La FAPE condena los asesinatos de dos periodistas en México y Brasil

478
Leonardo Pinheiro y Jorge Miguel Armenta, dos de los últimos periodistas asesinados en Latinoamérica por grupos criminales

La FAPE se une a la Federación Internacional de Periodistas (FIP), a la que pertenece, en su condena a los recientes asesinatos del mexicano Jorge Miguel Armenta, director del grupo ObSon, que incluye a los periódicos El Tiempo y el semanario Última Palabra, y del comunicador popular brasileño Leonardo Pinheiro.

A través de un comunicado, ambas federaciones exigen que las autoridades competentes aclaren lo ocurrido y sometan a los culpables a la Justicia.”Conocemos la vulnerabilidad que muchas veces conlleva el ejercicio de la profesión y convocamos a las autoridades a tomar todas las medidas necesarias para proteger a los periodistas”, añaden.

José Miguel Armenta fue asesinado el pasado sábado, 16 de mayo, en Ciudad Obregón, un distrito ubicado al sur del estado de Sonora, en México, mientras salía de un restaurante junto a dos integrantes de la Policía Municipal, uno de ellos también falleció. Armenta se encontraba bajo protección del Estado por las amenazas que había recibido su medio de parte de distintos grupos del crimen organizado.

Por otra parte, Leonardo Pinheiro fue atacado por sicarios mientras realizaba una entrevista en las calles de Araruama, estado de Río de Janeiro.

Pinheiro, de 39 años, solía informar sobre la situación social de su distrito en la página de Facebook ‘A voz da Araruamense’ y estaba haciendo una entrevista cuando fue tiroteado por al menos dos personas que llegaron en un coche, se bajaron, y, según testimonios, hicieron que el hombre se arrodillara antes de matarlo. Pinheiro también participaba en política a través del partido Patriota y había sido pre-candidato a legislador de su ciudad .

Para la FIP, se trata de un caso preocupante que atenta contra la libertad de expresión y la seguridad de comunicadores y periodistas en un país donde los crímenes contra estos trabajadores se han agravado en los últimos meses.

En su web, la Federación Internacional de Periodistas ya había dado cuenta de la preocupante conducta del presidente Jair Bolsonaro, que según su organización afiliada en Brasil, la Federação Nacional dos Jornalistas ha denigrado públicamente el trabajo de los periodistas más de 179 veces en lo que va del año.

“Entendemos que la vida, la seguridad y la libertad de expresión de periodistas y comunicadores no sólo pasa por un momento crítico en el país sudamericano, sino que esta vulnerabilidad pone en riesgo la posibilidad de informar a la población en un momento sanitario crítico”, concluye el comunicado de la FIP, respaldado por la FAPE.