El Consejo de Administración de la CARTV propone a Francisco Querol como director general

796

El Consejo de Administración de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión ha celebrado este miércoles reunión extraordinaria con la propuesta de nombramiento del director general de la CARTV como único punto en el orden del día. Se ha presentado una única propuesta, en la persona de Francisco Querol Fernández, que en la actualidad dirige la Unidad de Promoción Económica del Instituto Aragonés de Fomento.

El resultado de la votación ha sido doce votos a favor, tres en contra y una abstención. Con este resultado, obtenida la mayoría absoluta que contempla la Ley de Creación, Organización y Control Parlamentario de la CARTV, esta propuesta será trasladada a la presidencia de las Cortes de Aragón a los efectos previstos en la misma ley.

Francisco Querol Fernández (Zaragoza, 1965) es doctor en Filosofía del Derecho por la Universidad Comillas Madrid y Máster en Teoría del Derecho por la Katholieke Universiteit Brussel y Université Saint-Louis de Bruselas (Bélgica). Ha desempeñado diversos cargos de responsabilidad en el seno del Gobierno de Aragón y diferentes empresas públicas, donde ha sido, entre otros, Director General de Promoción Económica del Departamento de Economía, Hacienda y Empleo (2007-2011) y Coordinador de la Oficina en Bruselas para Asuntos de la Unión Europea, desde su creación en 1993 hasta el año 2000.

Tras la preceptiva validación del nombramiento por parte de las Cortes de Aragón, Francisco Querol sustituirá a Teresa Azcona, que ha dirigido la CARTV desde mayo de 2018.

A lo largo de estos dos intensos años Teresa Azcona ha impulsado proyectos como el proceso de transformación digital de la cadena con la puesta en marcha de los canales Aragón Deporte, Aragón Cultura y Aragón Sostenible; la producción de ‘El último show‘, la primera serie de ficción de Aragón TV, o la convocatoria y resolución de los nuevos concursos de suministro de contenidos y servicios para la CARTV. Los últimos meses han estado marcados por la gestión de la crisis del coronavirus, que ha obligado a adoptar numerosos cambios organizativos y de programación para preservar el servicio publico y la salud de los trabajadores.