Paula Figols: “Los periodistas tenemos una gran responsabilidad sobre la imagen de los menas”

289
La escritora y periodista Paula Figols acerca en ‘Catorce’ la situación de los menas, los menores extranjeros no acompañados. La periodista navega en sus anhelos cuando emigran y en la realidad social que se encuentran en los países de llegada, a través de las páginas de una novela coral, emocionante y reivindicativa.

La novela, publicada por ‘Pregunta Ediciones’, ya puede leerse también en formato ebook. La ilustración de la cubierta es obra de Oscar Sanmartin Vargas.

En su primera novela, fueron las golondrinas. Ahora, el fútbol ¿Por qué ha elegido este deporte como telón de fondo?

Es un juego universal. Sirve como aliciente y como generador de sueños para mucha gente. Muchos inmigrantes de África conocen España y Europa a través del fútbol. Es una metáfora del paraíso que sueñan alcanzar: dinero, triunfo y poder. Sin embargo, no se corresponde con la realidad de la experiencia migratoria ni con el fútbol de élite.

El título de la novela ‘Catorce’ tiene un doble significado.

Me costó encontrar el título, y lo decidí casi al final. Catorce son los kilómetros que separan Marruecos de España, a través del Estrecho de Gibraltar. Puede parecer poca distancia, pero si nos fijamos en las diferencias entre África y Europa, es mucha. Además, catorce es la edad de Karim, protagonista del libro, cuando se embarca en una patera. En este sentido, se trata de un título corto, pero con mucho significado y que puede llevar a reflexionar sobre las desigualdades. Resume muchas ideas.

El joven Karim cruza el Estrecho y llega, finalmente, a Zaragoza, donde lleva la vida de un adolescente, con ciertas salvedades. ¿Cuál es la realidad que se encuentra?

Karim se adapta bien al sistema de menores extranjeros no acompañados (menas). Vive en un piso de acogida, tutelado, va al instituto, juega el fútbol y piensa en el futuro. Hace una vida más o menos normal, aunque es cierto que tiene muchas más dificultades que las de cualquier otro adolescente. En su vida se abren varios caminos, y un día desaparece sin dejar rastro.

Sin entrar en la trama del libro -se lo reservamos a los lectores-, ‘Catorce’ tiene una parte reivindicativa. ¿Cuáles son los mayores prejuicios de la sociedad sobre los menas?

Tenemos el prejuicio mayoritario de que van a ser delincuentes y nos van a robar. Hay que tener en cuenta que son chicos con vidas difíciles y que pueden meterse en problemas, pero no ocurre así en todos los casos ni es algo generalizado. Depende, fundamentalmente, de la ‘mochila’ de cargas que muchos llevan.

Hemos de reconocer también que las noticias que aparecen en los medios de comunicación sobre los menas, y que en la mayoría de casos son negativas, contribuyen a fortalecer estos prejuicios. No obstante, hay excepciones, como la del mena que devolvió la cartera con más 300 euros que había perdido una señora en Huesca.

Ante esta situación, ¿qué deberes tenemos los periodistas a la hora de informar sobre este colectivo de menores extranjeros?

Considero que habría que reflexionar más sobre el lenguaje que utilizamos, el titular, y, sobre todo, tener más tiempo para poder dar un contexto a esa información. Como profesionales de la información, tenemos una gran responsabilidad sobre la imagen que transmitimos de los menas.

Fotografía de la periodista Marta Salguero, en la playa de Tarifa (Estrecho de Gibraltar)

A finales de junio tuvo lugar la presentación del libro en público en el Parque del Tío Jorge. Recientemente, participó firmando ejemplares de su nueva novela con motivo del Día del Libro, que por la pandemia se pospuso al 23 de julio. ¿Cómo fue esa última experiencia?

Son tiempos extraños en los que apenas se puede planificar. Estaba previsto que firmara en FNAC y en Librería Cálamo, pero por la entrada en la fase 2 no fue posible. Cálamo apostó por la rúbrica en diferido de libros, y yo acudí días después a firmar diversos ejemplares. Con esta nueva situación, se pierde el contacto personal, el poder comentar cosas de la trama o de los personajes, y también la posibilidad de conocer a nuevos lectores, tres cosas que me parecen muy importantes y enriquecedoras. No obstante, a través de las redes sociales, estoy recibiendo muchos comentarios y fotos de personas que están leyendo mi libro.