Casi la mitad de países de la ONU incumplieron la libertad de prensa durante la pandemia

725
Klawe Rzeczy

Reporteros sin Fronteras (RSF) ha registrado violaciones al derecho de informar en 90 de los 193 países miembros de las Naciones Unidas, ante la crisis sanitaria del coronavirus. La ONG pide a los Estados que dejen de “culpar al mensajero”, actúen para proteger la libertad de prensa y permitan que los periodistas proporcionen información fidedigna.

Tanto en las superpotencias mundiales (China, Rusia, India o Estados Unidos) y las grandes democracias europeas (Alemania e Italia), como en los países pequeños (Kosovo, Comoras o el Reino de Esuatini), RSF ha documentado múltiples restricciones a la libertad de prensa relacionadas con la cobertura periodística de la crisis sanitaria. En total, el 47% de los países miembros de la ONU no ha respetado el derecho a la información.

Ninguna región del mundo ha resistido la tentación de restringir o controlar la información relacionada con la crisis sanitaria. África es, de lejos, el continente donde se han registrado más casos: el derecho a informar no se ha respetado en 32 países. La prensa de Asia, continente en el que se originó la pandemia, también se ha visto muy afectada. Según la información recabada por RSF y su herramienta de vigilancia, el Observatorio 19, en 27 países de la zona de Asia-Pacífico y Asia Central se han cometido atentados contra la libertad de prensa.

Las peores violaciones no solo han tenido lugar en países que ocupan los últimos lugares en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF. En Alemania (puesto 11 de 180) se registraron violentas agresiones a periodistas durante las manifestaciones contra las restricciones establecidas para frenar la epidemia de coronavirus. En Reino Unido (35), RSF expresó su preocupación por la agresiva actitud del gobierno británico tras la publicación de ciertos artículos sobre la pandemia.

“Los Estados deberían proteger a los periodistas”

Christophe Deloire, secretario general de RSF, señala que “es muy preocupante que bajo el pretexto de la crisis sanitaria, se hayan multiplicado en todo el mundo los atentados contra el derecho de informar, incluso en países considerados modelos democráticos”. “En lugar de culpar al mensajero, como lamentó Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, los Estados deberían hacer todo lo posible por proteger a los periodistas y permitirles ofrecer información fiable, algo indispensable para luchar contra la desinformación”, añade.

Por otro lado, RSF denuncia que muchos Estados, sirviéndose de la pandemia, han adoptado leyes, reglamentos y disposiciones de excepción que atentan contra la libertad de prensa. En algunos países, como Hungría, estas ‘leyes del coronavirus’ han facilitado la censura de los periodistas críticos. No obstante, Estados como Camboya, Birmania, Serbia y Turquía no han necesitado reformar la legislación para encarcelar a periodistas solo por difundir una noticia sobre la covid-19.