“Este Congreso ha sentado las bases del Labordeta comunicador y político”

159

Este sábado se ha clausurado el I Congreso José Antonio Labordeta de Política, Comunicación y Periodismo que se ha celebrado en Zaragoza, organizado por su Fundación. En este acto su presidenta, Juana de Grandes, ha solicitado que las instituciones cumplan sus compromisos para que pueda haber próximos congresos y para la supervivencia de la Fundación.

Esta mañana se ha clausurado el I Congreso José Antonio Labordeta de Política, Comunicación y Periodismo, unas jornadas que han sentado las bases para próximos estudios del Labordeta comunicador y político. Este acto ha estado presidido por el rector de la Universidad, Manuel López, y por la presidenta de la Fundación, Juana de Grandes, quien ha manifestado su agradecimiento a todos los que han hecho posible este congreso, unas jornadas que han sido un éxito de participación y que han dejado, a juicio de ponentes e inscritos, el listón muy alto para próximos congresos.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

“Esperamos –ha manifestado- que pueda haber próximos congresos, próximas actividades y que sobreviva la fundación, porque la Fundación José Antonio Labordeta espera –ha añadido refiriéndose a las instituciones- vuestra ayuda, colaboración y participación”, para que las subvenciones comprometidas se hagan realidad y lleguen a la Fundación.

BALANCE DEL CONGRESO

 Antonio Ibáñez, coordinador de estas jornadas, asegura que “se han cumplido todas las expectativas en este congreso, que ha permitido conocer y sentar las bases del Labordeta comunicador y político. Tanto las ponencias como las mesas redondas o la intervención de Jordi Évole han tenido una calidad altísima y ha habido una participación muy abundante. El alto número de jóvenes universitarios inscrito –alrededor de un centenar- nos ha satisfecho y demuestran que la figura de Labordeta sigue interesando, aunque pasen los años”.

La gran mayoría de las intervenciones han coincidido en señalar la bonhomía de Labordeta, así como su estudiada naturalidad. Por vez primera, se plasman unas conclusiones en las que se ha destacado e incidido en que Labordeta fue un gran parlamentario y que con su estilo se convirtió en el primer político capaz de recoger el hastío ciudadano y hacer políticas progresistas y aragonesistas desde el Parlamento. Fue precursor de una nueva política, un ejemplo de regeneración en la política, con tres características muy marcadas: su honestidad, su coherencia y su humildad. Con su grito de “A la mierda” muchos ven la manifestación del primer indignado en España, el grito de un profesor enfadado que supo llevar esa indignación de la calle al Congreso, porque fue un diputado con las puertas abiertas al ciudadano. Al Congreso también llevó todo su bagaje personal y cultural que hizo que  aunara cultura y política de una manera perfecta.

La labor de Labordeta como comunicador en prensa, con sus columnas y tribunas, también fue muy fecunda. Solo en la prensa aragonesa escribió más de dos mil artículos. En esos textos  se dibuja su mundo personalísimo, al tiempo que describe el momento que le tocó vivir, opiniones firmadas en los medios que construyen una crónica social y política del momento. Asimismo, su relación con los medios de comunicación fue excelente. Entendió muy bien a la prensa, porque sabía cuál era su papel. Era un entrevistador fantástico y siempre daba titulares. Sabía lo que decía y creía en lo que decía. Hablaba con la tranquilidad y seguridad que le daba la experiencia y sus convicciones.

Respecto al Labordeta televisivo, la tele se convirtió en uno de los pilares de su vida porque le encantaba comunicar. Lo hizo por tierra, mar y aire. Lo hizo valiéndose de la palabra impresa, de las ondas y también de la imagen. Y, sin proponérselo, se convirtió en historia de nuestra televisión. Muchos españoles llegaron a él a través de la pequeña pantalla. En ella triunfó, siquiera un poco, un sentimiento que, según confesión propia, le embargaba cuando conectaba con muchos de los protagonistas de su Un país en la mochila: el de ser “inmensamente feliz”.

EL FENÓMENO TELEVISIVO DE LABORDETA

Momentos antes de la clausura, el periodista Samuel Barraguer ha cerrado las ponencias de estas jornadas con el tema “El fenómeno televisivo de Labordeta”, un amena exposición para la que se ha servido de vídeos que han dado fe de su prolífico y variado paso por el medio y, de otra, de testimonios de quienes convivieron televisivamente con él.Samuel Barraguer2

“Repasar la trayectoria televisiva de Labordeta  -ha afirmado- es repasar, en muy buena parte, la singladura de su vida. En el medio televisivo apareció abarcando numerosas facetas. Es decir, como hizo durante sus 75 años de existencia. A veces, de forma pasiva, cuando sobre todo en su condición de cantautor y de político era protagonista de una información, una entrevista, un reportaje… Otras, de manera más activa, llegando incluso a dirigir sus propios programas y ofreciendo en ellos su cara más creativa. Incluía la televisión entre los grandes pilares de su vida”.

Tuvo que ser la inauguración del Centro Territorial de TVE en Aragón, en 1979 el que impulsó la irrupción de Labordeta en este medio. Labordeta ya llevaba 6 discos publicados y 14 años como profesional de la música. Así que la única forma de rendir homenaje a una persona que, pese a todo, ya se estaba haciendo muy popular era dedicándole lo que en el argot se denominaba y se denomina un cierre. Se le filmó una canción: “La albada”.

Enseguida dio el salto a la televisión nacional y en 1983 el centro territorial produjo un capítulo de la serie ‘Esta es mi tierra’. En ella se incluían documentales que recogen el trabajo de artistas y los relacionan con los paisajes que han impregnado sus obras. Este trabajo fue importante, porque Labordeta empieza a saborear lo que es el mundo televisivo desde dentro.

A partir de entonces, la presencia de Labordeta se hizo más frecuente, sobre todo a raíz de que, en 1981, el centro empezase a producir programas no informativos. De ello dan fe grabaciones de espacios como, por ejemplo, ‘Primer Plano’ (1981-1982). Participa de la mano de su amigo Alfredo Castellón, y no solo es protagonista pasivo, sino que aparece como prescriptor. Este capítulo se llamaba “Aragón dos ríos” y  esta forma de hacer televisión presagiaba de alguna manera lo que con el tiempo iba a ser Un país en la mochila.

La cosa salió bien y, por eso, el centro territorial, muy prolífico en aquellos tiempos, produjo muy pocas semanas después otro programa para su emisión nacional: De aquí para allá, cuyo capítulo dedicado a Labordeta fue titulado “Con la voz a cuestas” (1983) y supuso el primer trabajo de Labordeta para televisión. Desde entonces, Labordeta se convierte en casi un fijo en otros programas, además de en los informativos. Y así fue apareciendo en programas, en la misma medida en que su popularidad iba creciendo, sobre todo como cantautor.

Y llegó un momento en que a los responsables del centro territorial se les ocurrió aprovechar el tirón que Labordeta tenía entre sus colegas de profesión. Corría el año 1989 y entrevistó a 21 cantautores españoles, entre los que se puede decir que no faltó ninguno de los que, como él llamaba eran “sospechosos habituales”: Paco Ibáñez, Sabina, Ovidi Montllor, Javier Ruibal, Javier Krahe, Imanol, Rosa León,… Y también el reconocido estudioso del género, Fernando González Lucini, con quien terminó la serie. Se llamaba En La Cadiera. Por primera vez y al margen del apoyo técnico y de redacción, Labordeta era el responsable casi total de un programa. Son también legendarios los conciertos que, en colaboración con la Universidad de Zaragoza, se celebraban después con algunos de los invitados. En La Cadiera está considerado un auténtico tesoro del patrimonio de la canción de autor en España.

Y así, entre actuaciones, de repente, en ese mismo año 1990, le llegó una nueva ocasión de aparecer en la televisión nacional, aunque en este caso, saboreando su vocación de actor. Fue encarnando a Dupont, un curioso vagabundo que acompañaba a otro vagabundo sin nombre, al que daba vida Nicolás Dueñas. Fue en la serie ‘Del Miño al Bidasoa’, cuatro capítulos basados en la obra homónima de Camilo José Cela. No era la primera vez que se ponía delante de las cámaras como actor. Otra de las características que marcaron el paso de José Antonio Labordeta por la televisión fue el componente lúdico que él mismo aplicaba a esa actividad.

Y en 1995 llegó Un país en la mochila, con un primer capítulo dedicado al Maestrazgo, un programa de autor, por el que Labordeta recorría, en coche o generalmente a pie, territorios poco conocidos de las comunidades españolas, hablando con vecinos, con personajes anónimos y heredando de algún modo aquello que hizo Vivir cada día: encontrarse con la gente y que esta se reconociera en su televisión.  Su nombre es deudor de un viejo libro de viajes de Labordeta, titulado Aragón en la mochila, y se escogió “país” en lugar de “España” porque, según el propio Labordeta, “era complicado ideológicamente”.

Aunque había un director-realizador (Emiliano de Pedraza), él era el responsable del programa. Escribía el guion, que nadie le tocaba, y participaba en su producción previa (viajaban unos días antes a la zona, para localizar entornos y personajes), obviamente en la grabación y a menudo en el montaje, que ya se hacía en Madrid. TVE le invitó a que la sintonía de cabecera fuera suya o de alguna canción suya adaptada, pero él quiso separar estas facetas. Es más, optó porque la música del programa fuera del turolense Francisco Aguarod.

Los 29 capítulos del programa, que pueden verse en rtve.es, elevaron exponencialmente la fama y el grado de conocimiento entre los españoles de José Antonio Labordeta. Se emitió en dos tandas, una de octubre de 1995 a diciembre de ese mismo año. La segunda, también de octubre a diciembre, pero de 2000. Y, pese a programarse en La 2 los fines de semana, en sobremesa o por la noche (las privadas ya llevaban cinco y diez años funcionando), logró muy buenas audiencias.

UN PAÍS EN LA MOCHILA

Tanto fue el éxito de la serie que TVE la ha repuesto en tres ocasiones y TVE Internacional, dos. El Periódico de Aragón también la entregó con el ejemplar del diario. Un país en la mochila descubrió a los españoles el Labordeta natural, llano, rocero, digno de confianza y capaz de generar una empatía única con los espectadores y con los personajes a los que abordaba.

Esa popularidad alcanzada por Labordeta aún se hizo mayor, cuando se retroalimentaron su faceta política y sus correspondientes apariciones en televisión Estaba claro que Labordeta les daba a su partido y a Aragón una visibilidad inauditas. La popularidad de Labordeta le llevó incluso a protagonizar un cameo en la última temporada de Siete Vidas, se produce en 2006.

La televisión pública de su querido Aragón, igual que el centro territorial, que no había dejado de funcionar, siguió cumpliendo con esa función de testigo de casi todo lo que públicamente le acontecía ya a Labordeta y que, en casi todos los casos, tenía mucho de reconocimiento y homenaje. O su inolvidable pregón en las fiestas del Pilar de 2009.

El fallecimiento de José Antonio Labordeta tuvo una gigantesca y merecida cobertura mediática. En el caso de Aragón TV, se elaboró un especial del programa Plano Corto, que se tituló ‘José Antonio Labordeta, un canto a la libertad’. Un hermoso repaso a su vida, a su obra, que contó con el testimonio del propio Labordeta y de mucha de la gente que lo trató personal, profesional y, también, televisivamente.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Samuel Barraguer ha concluido que “como tantas de las cosas que le pasaron y que vivió Labordeta, la tele se convirtió en uno de los pilares de su vida. Era un animal divulgativo, le encantaba comunicar. Lo hizo por tierra, mar y aire. Lo hizo valiéndose de la palabra impresa, de las ondas y también de la imagen. Y, sin proponérselo, se convirtió en historia de nuestra televisión. Muchos españoles llegaron a él a través de la pequeña pantalla, como a muchos españoles llegó él a través de una cámara. Y, aunque yo no sé si él estaría muy de acuerdo con esto, todo ello modificó sustancialmente su discurso: contra el “animal tímidamente triste” que dijo ser alguna vez en un poema, triunfó, siquiera un poco, un sentimiento que, según confesión propia, le embargaba cuando conectaba con muchos de los protagonistas de su Un país en la mochila: el de ser “inmensamente feliz”.

EL CONGRESO

En este congreso de ámbito estatal, organizado por la Fundación José Antonio Labordeta, con la colaboración del Ayuntamiento de Zaragoza, Ibercaja y la Universidad de Zaragoza,  han participado prestigiosos ponentes. Paco Pacheco, Carmelo Romero, José Domingo Dueñas, Concha Monserrat, Luis Arroyo y Samuel Barraguer han sido el presentador y los ponentes de estas jornadas, coordinadas por Antonio Ibáñez.

Se han escuchado debates en los que han participado periodistas y políticos de la talla de Pablo Carreras, Joan Saura, Alfredo Pérez Rubalcaba, Luis de Grandes, Azucena Lozano, Jordi Évole, Olivier Vilain, Ana Sánchez Borroy, Raquel Lozano, José Luis Valero,  María Rey y Pepa Fernández (por orden de intervención). En las ponencias se han abordado temas como su evolución ideológica en “José Antonio Labordeta, o la poliédrica consecuencia” (Carmelo Romero), “Labordeta en la prensa española” (José Domingo Dueñas), “Columnas y Tribunas. Labordeta en la prensa aragonesa 1968-2007” (Concha Monserrat), “Labordeta. Un ciudadano en el Congreso. Un estilo personal” (Luis Arroyo) y “El fenómeno televisivo de Labordeta” (Samuel Barraguer). En las mesas redondas se ha hablado de “Los amigos de Labordeta en la política” y “El día a día con los periodistas”.

La Fundación José Antonio Labordeta es una organización sin ánimo de lucro que tiene como objetivo principal recordar, estudiar, preservar y difundir la obra, el pensamiento y la memoria del escritor, músico y político aragonés. Horario para visitar su sede (calle Mariano Barbasán, 5 – entrada por la calle Latassa): de lunes a viernes de 10.30 a 13.30 horas. Los jueves también por la tarde, de 17.30 a 20.30 horas. Entrada: 1€.

(CRÓNICA Y FOTOGRAFÍAS DE LA TERCERA JORNADA DEL CONGRESO DIFUNDIDAS POR LA FUNDACIÓN JOSÉ ANTONIO LABORDETA)