEU de valencia y natural de Sástago (Zaragoza), fue becario de la APA durante ocho meses y trabajó en Europa Press durante casi tres años, antes de dar el salto al Periódico de Aragón, después de haber “hecho alguna cosilla en radio, televisión, prácticas veraniegas en ABC cuando existía la redacción de Zaragoza” y alguna colaboración con Heraldo.

Ricardo Barceló lleva cerca de una década al frente de la sección que más ha centrado la atención en los diarios estos últimos años. La crisis ha hecho que los lectores lean las páginas de economía con más interés que antes, algo que achaca a que “nos ha tocado vivir muchos escándalos”. Siendo crítico, señala que “hay muchos que no salen a la luz todo lo que deberían porque los medios están sometidos a dictaduras del poder político y económico, es un lastre para ser independiente y más transparente, porque no depende del periodista, sino del medio”.

ricardo barcelo (2)

Afirma que, en su caso, no ha tenido ningún problema de censura, a pesar de los temas delicados con los que han tenido que lidiar, ya que en su  medio respetan bastante el trabajo de cada redactor. Sin embargo, admite que ha notado “la presión, porque detrás hay grandes empresas, muchas entidades financieras que han hecho las cosas mal estos años y el poder financiero es bastante importante. En estos casos te ves presionado, pero no tanto como para no poder hacer en condiciones tu trabajo”. Reivindica que para seguir adelante los medios deben “ser independientes y trabajar con periodistas de calidad que apuesten por los lectores. Así tendrán futuro, marcarán un antes y un después”. 

Hace unos años vivió el ERE de la GM y la posible venta de la planta de Figueruelas a Magna, con muchos trabajadores viendo cómo su puesto pendía de un hilo. Recuerda aquellos días como una época de “mucho trabajo” y lamenta que en situaciones como aquella, llena de rumores y muchos intereses de por medio, “nunca ves que tienes el 100% de la verdad, pero tienes que intentar aproximarte lo máximo que puedas a ella. Al final ves que la realidad tiene tantas aristas que intentas hacerlo lo mejor que puedes”.

 

 El futuro de la profesión

Ricardo prevé que los próximos años van a ser difíciles para el periodismo, aunque confía en la supervivencia del papel. “Creo que la prensa escrita seguirá existiendo, aunque va a adelgazar muchísimo“. Con pesar, espera la desaparición de muchas cabeceras. “Va a quedar una referencia a nivel nacional y una regional en cada Comunidad, o dos con mucha suerte”. Como tantos periodistas, piensa que el papel está condenado a “medio desaparecer”.

“Hay que intentar saber qué va a pasar en el futuro. Tengo amigos que han estado en ‘Público‘ y después de cerrar cada uno se ha buscado la vida como ha podido”. Lamenta que los periodistas están viviendo una época en la que “hay mucho emprendedor sin saber qué rumbo tomar”. Piensa que en el futuro “muchos seremos autónomos, nos pagará algún medio por pieza. Es muy incierto, me cuesta saber por dónde irán los tiros, creo que por la especialización y mucho medio local”. Una cosa tiene clara: “los periodistas, ricos, no nos vamos a hacer”.

ricardo barcelo (1)

Ricardo, el día de la entrega del premio.

Todos los cambios que espera pasan por una evolución total hacia el formato digital, definir “qué es un producto de calidad” y la información pagada en Internet. “Si la gente la quiere, creo que tendrá que pagarla. ¿Habrá quien esté dispuesto a pagar? esa es la gran pregunta. Puede haberla en cualquier lugar del mundo. Habrá que encontrar la fórmula más adecuada. Creo que el cannon o cuota no puede ser de un euro por cada vez que se entre en la página web, a lo mejor una anual podría ser más asequible para todos y el medio podría funcionar. Aunque queda el problema de la publicidad, que no es lo suficientemente rentable en Internet”.

Le gustan los medios online que han surgido en los últimos años, como “infoLibre, que ha confiado en la información en Internet y parte de ella de pago; Alternativas Económicas, que la lleva un director con muchas tablas, Andreu Missé. Tiene mucha independencia, sacan una revista mensual y está bien porque trata las cosas desde diferentes puntos de vista. Trabaja en profundidad, te da más claves, cuantas más alternativas y variedades haya será mejor para el lector, o internauta. Pero es complicado llegar a todas”.

Por encima de todo, independientemente de los cambios de modelo de negocio que se produzcan, Ricardo defiende el papel de los periodistas en la sociedad. Afirma estar “convencido de que la información es mucho más importante de lo que nos creemos, es un valor al alza, la buena, es muy importante, porque te hace ser un ciudadano diferente. Te permite ser más libre y tener una forma personal de ver las cosas y entender la sociedad y tener una mente más abierta”.

Premio

“Fue por unas dobles páginas que sacábamos los domingos llamadas ‘La otra cara de la crisis’. Queríamos reflejar que después de cuatro años de crisis ininterrumpida, llena de disgustos económicos y paro, había gente que pese a todo estaba haciendo las cosas bien, desde abajo, poniendo bases muy sólidas en proyectos que estaban germinando y apuntaban hacia el futuro con una visión muy positiva. Nos encontramos a pequeños empresarios de todos los sectores. Sorprendía, porque existían en ese tejido pequeño e importante micro empresas y empresarios jóvenes. En los años anteriores la financiación había sido difícil y la gente que ponía en marcha un proyecto era porque tenía ahorros, préstamos, ayudas económicas de su familia o porque sonaba la flauta y el banco le daba dinero, pero eran los casos minoritarios.

economía premio

De izquierda a derecha: Jorge Heras, Ricardo Barceló, Arancha Ezquerra y Rubén López.

Hablamos de pequeños empresarios relacionados con sectores que aportaban valor añadido, como biotecnología, salud, tecnología de la información, etc. También de empresas que estaban escondidas, que llevaban años trabajando bien, a la sombra, con holgura y éxito. Accedimos a ellas porque durante el tiempo que llevas trabajando en la sección te das cuenta de que hay más allá de las grandes empresas, como GM, Pikolin, Saica. Te enteras de empresas que trabajan bien, que son nichos sin explotar.

Me llamaron la atención varios al ir a hacer una entrevista a una empresa que conocíamos por el portal o referencias, que al mando estaba alguien joven, con la carrera recién terminada y con las ideas muy claras, mucha ilusión, ganas de trabajar y un proyecto en el que creía firmemente. Ahora seguimos manteniendo el contacto que te dan los medios y por lo menos los que visitamos están funcionando, no al 100% pero bastante bien. A veces vemos que les han dado algún premio, una inversión, que han salido del Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI), del semillero de ideas y han podido volar por sí mismas, no recuerdo el cierre de ninguna, todas tenían buena pinta.

Queríamos hacer una doble página para los domingos que se diferenciara de la sección, del estilo del Periódico en general, por la redacción y el diseño. No queríamos hacer artículos simplemente, sino contar historias de gente que está empezando en el mundo empresarial. El concepto de empresario ha evolucionado y eso queríamos contarlo. El reparto del trabajo era por igual, cuando encontrábamos una empresa que nos resultaba interesante la metíamos al cajón para trabajarla. Íbamos rotando, cada semana uno de los cuatro que somos fue publicando sus páginas. La idea fue cuajando y nos fue gustando lo que iba saliendo.

Nos presentamos al premio porque nos parecía que era importante en un contexto de crisis tan fuerte, él ánimo estaba bastante bajo. Era una forma de reivindicar no solo nuestro trabajo, sino el de mucha gente que en los años de crisis estaba construyendo su proyecto. También era para dar a conocer lo que hacíamos en Economía, a parte de las informaciones diarias, que la gente conociera las empresas que había en Aragón. No nos esperábamos ganar, porque nos habíamos presentado dos años antes y nos dieron un accésit por la cobertura de la crisis cuando empezaba. Nos alegró mucho, sobre todo porque en la profesión, cuando ves que hay horas bajas, despidos, condiciones laborales malas y abusivas, la gente está sufriendo, te das cuenta de que es una forma de reivindicar la profesión. Estamos haciendo cosas para dar a conocer a la sociedad el papel de periodista, es importante para construir una sociedad más justa, más diversa. Es un momento en el que el sector del papel está muy deteriorado. Para el Periódico de Aragón fue una cuestión de imagen importante”.

Consejo a los chavales

Ricardo declara que, más allá de sentir admiración por algún compañero o profesional, en el día a día se encuentra con personas que le sorprenden. “Admiro a la gente inquieta con un tema, que no para hasta encontrar respuestas. Sobre todo a la gente que tiene capacidad para contextualizar un hecho importante, para intentar enmarcar una noticia, ponerle la decoración que necesita, qué ha pasado, por qué, qué consecuencias va a traer”. Lamenta que la situación de los medios de comunicación haya generado tanta cantidad de paro de periodistas. “Somos muchos y mal pagados, hay muchos profesionales muy desaprovechados, hay mucha gente que vale y no trabaja en un medio, que ha nacido para esto y no tiene trabajo. Sin embargo, también hay gente en las redacciones a la que le importa lo justo la profesión”.

A los estudiantes que están terminando la carrera, o a los que acaban de terminarla, solo les da un consejo: “Si les gusta esta profesión, que sepan que es vocacional y si no la tienen es mejor no perder el tiempo. Van a tener que trabajar bastante y bastantes horas, pero si tienes vocación se lleva mejor, porque es difícil. Tienen que ser inquietos, tener interés por saber el porqué de las cosas, de la actualidad, saber pensar, actualizar, tener un contexto, leer mucho para tener las claves y saber qué está pasando. Y que sepan que van a trabajar sin hacerse ricos, a no ser que seas un crack y a veces ni aún con esas”.