Siete periodistas continúan detenidos en China por informar sobre el brote de covid-19

747

Desde que la covid-19 hiciera su aparición en los primeros meses de 2020, el régimen chino ha intensificado su silenciamiento de la prensa y las redes sociales. Ha detenido al menos a diez periodistas y comentaristas que informaron sobre la crisis sanitaria, y siete de ellos permanecen retenidos o desaparecidos a la fecha.

“Informar al público sobre esta crisis de salud sin precedentes no es un crimen. Estos periodistas nunca deberían haber sido detenidos”, sostiene el jefe de la oficina de Reporteros Sin Fronteras (RSF) en Extremo Oriente, Cédric Alviani, quien insta a su liberación inmediata y pide a la comunidad internacional “que aumente la presión sobre el régimen de Pekín para que deje en libertad a todos los periodistas encarcelados en China y ponga fin a la censura”.

De los siete periodistas y comentaristas detenidos por informar sobre el coronavirus, solo dos han sido juzgados y condenados:

  • La ex abogada convertida en periodista Zhang Zhan, de 37 años, fue condenada a cuatro años de prisión el 28 de diciembre de 2020 por el cargo de “provocar disputas y causar problemas” por informar en vivo desde la ciudad de Wuhan durante el brote de Covid-19.
  • El comentarista político Ren Zhiqiang, de 69 años, fue sentenciado a 18 años de prisión el 22 de septiembre de 2020 por presuntos cargos de corrupción. Había señalado los fallos del régimen en su gestión de la pandemia.
  • El comentarista político Guo Quan, de 52 años, lleva detenido desde el 31 de enero en la ciudad de Nanjing por los presuntos cargos de “subversión del poder estatal” tras informar en línea sobre el brote de Covid-19.
  • Los defensores de la libertad de prensa Cai Wei y Chen Mei, ambos de 27 años, fueron detenidos el 19 de abril por el cargo de “provocar disputas y causar problemas” por volver a publicar artículos censurados sobre la Covid-19. Están a la espera de juicio, programado para abril de 2021.
  • El periodista independiente Chen Qiushi, de 35 años, fue puesto en cuarentena a la fuerza el 6 de febrero de 2020, después de publicar en su blog vídeos que revelaban el caos en los hospitales de Wuhan. Se cree que aún sigue retenido.
  • El empresario reconvertido a periodista Fang Bin desapareció el 9 de febrero tras informar sobre la sobresaturación hospitalaria en la ciudad de Wuhan. Se cree que está detenido, aunque el régimen no ha revelado su paradero.

El régimen chino, que ha lanzado una campaña mundial de desinformación para desviar las críticas, es el mayor carcelero de periodistas del mundo, con al menos 119 defensores de la libertad de prensa presos. China ocupa el puesto 177 de 180 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF 2020.