La supervivencia de la prensa escrita reside en la crónica

43

El presidente de la Agencia EFE, José Antonio Vera; el rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), César Nombela, y el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, han inaugurado el encuentro “Cronistas de las dos orillas: historias para contar un mundo en conflicto” que, dirigido por Nemesio Rodríguez, vicesecretario de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), organizan la UIMP y EFE con el patrocinio de E.ON, siendo secretario, el vicepresidente de la FAPE, Aurelio Martín.

Vera ha elogiado el “buen trabajo periodístico” desarrollado durante los 75 años de vida de la Agencia, que se cumplen este año. “EFE está en el día a día de la información, ahora con corresponsales en Gaza”, ha subrayado. Por su parte, el alcalde de Santander también ha valorado la labor de la agencia a lo largo de su historia: “Las formas han cambiado, pero sigue intacta la búsqueda de la excelencia: Periodismo en directo y objetivo“. De la Serna, ha agradecido también la labor de la UIMP como “sede de debate abierta a todas las ideologías”. El rector Nombela ha afirmado que “EFE es parte importante de nuestras vidas”, y ha subrayado el rol importante de la comunicación para acercar ambas orillas del Atlántico.

 

Cronista de guerra.

El periodista de El Mundo, Javier Espinosa, que ha cubierto las guerras civiles en Sierra Leona, Bosnia o el actual conflicto sirio, en el que sufrió un secuestro de seis meses a cargo de una célula yihadista, ha aportado en su ponencia su visión de lo que significa escribir crónica de guerra, en la que ha destacado tres requisitos: don de gentes, documentación y dominio de idiomas.

En esta línea, el periodista de El Mundo ha recomendado “jugar con el ego de las personas para tener acceso a la información”, y ha añadido, sobre la documentación, que “el periodista debe ir a la fuente directamente”. Además, ha recomendado que dentro de cada crónica se expliquen los orígenes del conflicto y que se arranque por una historia real antes que por un lead informativo.

Por último, Espinosa ha valorado la figura del “Fixer” (traductor) para el cronista de guerra, pues de él depende su propia supervivencia. Esa persona “debe tener don de gentes, saber de qué va el conflicto y dominar el idioma local”, ha subrayado. En este sentido, ha advertido que el periodista ha cobrado tal relevancia en las zonas de guerra que el peligro de secuestro es muy real.

 

La supervivencia de la prensa escrita pasa por el periodismo explicativo. 

La presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), Carmen del Riego, ha afirmado que los periodistas “no tienen que luchar por ser los primeros en publicar una información, sino por ser los mejores en explicar las cosas“. En su opinión, la única forma de supervivencia de la prensa escrita reside precisamente en el periodismo explicativo.

“Esta crisis ha puesto todo patas arriba, y ha generado una mayor necesidad de conocer de los ciudadanos y una mayor preocupación por los demás”, ha añadido la máxima responsable de la APM, quien ha participado en la primera jornada del encuentro “Cronistas de las dos orillas”.

Del Riego ha dedicado gran parte de su ponencia a exponer su visión particular sobre la crónica. Un género que, ha dicho, es “híbrido y compagina creación con información“. En su opinión, esta necesidad de profundizar de las crónicas requiere más pausa, aunque ha advertido contra la tentación de suplir la carencia de datos con recursos literarios: “Los mejores cronistas no escriben mejor, sino que investigan mejor”, ha subrayado la periodista.

Para la presidenta de la APM, la crónica no está en absoluto a la baja en España y ha puesto como ejemplo la relevancia que tuvo durante la transición: “En la actualidad están pasando muchas cosas y los españoles desean que se las cuenten con rigor para comprender la realidad que estamos viviendo”, ha concluido.

Sobre su experiencia como cronista parlamentaria, Del Riego ha deslizado dos reflexiones: ha lamentado el exceso de periodismo de declaraciones en estos ámbitos y la dificultad para ganarse el respeto de un político. “Termina una sesión parlamentaria y todos vamos a que te resuman en treinta segundos cinco horas de debate”, ha afirmado.

 

La crónica a estudio.

Los periodistas Ramón Lobo y Humberto Padgett, que han participado en la segunda jornada del encuentro Cronistas de las dos orillas: historias para contar un mundo en conflicto, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en colaboración con EFE y el patrocinio de E.ON, han coincidido en señalar la necesidad de buscar el lado más humano y trascendental de cada historia en las crónicas.

Lobo, que ha cubierto conflictos como los de Bosnia o Afganistán para El País, ha afirmado que el objetivo es “cómo poder conquistar a un lector que está harto de leer”. Para ello, ha propuesto “buscar nuevas fórmulas para vincular más al lector jugando con las sensaciones” a través de historias pequeñas que tengan trascendencia.

En opinión del veterano corresponsal de guerra “no hay que hacer reportajes de género sino de personas”, y ha instado a los asistentes a “luchar” y no rendirse, a pesar de lo que calificado como la “mentalidad gerencial” dominante en los medios de comunicación españoles. “Crisis no es una palabra triste, significa renacimiento y es el momento de que los periodistas retomemos el control de los medios y los periódicos”, ha concluido.

 

México y el narcotráfico, segunda jornada.

Por su parte, el Premio de Periodismo Rey de España 2011 Humberto Padgett, ha instado a los alumnos presentes “a tener una buena pregunta de inicio, para obtener una buena respuesta” y a contextualizar los temas que se tratan. En su opinión, hay que aspirar a que nuestra firma sea imbatible.

Padgett, que ha ilustrado todas estas ideas a través de una presentación de su premiada crónica “La República marihuena”, ha lamentado que “los mexicanos no nos creen a los periodistas, quienes hemos perdido la capacidad de sorpresa, y cedido a que los narcos decidan lo que pasa en algunas de nuestras redacciones”.

El periodista mexicano, que publica en la actualidad en el portal de noticias Sin Embargo, ha añadido que su país es “un territorio extraordinario para ejercer un periodismo de denuncia en temas tan diversos como las desforestación de los bosques, la corrupción política o el narcotráfico”.

La segunda jornada del encuentro “Cronistas de las dos orillas: historias para contar un mundo en conflicto”, dirigido Nemesio Rodríguez, vicesecretario de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), terminó con una mesa redonda que abordó: “¿Y si los periodistas dejaran de escribir crónicas?”, con la participación de Jacinto Antón, periodista de El País; Alfonso Armada, director periodístico del Máster ABC/UCM y de la revista digital FronteraD ; y Humberto Padgett, moderados por Aurelio Martín, secretario del curso y vicepresidente primero de la FAPE.

El encuentro pondrá este miércoles su punto y final tras las ponencias de Antón y Armada, que tratarán sobre “cómo escribir crónicas en la estela de los grandes aventureros, viajeros y exploradores”, y “buscando un lugar para la crónica en el apresurado mundo digital”, respectivamente.