‘Escapistas de la realidad’, un viaje al interior de nuestros viajes

177

María Gómez y Patiño, profesora de la Universidad de Zaragoza, ha publicado ‘Escapistas de la realidad’, un ensayo sobre el comportamiento humano que reflexiona sobre los intangibles que entran en acción alrededor de los viajes.

No es un libro que se centre tanto en el comportamiento de las personas en los viajes sino que reflexiona en el por qué se viaja, qué mueve a hacerlo, qué motivaciones mueven a viajar, cuál es el objetivo, qué se consigue y cómo la persona que inicia un viaje es uno y al volver es otro. En palabras de la propia autora, “hay una serie de efectos intangibles que incorporamos a nuestra personalidad, a la experiencia, la forma de ser. No son viajes ajenos a nosotros sino que vamos incorporando cosas”.  En el libro describe cuál es el fenómeno del viaje, haciendo un breve paso por la historia de los viajes, desde cuándo se inician. Tiene una clara vocación de ensayo de divulgación, aunque “no intenta profundizar en cada tema, es una visión muy global y general, que al mismo tiempo permite al lector un viaje interior. Hace que sea capaz de preguntarse qué le une a él y si encaja en uno de los tipos de viajes y viajeros. Está más centrado en la razón de viajar, en el por qué, cómo se produce y cómo es la vuelta”.

mariagomez-y-patiño

El título hace referencia al escapismo. “En el viaje hay escapismo: hago esto porque intento escapar, desconectar durante un tiempo y, si se puede, tomar distancia y decisiones sobre el problema que nos motivaba a hacer el viaje”. María opina que hay “un efecto terapéutico que actúa de una forma muy clara en beneficio del individuo, especialmente si es consciente. Puede ser una pausa al cien por cien, productiva, del resto de tu vida cotidiana, pero que te permite centrarte en sentir cómo vives ese momento de soledad, de cambio, ya sea geográfico o cultural. Una reflexión sobre qué te aporta cada viaje, que se puede incorporar al sistema mental y ser productiva. Cuanto más consciente sea uno más beneficio va a conseguir”.

El término escapismo viene “de la atención que recogía Houdini en sus números, siempre, en unas circunstancias adversas, lleno de agua y cadenas escapaba y allí estaba su triunfo. Significaba una liberación, el cambio, la sorpresa y todo lo que se produce. Provocaba fantasía, ilusión”.

Uno de los efectos que producen los viajes es que provocan cambios en las rutinas y ocupaciones de los viajeros. Sobre ello reflexiona el ensayo. “Hay personas que en su vida cotidiana jamás escriben nada y durante un viaje intentan hacer un diario. En los viajes descubres cosas de las personas con las que viajas. Descubres comportamientos, que a veces te sorprenden para bien y otras para mal. Se vive una experiencia nueva que te permite entrar en otra vida y hacer cosas que habitualmente no haces. Hay quienes se vuelven fetichistas y tienen que coleccionar un objeto de cada país, a veces siempre es el mismo”.

Los viajes están unidos a la literatura profesional, “hay una producción muy amplia y diversa de gente potente, como el Premio Nobel de Literatura, Jean Marie Gustave Le Clezio, cuya producción literaria está basada en viajes. Viajar es llevar un papel en blanco y empezar a registrar”.

escapistas de la realidad

María sostiene que viajar va mucho más allá de lo que la industria del turismo plantea. Uno de los efectos de que los viajes producen es, al entrar en contacto con otros lugares, gentes, culturas, una mayor proximidad, afectiva y significa con ese lugar, esa población. “A la vuelta, pones más atención a las noticias de ese lugar. Si lo pudiéramos llevar hasta un turismo masivo, la industria se estaría convirtiendo en un agente de paz. Sería un efecto secundario nada despreciable. Si hemos ido a China, por ejemplo, no querríamos entrar en conflicto con ellos, porque se crean vínculos afectivos”. Un lugar que se ha visitado, se ve “de una forma distinta que si no hubieras estado”. No se atreve a decir que es un libro de autoayuda, “pero se le podría dar esa visión, porque permite hacerte consciente de qué es lo que te mueve a viajar. Dos personas que hacen un viaje juntos pueden tener sensaciones distintas. Hubiese sido interesante dejar unas hojas en blanco, para notas, para que el lector, cuando acabe, vuelque su impresión, lo que hace en los viajes, por qué lo hace”.

Afirma que le interesan más las respuestas personales de los que lo han leído que la acogida comercial. Insiste en que “permite tantas lecturas como individuos. Me vienen de vuelta historias de la gente y a todos les hace pensar en sus viajes pasados y futuros”. Las ideas que se han vertido en el libro “han estado en mi, han ido evolucionando”. Ha comprobado que todo lo que quería decir se cumple en la mayor parte de los casos, hace una reflexión de su propia experiencia, ya que siempre ha sido una viajera bastante voraz. Ha trabajado con “parte de mi experiencia y parte de la de los otros. Lo que he escrito es porque lo he sentido, es la sedimentación de una buena parte de las cosas que he sentido. He hecho un ensayo libre de ataduras académicas y estadísticas”.

Y es que María ha viajado por todo el mundo. Estados Unidos, a donde pronto volverá para trabajar en la Universidad de Austin, Texas, Irán, Togo, Kenia, Ghana, todo el Magreb, Australia, China, Alemania, Francia, Reino Unido, Islandia, La India, Nepal son solo algunos de los países que ha visitado. Todos le han aportado algo, en todos ha tenido sensaciones diferentes. Asegura que una de las cosas que más le gusta hacer al visitar un país es probar su gastronomía. “Los sabores de cada lugar transmiten sensaciones, es importantísimo probar el sabor local”.

Después de haber hecho un viaje literario que, en todos los sentidos, “ha sido fascinante”, ya prepara su próximo proyecto. Consistirá en una serie de siete relatos que tiene escritos y cerrados. “En todos el protagonista es una mujer que viaja y vive situaciones diversas”. No quiere contar más, para no desvelar nada y dejar que el lector sienta curiosidad por viajar de nuevo con ella, esta vez, a través de la ficción. “Me siento igual de segura escribiendo un ensayo que una historia de ficción, a todo te adaptas”.