María Isabel Cintas: “En un momento en el que el periodismo no existía como profesión, Chaves Nogales fue maestro”

94

Chaves Nogales, que escribió en los principales periódicos de la época durante la primera mitad del siglo XX, fue rescatado del olvido por la investigadora María Isabel Cintas, catedrática de Instituto de Lengua y Literatura y autora de su biografía Chaves Nogales, el oficio de contar. Como acto central del homenaje, celebrado en la Asociación de la Prensa de Madrid el pasado jueves, Cintas impartió la conferencia “Chaves Nogales. Periodista, liberal, republicano”, en la que apuntó que “en un momento en que el periodismo no existía como profesión tal como la entendemos ahora, Chaves Nogales fue maestro”.

De izquierda a derecha: Luis Felipe Torrente, María Jesús Chao, María Isabel Cintas y Fernando González Urbaneja. Foto: Miguel Ángel Benedicto / APM
De izquierda a derecha: Luis Felipe Torrente, María Jesús Chao, María Isabel Cintas y Fernando González Urbaneja. Foto: Miguel Ángel Benedicto / APM

La investigadora sevillana empezó a conocer a Manuel Chaves Nogales a partir de su tesis, en la que presentó “un corpus periodístico de casi cinco mil páginas” y en la que demostró que el homenajeado era ante todo periodista y no literato, como quería verlo su director de tesis. María Isabel Cintas es editora de los tres tomos de la “Obra periodística” de Chaves Nogales y los dos de su “Obra Narrativa Completa”.

Durante su conferencia, definió a Chaves como “periodista, liberal, republicano, pequeño burgués y masón” y afirmó que “fue avanzado en lo que podría o debería llegar a ser el periodismo”. Sobre su formación, Cintas señaló que “se formó en la mejor y única escuela entonces posible: la familia y la redacción”. Chaves Nogales era hijo y sobrino de periodistas y fue educado en la redacción de El Liberal de Sevilla, donde su padre era redactor, y en las bibliotecas y archivos sevillanos, según apuntó Cintas.

De sus maneras profesionales, la catedrática destacó “su querencia al texto bien escrito, a la corrección y sencillez en el lenguaje y a la esencia pedagógica”. Su modelo de periodismo era el del “periodista de calle, observador e implicado en la actualidad y un tanto aventurero”. Cintas aportó muchas curiosidades sobre el homenajeado, entre ellas, que fue uno de los mejor pagados de la época: “Cuando el sueldo medio de un periodista era 300 pesetas, él llegó a cobrar 2.500”.

Entre los referentes de Chaves Nogales, la investigadora sitúa a Galdós, “en sus documentados reportajes”; a Baroja, “con su inmediatez bañada de sentido del humor”, y a Valle-Inclán, “con sus toques esperpénticos”. “De Chaves Nogales nunca se ha sabido de militancia política partidista alguna”, dijo Cintas, “quizás también para preservar la línea centrista del periódico que dirigió durante la República, el diario Ahora.

Previamente a la conferencia, se proyectó el documental “Manuel Chaves Nogales. El hombre que estaba allí”, de Luis Felipe Torrente y Daniel Suberviola, nominado a los Premios Goya 2014. Además de la propia María Isabel Cintas, en el documental aportan testimonios Pilar Chaves Jones, hija de Manuel Chaves Nogales y los escritores Antonio Muñoz Molina, Andrés Trapiello y Jorge Martínez Reverte.

El homenaje fue conducido por María Jesús Chao, secretaria general de la APM, que recordó que Chaves Nogales fue socio de la APM de 1925-1937, año de su exilio a Londres. Además, informó Cintas en su conferencia, se presentó como candidato a presidente de la APM en 1936 “no conforme con la tibieza de la Asociación ante el asesinato de Luis Sirval” y “perdió por 66 votos frente a los 255 de Alfonso Rodríguez Santamaría”.

También intervino en el acto Fernando González Urbaneja, expresidente de la APM, que alabó el “trabajo de investigación colosal” de María Isabel Cintas sobre Chaves Nogales y reconoció que con este homenaje se cumplió “un deseo no satisfecho” de cuando él estaba al frente de la Asociación. Explicó que “la casa debe mucho a Chaves Nogales y a otros periodistas desaparecidos”. “Le debe a Chaves un reconocimiento permanente por todo lo que hizo y aportó al periodismo”, concluyó.

Uno de los momentos más emotivos del acto se vivió cuando entre el público intervino Anthony Jones, nieto del homenajeado. Agradecido con el gesto de la APM, Jones señaló que “lo más importante para nuestra familia no es poner énfasis en la persona, sino en su obra”. Jones dijo de su abuelo que era un hombre humilde y que “nunca fue la noticia”, por lo que “si viese este homenaje, le parecería raro”. A pesar de toda la obra que se conoce de Chaves Nogales, Anthony Jones cree que “existe obra desconocida”.