La Asociación de Fotoperiodistas de Aragón se presenta distinguiendo a tres veteranos de la profesión

145

El martes 19 de diciembre se presenta oficialmente la Asociación de Fotoperiodistas de Aragón en un acto en el que se nombrará socios de honor a tres grandes profesionales del fotoperiodismo en la comunidad: Rogelio Allepuz, Víctor Ibáñez y Carlos Moncín. El acto se celebra en el Espacio Ámbar de La Zaragozana, a las 18,00 horas.

FOTO: Asociación de Fotoperiodistas de Aragón
FOTO: Asociación de Fotoperiodistas de Aragón

La asociación se constituyó legalmente el mes de marzo y cuenta ya con una página web  con noticias de interés profesional y de actividades de sus socios (en una sección titulada “Yo lo vi”, como uno de los grabados de Goya), con este acto, la nueva asociación profesional inicia sus actividades públicas. Para asistir se pide confirmación en el correo info@fotoperiodistasaragon.com.

El bilbilitano Carlos Moncín se inició en la fotografía desde niño y comenzó a trabajar como colaborador en la comarca para Heraldo de Aragón y otros medios a principios de los años setenta, a la vez que colaboraba en la creación de distintos grupos culturales locales. En 1989 se trasladó a Zaragoza como fotógrafo de Heraldo, donde llegó a jefe de la sección, para pasar luego a la Dirección de Comunicación del Gobierno de Aragón. También ha impartido másteres en la Universidad de Zaragoza.

Rogelio Allepuz nació en Almohaja (Teruel) en el año 1952 y comenzó en los años 80 haciendo su labor como fotógrafo de prensa, con la revista Aldalán y el periódico El Día de Aragón; desde 1990 hasta su prejubilación en 2009 trabajó en El Periódico de Aragón. Ha recibido diversos galardones, como el premio periodismo de 1987 de la Asociación de la Prensa de Zaragoza por la información gráfica del atentado terrorista a la casa cuartel de Zaragoza o el que le otorgó la APA en 2010 en reconocimiento a toda su trayectoria profesional.

Víctor Ibáñez comenzó su carrera profesional en los años 70 del pasado siglo y trabajó durante más de treinta años en Diario del Alto Aragón, por lo que de él se ha dicho que “Toda Huesca, salvo él, está en sus fotos”. A partir de su archivo, el Ayuntamiento de Huesca ha organizado varias exposiciones sobre la vida y transformación de la ciudad.