“Inmensa alegría” por la liberación de los tres periodistas españoles secuestrados en Siria

139

El mundo del periodismo ha mostrado su alegría por la liberación de los tres periodistas españoles que estaban secuestrados en Siria desde el pasado mes de julio: Antonio Pampliega, José Manuel López y Ángel Sastre . Así, lo han manifestado en comunicados oficiales los representantes de Reporteros Sin Fronteras (organización de la que los tres periodistas son miembros), la FAPE y otras organizaciones, destacando también, como numerosos profesionales en las redes sociales, que su caso es un ejemplo de las circunstancias en la que muchos profesionales desarrollan su labor.

Foto publicada en Facebook por Usama Ajjan
Foto publicada en Facebook por Usama Ajjan

En declaraciones a Efe, la presidenta de la FAPE, se ha referido a ellos asegurando que “son tres periodistas precarios, con una vocación de hierro y que mantienen los valores del periodismo”, y que “gracias a ellos muchos de los conflictos se conocen y no hay un apagón informativo en la ciudadanía de muchos países, donde es casi imposible penetrar”. Elsa González, ha aprovechado para recordar las malas condiciones en las que hacen su trabajo los periodistas “freelance” que cubren conflictos armado, ha explicado que, en ocasiones,”los reporteros se utilizan como arma de guerra” y ha hecho una llamada a los ciudadanos porque “los ataques contra la prensa son ataques contra la ciudadanía, porque el derecho a la libertar de información es del ciudadano, y el periodismo se limita a ejercerla”.

“Ahora el ciudadano tiene que ser activo en la lucha por la libertad de prensa, y los organismo internacionales deberían juzgar esas acciones como crímenes de guerra” ya que “no se puede usar el periodismo como se está haciendo”. González ha concluido que se trata “de una gran noticia para todos los periodistas” que invita a acordarse especialmente de los que todavía permanecen secuestrados, entre los que ahora no hay ningún español.

De la misma manera, la presidenta  de Reporteros Sin Fronteras España, Malén Aznárez, ha manifestado: “Al fin ha llegado el día que llevábamos esperando desde casi un año: nos sentimos felices y aliviados de poder celebrar la liberación de Antonio Pampliega, José Manuel López y Ángel Sastre. Hemos vivido con gran angustia el secuestro de los tres periodistas, socios de RSF,  y sentimos una inmensa alegría por su puesta en libertad. Hoy es, sin duda, un día feliz”.

Entre las organizaciones que han mostrado su alegría por esta noticia figura también la Asociación de la Prensa de Madrid, que ha emitido un comunicado, en el que señala: “Los medios deberían de reflexionar sobre el hecho de que los tres periodistas son “freelance”, sin seguro, sin salario fijo, pese a lo cual no dudaron en viajar a Siria para buscar la verdad, el pilar fundamental de nuestro oficio, y contarla para garantizar el derecho de información de los ciudadanos”.

Antonio Pampliega (Madrid, marzo de 1982), es periodista desde enero de 2008, ha trabajado como freelance en Irak, Líbano, Pakistán, Egipto, Afganistán, Haití, Honduras, Somalia, Sudán del Sur y en la guerra de Siria, conflicto que ha cubierto desde 2011 para los principales medios de comunicación españoles e internacionales. Pampliega ha colaborado con El País y formó parte del equipo de “Infiltrados”, programa emitido en la cadena Cuatro, que se abrió con una historia sobre Siria.

Ángel Sastre, Premio Larra de Periodismo 2010, trabajó como corresponsal de CNN + y Cuatro TV, durante seis años. También hizo reportajes sobre Siria y Palestina para el canal Cuatro y los diarios La Razón y El Confidencial.

José Manuel López es fotoperiodista especializado en cobertura de guerra. Formó parte del equipo de La Crónica de León durante 11 años, luego tomó su maleta para trabajar como independiente en Afganistán, Irak, Palestina, Irán, Kosovo, Haití, Guatemala, Nagorno -Karabaj, Venezuela y la República Democrática del Congo, entre otros lugares. Su trabajo se ha publicado en grandes medios de comunicación, como The New York Times. Es colaborador habitual de la Agencia France Presse con coberturas en Siria, Sudán del Sur y Somalia.