En memoria del periodista Darío Vidal

459

Darío Vidal Llisterri falleció el viernes 15 de mayo a los 85 años a causa de un infarto. Periodista, prolífico escritor, crítico gastronómico, amante del arte, la belleza y la política, Vidal fue uno de los impulsores de numerosas iniciativas culturales, editoriales y sociales en Aragón.

Como recoge el diario La Comarca en un artículo, entre su legado, el más querido a nivel popular es sin duda la recreación del Vencimiento del Dragón de Alcañiz, la representación teatral en la que la belleza y el bien (San Jorge con un ramillete del “bienquerer”) se imponen al mal encarnado en el dragón. Ese dragón hace escasas semanas se convirtió en el coronavirus, una batalla a la que Darío Vidal se sumó desde el frente periodístico retomando una intensa actividad y publicando numerosas columnas en La Comarca durante las últimas semanas. Cuando en el confinamiento los vecinos de Alcañiz se las ingeniaron para celebrar el Vencimiento en sus balcones se emocionó «como un chiquillo».

Fue un hombre mordaz, crítico y analítico hasta el final. En su última entrevista, hace escasas semanas, explicaba con optimismo y humor su día a día en confinamiento. “La gente ha reaccionado. Es fantástico ver cómo agradecemos a los profesionales lo que hacen por nosotros“, contaba. “Si casco por lo menos lo haría con las botas puestas”, bromeaba.

Vidal residía en Alcañiz, donde él quería estar. Tenía tres hijos en Cantabria, Barcelona y Berlín, y seis nietos. Era licenciado en Filosofía Pura y trabajó como periodista durante décadas en Barcelona. Fue jefe de reporteros, redactor jefe y articulista del diario Tele/eXprés, subdirector de El Correo Catalán y columnista de ABC, así como redactor, presentador y colaborador de numerosos programas de radio y televisión, y creador y director de varios otros en TVE, además de fundador de dos compañías de imagen. Fue consejero de Cultura y Educación del Gobierno de Aragón con Hipólito Gómez de las Roces. Era miembro de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis, y vicepresidente de la Academia Aragonesa de Gastronomía.

“Sé que para mi no hay más alivio que el trabajo ni otra consolación que el escribir y más escribir“. Esta frase del alcañizano Mariano Nipho (padre de la prensa diaria española) presidía su blog, que estuvo activo durante años. El periodismo le mantuvo con energía e ilusión para levantarse cada día, leer la prensa en papel de diferentes cabeceras nacionales y territoriales, y analizar la actualidad, uniendo su ironía con su hondo bagaje cultural, salpicado con anécdotas, refranes y costumbres locales.

También en este mismo diario, La Comarca, el periodista Carlos Saura valoró la figura de Darío Vidal: “Conocí a Darío en la legislatura política de 1987-1991, cuando se incorporó como Consejero de Cultura al gobierno presidido por Hipólito Gómez de las Roces, etapa en la yo era Jefe de Prensa de la Diputación General de Aragón. Era un hombre abierto y optimista del que era fácil hacerse amigo“.

Su hija agradeció en un artículo publicado también en La Comarca las muestras de cariño hacia su padre: “No sé dé qué otra forma transmitir en este tiempo de confinamiento, de limitación de los abrazos y las miradas, cómo apreciamos y recibimos todo el cariño que le profesasteis a papá y que nos habéis hecho extensivo a nosotros. Lo que nos dolió no poder abrazaros a los que estuvisteis en su sencilla despedida, a los que no pudisteis estar físicamente pero nos hicisteis sentir que estabais, a los que no tuvisteis fuerza y solo llorasteis su ausencia desde vuestra pequeña cárcel. A los que estuvisteis cuidándolo y amándolo cada día a pesar de sus ‘redioses’, que supisteis ver su alma buena y coherente”.