La FAPE rechaza controlar o restringir información para evitar bulos sobre el coronavirus como ha preguntado el CIS

81

La FAPE ha rechazado la posibilidad de controlar o restringir la información y que la única fuente de la misma llegue desde el Gobierno para evitar los bulos sobre el coronavirus, como ha preguntado el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El presidente de la Federación, Nemesio Rodríguez, ha descartado tal posibilidad, en declaraciones a Europa Press, por ser “impropia de un sistema democrático”. 

nemesio rodriguez

Tal y como informa Europa Press, el barómetro de abril del CIS, el primero desde que estallase la crisis de la COVID-19, plantea la siguiente cuestión: ¿Cree usted que en estos momentos habría que prohibir la difusión de bulos e informaciones engañosas y poco fundamentadas por las redes y los medios de comunicación social, remitiendo toda la información sobre la pandemia a fuentes oficiales, o cree que hay que mantener libertad total para la difusión de noticias e informaciones?

“La FAPE rechaza la alternativa que propone la pregunta: o circulación libre de bulos o control de la información por el Gobierno. Ni una cosa ni la otra. Estamos en contra de que se impongan límites a la libertad de expresión más allá de los que ya están establecidos por la ley y por nuestro Código Deontológico“, ha explicado a Europa Press el presidente de la FAPE, Nemesio Rodríguez.

En este sentido, considera “evidente que la mayoría de los ciudadanos está en contra de los bulos” y ha añadido que “los periodistas, los primeros, pero no se les puede plantear como alternativa que van a perder la libertad de expresión”.

Rodríguez ha defendido que, en este momento de crisis, “los ciudadanos quieren que los medios difundan información veraz, verificada y contrastada con fuentes fiables”. “Es decir, aquella información que les permita tomar decisiones con conocimiento de causa”, ha manifestado.

“En esta línea de trabajo profesional no caben los bulos, pero la solución no es que la información pase a ser controlada por el Gobierno. Esta posibilidad es impropia de un sistema democrático”, ha subrayado el presidente de la FAPE.

En su opinión, “en lugar de aspirar a controlar la información, los gobiernos tienen que hacer pedagogía: enseñar a los ciudadanos cómo desenmascarar los bulos y alertarles de que puede haber consecuencias penales en la elaboración y difusión de determinados bulos”.