RSF demanda una acción urgente de la UE ante la desaparición en Hungría del mayor diario digital independiente

443

Casi todos los periodistas de Index.hu, el principal diario digital independiente de Hungría, han rechazado las presiones del gobierno y han presentado su dimisión. Reporteros Sin Fronteras (RSF) pide a las instituciones europeas que el respeto del Estado de derecho sea una condición clara para acceder a fondos de la UE. La organización también reclama que se examine la desigual distribución entre los medios de las ayudas estatales.

El 24 de julio, cuando 80 de los 90 periodistas del digital independiente Index.hu presentaron su renuncia tras el despido de su redactor jefe, Szabolcs Dull, estaban llorando. Esa misma noche, en Budapest, miles de personas acudieron a apoyar a los periodistas coreando ‘¡País libre, medios libres!’. Además, 200.000 personas se unieron a su nueva página de Facebook durante el fin de semana.

La entrada de dos empresarios cercanos al gobierno de Viktor Orbán en el capital de la empresa publicitaria de Index.hu, y en la gerencia del portal, desembocó finalmente en el despido de Szabolcs Dull el 22 de julio.

Aún no se conoce si los periodistas de lo que fue el principal diario independiente de Hungría -fundado en 1999 y consultado por un millón de lectores al día en un país con 10 millones de habitantes-, van a lanzar un nuevo proyecto, a integrarse en medios existentes o a cambiar de vocación.

Sin embargo, lo que es seguro es que si quieren continuar ejerciendo su profesión tendrán que enfrentarse a las condiciones cada vez más difíciles impuestas a los medios de comunicación húngaros independientes. Las campañas de odio contra los periodistas críticos, el acoso judicial y el acceso limitado a la información pública se suman a la distorsión sistemática del sector mediático a través de la distribución desigual de la publicidad institucional.

Política discriminatoria

Las tres cuartas partes de la publicidad institucional, que asciende a cientos de millones de euros cada año, se asignan a los medios progubernamentales. Por su parte, Index.hu solo logró el 4.5% de la publicidad online estatal en 2017, mientras que su competidor progubernamental Origo, con una audiencia comparable, recibió el 44.5%.

“El final de Index.hu es un cruel recordatorio de las difíciles condiciones de los medios independientes y una señal más del continuo declive de la libertad de prensa en Hungría“, ha lamentado Pavol Szalai, jefe de la oficina para la UE y los Balcanes de RSF.

“En virtud de sus competencias exclusivas en el ámbito de la Competencia, la Comisión Europea debería examinar urgentemente el reparto de la publicidad estatal, injusto y falto de transparencia. El Consejo de la UE, por su parte, debería aceptar que haya un claro condicionamiento de los fondos europeos al respeto del Estado de derecho, como solicitó el Parlamento Europeo al día siguiente de la última cumbre europea “, ha solicitado Szalai.