Los Colegios de Periodistas piden al Ministerio de Educación que el título sirva para ser profesor de Lengua

142

Los colegios profesionales de periodistas van a dirigir una petición al Ministerio de Educación, apoyada por la Consejería de Educación andaluza, para que se modifique el Real Decreto que regula la docencia en Lengua y Literatura e Idioma extranjero, en el que se plantea que sólo quienes cuenten con una titulación universitaria en la rama de Artes y Humanidades puedan impartir estas clases, según informa el Colegio de Periodistas de Andalucía. Se pretende mantener una oportunidad de empleo a los periodistas titulados que quieran desarrollar esta faceta, siempre que realicen el  máster específico y cuenten con la correspondiente certificación de idiomas, en su caso.

Según la normativa aprobada en el año 2010, con Ángel Gabilondo como ministro de Educación y de aplicación directa por las comunidades autónomas, sólo las personas tituladas en disciplinas universitarias adscritas a la rama de Humanidades pueden dar clases de lengua española y literatura y lengua extranjera en los niveles de ESO y Bachillerato, en centros concertados y privados. Esto suponía que, en adelante, los licenciados en Periodismo, titulación adscrita a la rama de Ciencias Sociales y Jurídicas, deberían dejar de impartir esa docencia aunque cumplieran los demás requisitos de especialización exigidos, pese a que en Andalucía y otras comunidades hay periodistas profesores desde 1995.

El pasado mes de febrero, siete años después de la entrada en vigor del Real Decreto 860/2010, la Inspección de Educación andaluza comenzó a comunicar a los afectados que desde abril no podrán seguir impartiendo estas asignaturas, lo que llevó a actuar al Colegio de Periodistas de Andalucía, que cuenta con el apoyo del resto de colegios existentes en España para cambiar esta norma.

Los responsables de Educación en Andalucía han garantizado ya que no existen obstáculos para que los titulados en Periodismo que trabajan en los centros de la comunidad continúen haciéndolo.