Eva Defior: “Los periodistas estamos sometiéndonos a un juicio constante y público en las redes sociales. Son un tren de alta velocidad imparable.”

275

La directora del Grupo de Comunicación La COMARCA, Eva Defior, analiza la situación de la profesión periodística, la evolución de las empresas informativas y cómo ve su adaptación a las nuevas plataformas digitales. Además explica los entresijos del medio de comunicación cuya edición impresa registra una tirada de 6.000 ejemplares y, a través de la página web, la radio y la televisión, se ha convertido en el altavoz del Bajo Aragón Histórico desde que surgió hace 25 años.

Lo primero es preguntar cómo concluyó la celebración del cuarto de siglo que cumplió el periódico el año pasado.

Ha sido un privilegio poder recordar durante estos meses 25 años de periódico La COMARCA y poner voz a todos aquellos que con sus pasos, ilusión y esfuerzo han construido el camino para que podamos llegar hasta aquí. Repasamos un cuarto de siglo lleno de pequeños y grandes momentos por los que brindar en las comarcas bajoragonesas. Todos esos días, sus alegrías y sus desvelos han estado impresos en tinta desde 1987. Hemos dejado nuestra huella en más de 1.700 periódicos. Nuestros días se han contado con palabras llenas de sentimiento por la tierra y profesionalidad periodistica.La esencia de este medio es el periodismo de cercanía con mayúsculas; periodismo por el progreso y la defensa del territorio. Nació a finales de los ochenta de la voluntad de la sociedad bajoaragonesa, es fruto de la fuerte personalidad del Bajo Aragón, su espíritu dinámico y su necesidad de expresión. Surgió como una cooperativa de socios que representaban a los colectivos intelectuales del territorio cuya voluntad era contar las noticias más cercanas, opinar y dar a conocer el valor de la tierra bajoaragonesa. Esta marcada personalidad y apuesta por el valor de la información es la fuerza que todavía hoy nos mantiene en la brecha y nos lleva a seguir adelante cada día, especialmente en estos últimos años que han sido tan difíciles para todos, y especialmente para el sector periodístico.

EvaDefior2

Eva Defior, en la celebración del vigésimo quinto aniversario./LC

Tras el aniversario, ¿qué cambios ha provocado en el grupo de comunicación?

Yo diría que el medio vivió su principal cambio a mediados de los noventa, cuando cobró un carácter empresarial que permitió profesionalizar y modernizar el periódico. Inicialmente tuvo una periodicidad quincenal, con una tirada humilde, en blanco y negro. Durante estas dos décadas y media, La Comarca ha experimentado varios cambios de cabecera y diseño. Hoy es el periódico de referencia en estas seis comarcas, se publican dos ediciones a la semana con una tirada de 5000 ejemplares, a todo color, y papel de alto gramaje. Cada mes se editan varios suplementos especiales, en los que se trata de transmitir ilusión y esperanza por los grandes acontecimientos que vive el territorio. Claros ejemplos son la Semana Santa, las competiciones de Motorland, las citas feriales que con tanto cariño preparan los pueblos, las fiestas patronales. Estas páginas cuentan con un gran apoyo del sector social y empresarial bajoaragonés, sin el que sin duda sería imposible sacar adelante una empresa periodística privada de esta magnitud. Nuestra última apuesta es el refuerzo de la plataforma digital, que es diaria, con fuerte apoyo multimedia. Combinamos la información escrita con los sonidos de las emisoras de Radio La Comarca Cadena Ser y la televisión online. El tráfico ya supera las cuatro mil visitas al día, con picos de diez u once mil. Internet nos está abriendo muchas puertas. Me gusta hablar de personas que buscan el Bajo Aragón en todo el mundo, y encuentran en él el mundo entero.

 

Radio, televisión, periódico y web, prácticamente ustedes podrían citar las pautas para la adaptación del periodismo a todas las vertientes. ¿Cómo se consigue esta diversificación?.

El grupo La Comarca fue uno de los primeros en periodismo multimedia. Pensaban que estábamos locos, combinando radio, prensa y televisión. El periodista polivalente no existía. Ahora, es una práctica habitual, totalmente integrada y necesaria para la formación completa del buen profesional. No obstante, eso requiere plantillas grandes para poder elaborar trabajos de calidad. En eso fuimos muy autodidactas, pero me atrevería a decir que fuimos pioneros en el multimedia. Ahora estamos trabajando en formatos nuevos, como lo que he definido como la “radio performance”. (RÍE). Es broma, pero sí que grabamos en vídeo espacios de radio, lo emitimos y posteriormente lo colgamos online con vídeo, texto y fotos de toda la secuencia. ¿Cómo se consigue la diversificación? Pensando todo el día, sin miedo a ideas nuevas, combinando ilusión, periodismo, creatividad y muchas ganas.

 

En definitiva, ¿cuál es la clave de La Comarca para continuar después de tanto tiempo?

Como en todas las empresas periodísticas la clave es la combinación entre lograr un producto de calidad y la rentabilidad económica. Saber entender y valorar la publicidad como parte intrínseca al medio, y elaborar contenidos por los que la gente esté dispuesta a pagar. Creo que la unión de estos dos conceptos es fundamental. Las carreras de Periodismo, Publicidad y Comunicación Audiovisual se estudian en la misma facultad por algo, son tres formas de comunicación. Ahora bien, saber combinarlo no es nada fácil. La clave es la buena conexión entre departamentos para entender la historia de cada persona, de cada noticia, de cada empresa en sí misma. Eso abre unas posibilidades increíbles y construye equipos de trabajo muy sólidos.

lacomarcatv

 Logotipo de la televisión online La COMARCA TeVE./LC

¿Cómo está su medio y qué sentimiento tiene de cara al futuro, teniendo en cuenta el contexto económico y social?

Entendemos el periodismo como un servicio ciudadano y, en nuestro caso, de cercanía. Poder seguir haciéndolo, con un equipo de 26 personas, es todo un sueño hecho realidad en esta época en la que para muchos sobrevivir es el principal objetivo. Nuestro día a día centra todos los esfuerzos en cómo llenar las 32 páginas de cada número del periódico y las horas de antena en radio e internet de contenidos de interés, noticias, crónicas, reportajes y opiniones de calidad. Que sean espacios de actualidad, críticos, emocionantes, con humor, política, deporte, análisis, información de servicio y de proximidad. Tenemos un sentimiento positivo de cara al futuro, porque la información local es un tipo de periodismo único, en el que muchas veces estás solo, que se construye gracias al apoyo de la gente, de la que siempre intentamos estar cerca recorriendo miles de kilómetros de pueblo en pueblo. Tenemos sed de vivir y de mirar hacia adelante, con la convicción de que eso otorga más libertad y madurez para construir una sociedad más justa y democrática en el Bajo Aragón. En un escenario complejo, La Comarca es esfuerzo por el territorio. Esa es la fuerza que nos mueve y nos impulsa a seguir adelante. La que nos mantiene en el camino de la ilusión, del futuro, y la que nos hará seguir con tesón e independencia. Vamos a experimentar en los próximos años muchos cambios de formatos en el futuro, pero la información de calidad siempre seguirá siendo necesaria y demandada. Estamos preparados para esos cambios y con ideas de seguir creciendo.

 

Su medio cada vez utiliza más las redes sociales, ¿qué ha logrado? ¿cree que está marcando un cambio en la manera de informar o solo es un complemento para el periodismo?

Las redes sociales han permitido que tengamos contacto directo con las personas, al instante y de forma muy honesta, porque generalmente no son anónimas. Trabajamos mucho en ellas, y nos exigen un nivel de atención mayor y constante. Sí han cambiado el modo de trabajar. No estar atento a lo que pasa en ellas, es ponerse una venda en los ojos ante una parte muy potente de la realidad. Sin embargo, no hay que obsesionarse. No todo interesa en redes sociales y hay que saber entender bien cómo trabajar en ellas. Los periodistas estamos sometiéndonos a un juicio constante y público en ellas. Son un tren de alta velocidad imparable. Quien no se suba a él, será arrollado. ¿Periodismo ciudadano? Bienvenido sea.

 

¿Es fácil seguir financiándose en un medio local con la crisis que está sufriendo la publicidad y más en las pequeñas y medianas empresas?

No es nada fácil, pero creo que en el periodismo local, al menos en nuestro caso, la situación es mucho mejor que en medios de mayor tamaño. Tenemos contacto directo con las empresas, con las necesidades de comunicación y publicidad. Conocemos sus problemas mejor que nadie porque son nuestros amigos, familiares y vecinos. Eso nos permite trabajar con un enfoque muy diferente, en el que ponemos más corazón, lo que permite que los resultados sean positivos. En Aragón, 90.000 personas trabajan en pequeñas empresas. Ellas son también nuestros lectores, oyentes y espectadores. Nosotros conocemos el nombre y el apellido de muchos de ellos.

 

Debido a la crisis se finalizó con las emisiones en directo de la televisión La COMARCA TeVe, pero continuaron a través de youtube. ¿Se consiguen los mismos resultados que con la televisión en directo?.

Hacer televisión en directo implica unos costes elevadísimos, casi inasumibles. Sin embargo, considerábamos que era un medio esencial para el territorio. Porque, como te he comentado antes, entendemos la empresa periodística como algo clave para mantener una sociedad madura, libre e informada. Eso nos hacía luchar, y luchar contra todo. Sin embargo, con la crisis la situación se agravó, poniendo en riesgo el resto de medios. Paralelamente, el éxito de la televisión autonómica, hizo que nuestro el nivel de responsabilidad para con el territorio por mantener la emisión descendiese. Decidimos replegarnos y seguir trabajando, no solo en youtube, sino en nuestra propia plataforma digital www.lacomarca.tv Está teniendo un éxito que jamás sospechamos, especialmente gracias a la modernización de los dispositivos móviles. En las casas conectan el portátil o la tablet al televisor. Muchos ya tienen smart tv en el que pueden ver televisión online a la carta. Cerrar fue una decisión difícil el año pasado, pero esta nueva forma de hacer televisión nos ha devuelto la ilusión.

 

Al hilo de esta pregunta, ¿renacerá el proyecto audiovisual de La COMARCA TeVe?

En realidad no ha muerto, se ha transformado en la versión digital. Respecto a la televisión convencional, de momento considero que es una posibilidad remota, especialmente viendo que hemos podido cubrir las necesidades informativas del territorio a través de internet. Creo que en estos momentos Aragón Televisión buena parte del espectro de la realidad aragonesa y está realizando un papel importantísimo en este sentido, un buen trabajo y profesional. A mí me encantaría que volviese la Comarca Te Ve, por supuesto, pero el contexto económico debería cambiar muchísimo. El pasado no hay que utilizarlo de sofá, sino para darte impulso y avanzar. Sin embargo, nunca digas nunca…

lacomarcaweb

Pantallazo de la web del grupo, el 27 de enero.

Su periódico tiene presencia en www.lacomarca.net. Algunos periódicos ya están incluyendo contenidos que solo se pueden leer a través de la suscripción. ¿Este objetivo se contempla en su compañía?

La Comarca ha pasado a ser un periódico diario con edición en papel dos veces a la semana. Tenemos miles de suscriptores al boletín de noticias digitales, pero no los suficientes como para transformarlo en un método de pago. La suscripción pdf sí debe ser de pago, porque supone trasladar la edición de papel al formato tableta o móvil, pero de momento no nos planteamos un pago más allá. Cuando los medios de comunicación comenzaron a ofrecer sus contenidos de forma gratuita cometieron, cometimos, un error mayúsculo. Ahora desandar ese camino es prácticamente imposible. Hay que buscar los métodos para lograrlo. El pago por algunos contenidos de calidad y exclusivos sería la fórmula ideal, pero de momento quienes lo han aplicado no obtienen resultados económicos. Para mí sería más una cuestión ética, que de rentabilidad. Hay que plantearse, ¿debemos regalar nuestro todo trabajo? La televisión y la radio no son de pago. Los periódicos cuestan 1,20. No creo que haya que obsesionarse con esto, y menos a nivel local, comarcal o regional.

 

La APA ha entrevistado, entre otros, al director del Diario de Teruel y al del Diario del Altoaragón, ambos apuntaron que la versión del papel no va a morir. ¿Usted esgrime esta opinión? ¿Por qué?

Morir, morir es un término muy fuerte. Ambos periódicos trabajan en el mismo tipo de plataforma digital y han lanzado la campaña de la suscripción pdf, porque realmente las cifras de caída de ventas son preocupantes en todo el sector. Se están buscando nuevas vías y formatos para dar salida a la edición tradicional de papel. No queremos que muera. Yo no creo que vaya a morir, pero sí que va a cambiar, y mucho. Habrá fuertes plataformas digitales, multimedia, híbridas, que tendrán ediciones en papel con contenidos de calidad, opinión y análisis en profundidad que requerirán lecturas pausadas. No diarias, no con grandes tiradas. Ya lo están haciendo en Diario.es o JotDown. No sé si llegaremos a verlo, porque los periodistas amantes del papel somos unos románticos y nos resistiremos al cambio hasta el último de nuestros días, pero las generaciones que llegan no tienen ese cariño a la letra impresa. Lo consideran sucio, incómodo, y estático. Mira, por ejemplo, incluso tú misma que eres tan joven, has utilizado otras herramientas periodísticas y me has hecho esta entrevista por email. No obstante, la prensa local será la última en experimentar estos cambios.

 

Usted participó en la edición de las Jornadas de Periodismo Local que tuvieron lugar en Alcañiz el año pasado, ¿cuáles son las dificultades de realizar un periodismo en el ámbito local?

La principal dificultad es que mantienes relaciones personales con las fuentes de información, te las encuentras en la calle, de compras o en el gimnasio. Eso, cuando se trata de informaciones dolorosas, es complicado a nivel emocional; pero también tiene sus ventajas. Estar tan cerca te permite contar las cosas al instante, con más alma. Creo que es una de las formas de hacer periodismo más bonitas y agradecías que existen.

 

En las Jornadas de Periodismo Local, celebradas en Calatayud en octubre, se planteó que el ámbito local podía suponer un nicho de empleo. ¿Es así? ¿Contra qué obstáculos hay que luchar en la actualidad para establecerse y afianzarse en el ámbito comarcal?

En La COMARCA trabajamos ahora mismo veintiséis personas. Es una plantilla importante para un medio supracomarcal, sin embargo las particularidades del Bajo Aragón Histórico no son extrapolables a otros territorios. Establecerse y afianzarse en el ámbito local requiere mucho esfuerzo, capacidad de adaptación y respaldo económico. Como en todo, si uno quiere iniciar una nueva empresa, sea periodística o no, ha de encontrar cómo financiarla. Tú puedes abrirte un blog y compartir ahí la actualidad de tu pueblo o comarca, pero eso no te dará de comer. Una empresa periodística es mucho más, y requiere una serie de áreas fuertes en otros ámbitos que permitan su viabilidad. Los periodistas sabemos de periodismo, pero no de administración de empresas o marketings. Así que, si uno quiere instalarse por su cuenta para vivir, debe formarse en todos esos ámbitos, ser polivalente y que no se le caigan los anillos. Lo local tiene mucho futuro, de hecho ya hay iniciativas en España de periodismo “hiperlocal” con periódicos regionales que tienen delegaciones digitales en muchos pueblos. Nosotros, en este sentido, también estamos acercándonos a los pueblos, sobre todo con la radio. El año pasado iniciamos la andadura de Radio La Comarca en Caspe, este enero abrimos delegación también en Utrillas y esperamos poder estar cuanto antes también en el Matarraña. Eso implica nuevos puestos de trabajo para periodistas que estén cara a cara con las personas. Así que, ya ves, que el sector está atravesando un momento difícil pero hay que buscar fórmulas para avanzar y no rendirse.

DSC_7154

La plantilla de La COMARCA, durante la celebración de los 25 años./LC

¿Cómo consiguen deleitar al lector comarcal?

¿Deleitar? (RÍE). No sé si deleitamos a los lectores, pero supongo que algo de cariño nos tienen. Simplemente, intentamos estar ahí en los grandes y pequeños momentos. Hemos abanderado numerosas causas en defensa del progreso territorial, como las infraestructuras, el medio ambiente, el patrimonio, las obras hidráulicas, la lengua, la agricultura, los reportajes humanos y la pasión por el motor. También vivimos cada fiesta y evento social. Combinar todo eso, ayuda a construir un sentimiento supracomarcal fuerte y creo que esa es la clave que mantiene unida a la sociedad bajoaragonesa. Los medios de comunicación son claves para conectar a los pueblos entre sí.

 

La plantilla de La COMARCA está compuesta en su mayoría por jóvenes periodistas, en los años que lleva de directora, ¿qué fortalezas traen las nuevas generaciones? ¿Qué oportunidades supone una plantilla joven?

¿Hasta qué edad consideras joven? (RÍE). Hay jóvenes, y no tanto… Este enero un compañero cumplió 20 años en la empresa. Pero sí, es cierto que la plantilla del área de periodistas cuenta con personas jóvenes. Las fortalezas de las nuevas generaciones son sus conocimientos y capacidad de adaptación al multimedia, y, sobre todo, el entusiasmo.

 

Dé su opinión sobre la situación actual que vive la profesión y el futuro.

Vivimos un momento muy duro, donde todas las bases que sostienen los ámbitos periodísticos están cambiando: los formatos, la velocidad que se nos exige, las formas de acceso a las fuentes, la fotografía, el vídeo, los modelos, las fórmulas de financiación… Pero lo que no cambia son los pilares del periodismo ni la esencia de lo que es el trabajo bien hecho. Muchos periodistas no son libres porque las empresas periodísticas sufren a nivel económico, y generalmente se confunden los límites. La crisis limita la independencia y esa presión se transmite a las plantillas. Se buscan trabajadores baratos, productivos, en detrimento de la calidad y eso está precarizando el sector. Pero a la vez vivimos el mejor momento de la historia, con enormes posibilidades de crear nuevos proyectos periodísticos modernos, cercanos a la sociedad, creativos e inteligentes. Es más fácil que nunca llegar a la gente, y con esto no digo que no requiera un esfuerzo enorme y un espíritu incansable. Creo que las generaciones nuevas pueden construir nuevos modelos ejemplares. Las generaciones actuales, especialmente los compañeros de mayor edad que están en paro, lo tienen más duro. Nuestra herramienta de trabajo, la palabra, es maleable a toda época por muy convulsa que sea. Por eso defiendo que, más allá de todas las dificultades, siempre habrá soportes, personas (-empresas-) dispuestas a creer en el compromiso con los valores y el progreso de los pueblos. Ahora, la sociedad lo demanda más que nunca.

 

La COMARCA compite con el Diario de Teruel, Heraldo de Aragón y El Periódico en la provincia turolense y en la Comunidad, ¿qué diferencias en la cobertura distinguen a la COMARCA?

Nosotros no competimos con estos medios. Son diarios y ofrecen una información diferente. Además somos los corresponsales de Heraldo Aragón y también de la cadena SER. La Comarca es otra forma de trabajar y contar historias de personas. No creo que haya ningún medio escrito en Aragón que haga tantos kilómetros de coche a la semana. Estamos con la gente, y eso requiere mucho tiempo y voluntad. Hay reportajes que solo leerás en La Comarca porque para otros son irrelevantes, o simplemente porque suponen tanto esfuerzo, tiempo y desplazamientos que otros medios no pueden acceder a ellos. Nuestra tirada actual es de 6.000 ejemplares. Hay quien ha definido a este medio como la wikipedia sentimental del Bajo Aragón Histórico. Trabajamos en mirar de cerca, con lupa, a esas cosas a veces tan pequeñas y sencillas en las que se puede encontrar la esencia de la vida. Mirar con esa lupa periodística supone a veces encontrar en una gota de agua el mundo entero. Es tan importante para nosotros el nacimiento de un bebé, una romería como el cierre de un colegio rural, el mundial de motociclismo o la visita de los príncipes de Asturias. Tener aquí un equipo de tantas personas para contarlo ha permitido poner voz a decenas de historias invisibles, que han tenido alcance nacional. Creemos en el periodismo de proximidad, ese con el que la gente disfruta y se siente como en casa. Creemos en el periodismo con misión, el que reivindica, que denuncia, que piensa en el interés general y también el que agradece. Creemos que sin los medios de comunicación estaríamos mucho más aislados y seríamos más débiles e insignificantes. Tenemos la convicción de que el periodismo que hacemos contiene valores importantes para construir una sociedad más libre, justa y democrática. Pedimos que el medio rural, ese de donde surgen las raíces de esta comunidad, no sea invisible, pierda peso específico o se vea agraviado. Que sea capaz de crecer y competir. Cuando llegué a Alcañiz, hace casi siete años, jamás pensé que encontraría un proyecto periodístico de este potencial. Para mí, un tesoro, un medio vivo, con encanto y rasmia que cumple 25 años sin miedo al futuro. Como decía Kapuscinski en el vínculo entre lo local y lo global se esconde el secreto de los textos periodísticos que duran toda la vida.

portada_2014_01_24

Portada de la edición impresa, el 24 de enero de 2014./LC

Cada semana propone en su artículo de opinión consejos a los lectores, ¿qué consejos daría para superar la crisis del periodismo?

En mis columnas semanales hablo de cualquier locura que se me pasa por la cabeza, depende de si estamos tristes, contentos, emocionados o indignados. Incluso a veces consejos doy que para mí no tengo. Por eso, me resulta difícil esta pregunta. Yo no tengo ninguna clave ni barita mágica. Solo, entusiasmo por este oficio y por el territorio para el que trabajamos, tener fe ciega en esto es lo que a uno le impulsa a seguir adelante. Es que ni siquiera creo que el periodismo esté en crisis. Están en crisis, y muy grave, las empresas periodísticas. Así que quizá lo que sería necesario es un mayor entendimiento entre empresa y periodista. Ambos tienen problemas, ambos sus razones, y la falta de capacidad para comprenderlos es lo que genera tanto veneno y fracasos. Yo recomendaría en primer lugar, que para superar la crisis hay que hacer buen periodismo. Eso requiere, sobre todo, no quedarse en la redacción, tener curiosidad y ganas de contar… pasión ilimitada.