Fabiola Hernández : “Los lectores deben formar parte de la historia”

722
La periodista Fabiola Hernández regresa al plano literario con ‘¿A quién esperaba Carlota March?’ (Click Ediciones), su primera novela para adultos. Se trata un thriller hipnótico en el que la autora juega con el lector para que sea él quien juzgue lo que sucedió.
Tras ‘Los protegidos de Modigo’ regresa a la literatura con este thriller. ¿De donde viene su vocación por escribir?
Se trata de una vocación innata, ya que comencé a escribir desde bien pequeña. En mi caso, primero vino la literatura, y luego terminé en el periodismo. Ahora, he regresado a mis orígenes y a mi verdadera vocación. No lo puedo negar.
¿Por qué apuesta en esta ocasión por un género para adultos como la novela policíaca?

Lo hago por el mensaje que me interesa lanzar. En mi primer libro [Los protegidos de Modimo] quería realizar una crítica sobre la contaminación del planeta que estuviera destinada a la gente más joven. En este caso, hay otro tema como es el género humano. Reflexionar sobre por qué las personas actuamos cómo lo hacemos, qué es lo que nos mueve, qué nos interesa… El thriller me daba la excusa perfecta para poder plantearle esas preguntas al lector, a través de la investigación judicial de un asesinato. Se trata de ir descubriendo a quién esperaba Carlota March.

Y el lector, en esta ocasión, juega un papel casi protagonista. 
Disponible en formato eBook, a través de Click Ediciones
Disponible en formato eBook

Al lector siempre hay que darle espacio para que participe y forme parte de la historia. Además, a mí no me gustan los finales cerrados, prefiero dar un desenlace a medias y que sean los lectores quienes se involucren en el final de la trama. Antes de la publicación de la novela, seis u ocho personas cercanas leyeron la novela y cada uno sacó sus propias conclusiones.

Su anterior novela nació de uno de sus viajes a África. ¿Hay algún componente biográfico en esta ocasión?

Cuando escribes acabas volcando algo de ti mismo en los personajes. El protagonista vuelve al pueblo de su familia, de unos 1.500 habitantes, donde suceden todos los hechos. Yo viví hasta los 18 años en un pueblo de Teruel, Villalba Baja, y aunque es mucho más pequeño, sí que es en parte asimilable. Algunas de las experiencias y situaciones en las que los personajes se ven envueltos las he podido tomar de mis vivencias allí.

Se define como amante de los finales abiertos, ¿habrá segunda parte de esta novela policíaca?

No sería difícil, al igual que podría ocurrir con ‘Los protegidos de Modimo’. El lector siempre ha de tener la posibilidad de imaginar lo que hay más allá. Me gusta dejarle la puerta abierta, para que participe en el final, e intuyo que es algo que se agradece.

Cristóbal Bruna regresa a Ancina desde Madrid para hacerse cargo de la farmacia de sus padres. Cuando lleva allí unos meses intentando adaptarse a su nueva vida, el anodino lugar es sacudido por la noticia del asesinato de Carlota March, una atractiva sexóloga cuya familia también está vinculada al pueblo y que acababa de abrir consulta allí. Se habían acostado juntos la noche en que ella aparece muerta.  Durante el proceso judicial que investiga quién la mató, quedan al descubierto las relaciones viciadas, las verdades a medias y los equilibrios de poder que subyacen en el pequeño pueblo; mucho menos idílico de lo que aparenta.

Fabiola Hernández Martín nació en Teruel en 1973. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, empezó a trabajar en la radio con 19 años y casi tres décadas después sigue ejerciendo el periodismo de proximidad en Aragón TV, donde trabaja como editora de informativos. En esta cadena ha desarrollado su labor en diferentes puestos: coordinadora de informativos, directora del programa de reportajes ‘Objetivo’ y presentadora.