La FAPE reclama que la adaptación de la Directiva europea reconozca los derechos de propiedad intelectual

1522

La plataforma ‘Seguir Creando en digital’, a la que pertenece la FAPE, reclama al Gobierno que la próxima transposición a la legislación española de la Directiva europea sobre derechos de autor en el mercado único digital reconozca clara y específicamente los derechos de propiedad intelectual y su gestión colectiva obligatoria e irrenunciable.

‘Seguir Creando en digital’ subraya su preocupación ante la posibilidad de que la transposición no refleje el legítimo derecho de los autores a una negociación colectiva con transparencia sobre las condiciones de explotación de sus obras, sobre los usos a los que son sometidas y sobre la remuneración que les corresponde y a la que alude el artículo 15 de la Directiva.

Ante esta situación, los abajo firmantes, entre los que se encuentra la FAPE, representantes de las más diversas asociaciones profesionales y entidades de gestión de derechos realizan la siguiente declaración:

Pedimos una negociación abierta con el Gobierno para garantizar la pervivencia de nuestros derechos, que son la base de una cultura diversa y de calidad, mediante:

  • El mantenimiento de la propiedad intelectual en nuestra legislación: un derecho social y estratégico para que los autores y las industrias culturales puedan seguir creando y contribuyendo al patrimonio común de una manera digna.
  • La protección de nuestro talento creativo frente a las grandes plataformas tecnológicas que explotan nuestros contenidos culturales y obtienen grandes beneficios sin que nuestros creadores se vean adecuadamente remunerados.
  • La imprescindible opción, en la trasposición de los artículos 15 y 17 de la Directiva europea, por la gestión colectiva obligatoria e irrenunciable como único y más solvente mecanismo para garantizar la presencia autoral que niegan las plataformas, agregadores y titulares de las más importantes redes sociales.
  • La garantía de que los creadores podrán negociar con las plataformas tecnológicas que explotan nuestros contenidos para llegar a acuerdos, en un marco de negociación solidario, equitativo, no discriminatorio y transparente que asegure que los creadores recibimos una parte adecuada y justa de los ingresos que genera el modelo de negocio de la explotación de contenidos digitales, tal como dicta la Directiva.

Todo ello quedará señalado, con rigor, en un documento-propuesta, que próximamente será trasladado al Gobierno y a los grupos parlamentarios, en el que recogeremos los contenidos que autores, periodistas, fotógrafos, traductores, artistas intérpretes o ejecutantes y otros creadores creemos que, sin ambigüedades ni imprecisiones, deben formar parte de la normativa a la que dé lugar la transposición a nuestro cuerpo legal de la Directiva Europea arriba mencionada.