Carmen Aristegui: “El papel de los periodistas tiene que ver con la vigilancia hacia los poderes”

201

Leticia Celma

La periodista mexicana Carmen Aristegui conduce uno de los programas más influyentes de radio nacional de México, Noticias MVS. Con un equipo de cinco personas y adecuando los horarios para seguir emitiendo de 6.00 a 10.00, se desplazó hasta el Palacio de Congresos de Huesca. El objetivo era hacer partícipes a sus oyentes de la semana del decimoquinto aniversario del Congreso de Periodismo Digital, del 10 al 14 de marzo. Para la retransmisión en directo, Aristegui viajó acompañada por dos ingenieros, una productora y una gestora de contenidos.

Carmen Aristegui no solo participó activamente con la retransmisión en directo a México desde Huesca, sino que también colaboró en las actividades previas, en el seminario internacional, organizado por Oxfam Intermón, e inauguró la decimoquinta edición del congreso. Además de su interés en formar parte de las mesas y poder aprender y discutir los temas del encuentro, según sus palabras, también le pareció interesante poder transmitir los testimonios a su país. Aristegui entrevistó al director del Congreso, Fernando García Mongay; al corresponsal Jon Lee Anderson, que en ese momento se encontraba en Crimea, y al resto de profesionales que estuvieron presentes en el evento oscense.

carmen aristegui en directo

Carmen Aristegui, entrevistando a Escolar y Fogel./Congreso

Respecto al seminario, previo al congreso, donde se reunieron más de veinte profesionales de Latinoamérica y España con el objetivo de marcar las pautas para un periodismo comprometido, Aristegui comentó que había sido una oportunidad para compartir algunas experiencias, “cada uno en su país, cada uno en su circunstancia”. “Creo que hay coincidencias respecto a la dificultad para realizar la tarea periodística cuando te topas con algún interés del grupo en el participas”, matizó Aristegui a la Asociación de Periodistas de Aragón, tras dos días de encuentro.

Las dificultades a la hora de informar fueron remarcadas por los periodistas latinoamericanos que revelaron ser víctimas de amenazas y de extorsiones por ejercer la profesión en los medios de comunicación. “Mucho del interés público está precisamente en las estructuras de poder a las que les incomoda normalmente ser observadas y ser señaladas por periodistas o profesionales”.

Para Aristegui habría que empezar por lograr una mayor calidad democrática que fuera consciente de la labor que cumple el profesional. “El papel de los periodistas, fundamentalmente, tiene que ver con la vigilancia hacia los poderes, con una especie de contrapoder o contrapeso”, opinó. La presentadora mexicana añadió respecto al significado del periodismo: “Nos inventaron para que la sociedad tenga una herramienta de observación, de análisis, de informaciones diversas sobre el interés público”.

“El periodista es el eslabón más frágil”, especificó la locutora añadiendo que el profesional pierde su trabajo, o sufre amenazas o, en los casos más graves, pierde la vida. “Es el caso de algunos colegas en México que han sido asesinados en los últimos años y cuyas muertes, por cierto, han quedado impunes”, subrayó tajantemente. Al hilo de estas últimas consecuencias de intolerancia del periodismo, Aristegui opinó que es “inaceptable” que México se coloque como uno de los países donde ejercer la profesión representa “un riesgo para la propia vida de los colegas”.

Sin embargo, no duda en afirmar que vale la pena sufrir las amenazas si las informaciones calan en la sociedad o provocan un cambio. “Tú dime si no vale la pena poder decirle a otras personas, a otros lugares, a otros países, que hay mujeres en Colombia que han perdido a sus hijos“, dijo basándose en el documental ‘Huellas que no callan’, producido por Oxfam Intermón, que se había proyectado en las actividades previas del Congreso y que mostraba los falsos positivos. “Eso hizo que muchas personas, que morían en los cruces de balas o que fueron asesinadas, fueran hechas pasar por guerrilleras para recibir unos beneficios perversos”.

carmen aristegui

La periodista mexicana, en Huesca./Álvaro Calvo

“Claro que vale, y mucho, la pena”, repitió contundente acerca de ejercer el periodismo, aunque se enfrente a amenazas. Desde su opinión, informar de catástrofes o injusticias es la tarea del periodismo. “Al recoger esos testimonios, se genera presión a la propia estructura judicial. Y eso obliga al sistema judicial a procesar a quienes hicieron tales barbaridades”. Asimismo explicó que también es una obligación de las sociedades tener estructuras periodísticas independientes, libres, que puedan contar a la sociedad y generar presión a las autoridades.

El periodista sirve para muchas cosas, según Aristegui, pero sobre todo destacó la tarea de ser la mirada de la propia sociedad, “llevar las historias y los casos de injusticias para que la gente lo conozca, lo sepa y lo impida”. Con el objetivo de que, a partir de la crítica, aquello que no funciona “se remiende” y “se pueda ir caminando de mejor manera como sociedad”.

No se olvidó de Huesca de la que comentó que era apropiada para los foros, que tenía “zonas muy lindas” y se comía “maravilloso”. Sobre el Congreso, apuntó que había sido un intercambio “interesante” al conocer en persona a periodistas que leía y seguía. “En la relación tête à tête resulta no solo muy emocionante, sino muy enriquecedor”.