EI Simposio #CáncersinBulos presenta un Manifiesto de Comunicación Responsable en Cáncer

193

El I Simposio #CáncersinBulos, organizado por el Observatorio #SaludsinBulos  y el Comité de Pacientes del Hospital Clínico San Carlos ha resaltado que esta es la enfermedad sobre la que más bulos se difunden, por la alarma que genera y al desconocimiento sobre su fisiología entre los ciudadanos; principalmente a través de redes sociales y mensajes de Whatsapp. Ante ello, se ha presentado un Decálogo de la Comunicación Responsable en Cáncer, con diez puntos que deben cumplir los medios de comunicación al informar de cuestiones relacionadas con la oncología.

cancer-389921_1280-620x342

Este decálogo, elaborado con el respaldo de sociedades científicas, organizaciones colegiales, asociaciones de pacientes y entidades de comunicación científica, que colaboran con #SaludsinBulos; entre ellas la Asociación Nacional de Informadores Sanitarios, vinculada a la FAPE, reclama:

-Entender las bases del proceso de investigación médico-científica del cáncer.

-Buscar fuentes acreditadas a la hora de informar sobre cáncer y citarlas.

.No difundir informaciones basadas en una única fuente.

-Huir del sensacionalismo.

-Ser transparentes en la información y señalar si hay conflicto de intereses.

-Informar con rapidez sin comprometer el rigor.

-Contextualizar las informaciones (fase de los ensayos, evidencia acumulada, fechas de publicación, etc.).

-Buscar la originalidad en el enfoque sin comprometer el rigor.

-Exigir de las instituciones su corresponsabilidad en la divulgación sobre oncología.

-Favorecer la formación científica y divulgativa de los informadores.

Sobre los principales bulos sobre el cáncer, el encuentro ha destacado tres grandes áreas temáticas: los superalimentos, las emociones y los objetos cotidianos a los que se les atribuye capacidad cancerígena. “Desde el Observatorio nos llegan muchas informaciones falsas que exageran los beneficios preventivos de algún alimento, como es el caso del limón. También hemos detectado teorías peligrosas sobre cómo un conflicto emocional no resuelto es la causa de esta enfermedad, lo que permite a sus instigadores enriquecerse a cuenta de ello. Y, por último, abundan los bulos sobre sustancias de nuestro alrededor a las que, de repente, se les atribuye propiedades cancerígenas, como los pintalabios o el aire acondicionado del coche”, ha resaltado Carlos Mateos, coordinador de #SaludsinBulos.

En relación con estos bulos, la jornada ha destacado los riesgos que suponen, ya que está aumentando la mortalidad en pacientes que abandonan el tratamiento médico por “pseudoterapias sin fundamento científico”, ha adevertido el doctor Julio Zarco, director del Área de Personalización de la Asistencia Sanitaria y Responsabilidad Social Corporativa del Hospital Universitario Clínico San Carlos,