No solo de secretos vive el periodismo

71

En los últimos años el papel del periodista como revelador de secretos ocultos por el poder está cobrando especial protagonismo; no solo en la profesión han tenido repercusiones mundiales investigaciones como la de los “Papeles de Panamá”, en un campo que refleja tanto el momento cultural como es el cine “Spotlight” triunfó en los Óscar de hace un par de años y ahora mismo se estrena “Los archivos del Pentágono”, de la mano de nada menos que Steven Spielberg.

Sin duda cualquier periodista sueña con ser el héroe de una de estas historias y lograr con su tesón sacar a la luz un escándalo de los poderosos frente a los intereses de los ciudadanos. Y sí, conseguir acabar con la impunidad de pederastas o el mandato de corruptos es una proeza comparable a la de cualquier superhéroe. Pero a la vez que aplaudir al periodista revelador de secretos no está de más recordar que el periodismo no debe aspirar solo a destapar conspiraciones; que el buen periodismo, el periodismo necesario, tiene otras muchas formas.

Están los cronistas y los reporteros que acercan a rincones y personas desconocidas y nos abren a sus experiencias: fundamentales los que dan voz a las víctimas y los excluidos; pero también los que nos muestran lo curiosa e interesante que puede ser cualquier vida humana, incluso la más cercana a nosotros.

Están los periodistas que explican de forma comprensible un tema que nos es ajeno, por ejemplo un descubrimiento científico o una sentencia judicial, y nos permiten entender sus razones y cómo nos afecta; y  los que al hecho noticioso en sí le dan el contexto y los antecedentes necesarios para valorarlo; y los que destacan por hacer algo tan aparentemente simple como al contar una información oficial señalar el elemento fundamental y ahorrar a su público la propaganda y la farfolla.

Y están muchas otras maneras de trabajar que nos recuerdan que lo más probable es que nunca consigamos una exclusiva, pero que todos los días podemos hacer auténtico periodismo.

 

Joaquín Marco