La Federación Internacional de Periodistas se une a la coalición para pedir una convención de la OIT contra la violencia de género en el trabajo

106

La Federación Internacional de Periodistas (FIP), a la que pertenece la FAPE, se ha unido a una coalición global de sindicatos y grupos de la sociedad civil para poner fin a la violencia diaria que las mujeres enfrentan en el trabajo. El objetivo es pedir a los gobiernos que apoyen una convención de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para acabar con la “epidémica violencia de género en el lugar de trabajo“; un problema que se señala que es mayor en el periodismo y los medios de comunicación.

FIP-violencia-género-dentro

Según datos de la International Women´s Media Foundation (IWMF), dos de cada tres mujeres periodistas han experimentado intimidación, amenazas o abuso en relación con su trabajo y una de cada cuatro, violencia física.  La coalición sindical pretende convencer a una mayoría de los gobiernos miembros del órgano rector de la OIT para que apoyen la adopción de una convención que esta organización debatirá en junio de 2018 y que obligaría a los estados a adecuar su legislación para garantizar los derechos de las mujeres, reducir su exposición a la violencia de género y a aumentar su independencia económica y su productividad en el trabajo.

La coalición global de sindicatos está haciendo campaña para asegurar que la convención de la OIT incluya una amplia definición de violencia de género en el trabajo, así como medidas para prevenir dicha violencia y medios para proteger y apoyar a las trabajadoras afectadas por ella. Hasta septiembre se presionará a los gobiernos y a las patronales para que respondan a la consulta de la OIT sobre la necesidad de esta convención, con especial énfasis en la violencia de género en el ámbito laboral.

Mindy Ran, copresidenta del Comité de Género de la FIP, ha declarado: “Para las mujeres periodistas, la violencia, el abuso y el acoso, tanto físico como en línea, son sucesos cotidianos. El trabajo precario, la falta de contratos, los sueldos reducidos y los ataques a los derechos sindicales contribuyen a esta epidemia. La VdG es el reflejo de la relación desigual de poder entre mujeres y hombres y una de las violaciones más predominantes e ignoradas del mundo. Los sindicatos se sitúan al frente de esta campaña para poner fin a este abuso de nuestros derechos humanos. Los gobiernos y empleadores deben organizarse para acabar con la violencia”.

La Federación Internacional de Periodistas ha puesto en marcha una web para participar y recibir más información de esta campaña.