La Federación de Asociaciones de Periodistas de España se une a la jornada mundial contra la violencia de género

197

Las organizaciones afiliadas a la Federación Internacional de Periodistas (FIP), entre las que se incluye la Federación española (FAPE), se suman al llamamiento global de este 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. La FAPE recuerda tanto el importante papel de los medios de comunicación en la lucha contra esta lacra social como la necesidad de combatir los abusos contra mujeres periodistas en el propio trabajo.

Logo VM

La FAPE ha llamado a los medios informativos no sólo a adoptar protocolos para mejorar las informaciones, sino con una actitud positiva que haga que, en el día a día, las mujeres sean visibles como parte importante de la sociedad y no sólo como protagonistas de los titulares cuando son víctimas.

En un comunicado, la Federación señala: “Los periodistas, mujeres y hombres, debemos tener presente que la igualdad es uno de los caminos para el mejor ejercicio profesional y, en estos momentos complicados que viven muchos medios de comunicación, se hace más necesario que nunca el enfoque con visión de género y el no poner puertas al liderazgo femenino. Las empresas periodísticas deberían tener clara también esta necesidad y apostar por el aumento del número de mujeres en puestos directivos”.

Por otra parte,  la FAPE ha recalcado su apoyo a las campañas de la FIP para luchar contra la violencia que se ejerce contra mujeres periodistas, tanto en en situaciones de conflicto como en su tarea diaria en las redacciones.

Con motivo de este Día Internacional, la FIP también se unirá formalmente a la campaña para establecer un nuevo convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que ponga fin a la violencia machista en el lugar de trabajo. Estudios recientes demuestran que al menos un 65% de las mujeres que trabajan en medios de comunicación han experimentado intimidación, amenazas o abusos en relación a su trabajo y aproximadamente un cuarto han sufrido actos de violencia física.

Aunque los episodios de violencia sexual, acoso sexual o abusos en línea continúan copando titulares, se siguen tomando pocas medidas al respeto: un 70% de las mujeres que trabajan en los medios afirman que sus organizaciones no están actuando para garantizar su seguridad.

“Por desgracia, la violencia contra las mujeres sigue siendo una de las violaciones de los Derechos Humanos más extendidas y toleradas”, ha declarado el presidente de la FIP, Philippe Leruth. “Además, los responsables continúan amparándose en la impunidad, mientras que las víctimas tienen que enfrentarse a situaciones tales como la pérdida de su trabajo, el fin de sus carreras, el silencio forzado o, en los peores casos, el asesinato”.

“La FIP y sus afiliados se unirán a una campaña para establecer un nuevo Convenio de la OIT que ayude a poner fin a la violencia y a combatir la impunidad. Respaldaremos también a aquellos afiliados que busquen tomar acciones legales contra los autores y negociar políticas de seguridad y protección para las víctimas, así como a los que presionen para que los derechos de las mujeres que trabajan en los medios de comunicación sean respetados”, ha remachado Leruth.

no sólo adoptando protocolos para mejorar las informaciones, sino con una actitud positiva que haga que, en el día a día, las mujeres sean visibles como parte importante de la sociedad y no sólo como protagonistas de los titulares cuando son víctimas.

Los periodistas, mujeres y hombres, debemos tener presente que la igualdad es uno de los caminos para el mejor ejercicio profesional y, en estos momentos complicados que viven muchos medios de comunicación, se hace más necesario que nunca el enfoque con visión de género y el no poner puertas al liderazgo femenino. Las empresas periodísticas deberían tener clara también esta necesidad y apostar por el aumento del número de mujeres en puestos directivos.

Especialmente en este día, la FAPE comparte las campañas de la FIP para luchar contra la violencia que se ejerce contra mujeres periodistas en muchos países del mundo, tanto en su tarea diaria en las redacciones como cubriendo informaciones en situaciones de conflicto.