La FAPE y el Sindicato dos Journalistas de Portugal solicitan la inclusión de los periodistas como trabajadores esenciales

599
Nemesio Rodríguez (FAPE) y Sofía Branco (SJP) firmaron en junio de 2018 un acuerdo de colaboración entre ambas organizaciones profesionales.

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y el Sindicato dos Jornalistas de Portugal (SJP) solicitan a los gobiernos de ambos países que modifiquen el acuerdo bilateral en vigor sobre la pandemia para que incluya a los periodistas como trabajadores esenciales y puedan de estar manera cubrir la información sobre el coronavirus en ambos lados de la frontera.

Ambas organizaciones reclaman a los gobiernos de España y Portugal que realicen el cambio cuando se renueve el acuerdo bilateral, el próximo día 17 de mayo.

La solicitud surge después de que a un equipo de la agencia de noticias portuguesa Lusa, debidamente acreditado, se le prohibiera el acceso a España el pasado día 7 de mayo para realizar una información sobre el impacto del coronavirus en el trabajo transfronterizo.

El equipo portugués fue informado por las autoridades españolas en el paso fronterizo de Castro Marim (Algarve) de que la circulación de periodistas no está contemplada en el acuerdo de cooperación que ambos países firmaron con motivo de la pandemia, pese a que el periodismo está catalogado como un servicio público esencial.

En relación con este asunto, la Federación Europea de Periodistas, de la que forman parte la FAPE y el SJP, envió una alerta al Consejo de Europa para denunciar las mencionadas medidas restrictivas de la libertad de prensa, basándose en el artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, relativo al derecho a la libertad de expresión.

La FAPE y el Sindicato dos Jornalistas de Portugal (SJP), que mantienen un convenio de colaboración desde 2018, señalan en un comunicado conjunto que muchos profesionales de otros sectores de los dos países pueden atravesar la frontera común, por lo que la decisión de prohibir el acceso de periodistas representa un ataque al libre ejercicio del periodismo y al derecho de información.

“El cambio que pedimos en el convenio bilateral permitiría a los periodistas de ambos países cubrir la información sobre la pandemia en un lado y otro de la frontera, sujetos obviamente a todas las normas de seguridad decretadas. El respeto de los derechos a la libertad de prensa y  de información no debe conocer fronteras“, ha declarado el presidente de la FAPE, Nemesio Rodríguez.

“El estado de emergencia o de calamidad no suspende, ni puede suspender, la libertad de prensa, que es mucho más fundamental en contextos de crisis. Los periodistas portugueses y españoles deben tener libertad de circulación para cumplir sus funciones esenciales para la democracia y el derecho a la información”, ha señalado Sofía Branco, presidenta del SJP.