Las responsables de Comunicación de los “Ayuntamientos del cambio” ven “un empobrecimiento informativo” en los medios

109

Los retos de los denominados “Ayuntamientos del cambio”, su relación con los medios de comunicación, la falta de profesionales del periodismo, la contrariedad de la red y el peso digital en el día a día son algunos de los grandes temas que se han abordado en el debate sobre la ‘Nueva Comunicación para una nueva política”. La ponencia, moderada por la periodista Ana Pardo de Vera (publico.es), ha contado con las intervenciones de Águeda Bañón, directora de comunicación del Ayuntamiento de Barcelona; Lucila Rodríguez-Alarcón, su homóloga en el Ayuntamiento de Madrid, y Marimar Cabrera, responsable de comunicación de la Alcaldía del Ayuntamiento de Zaragoza.

Rodríguez–Alarcón ha destacado el peligro de la inmediatez informativa y ha criticado la nueva tendencia de los medios de comunicación a la hora de tratar algunos temas: “La política se ha convertido en la alternativa al show, convirtiendo éste tipo de informaciones en algo amarillo”. La profesional ha asegurado que, desde el Ayuntamiento de Madrid, han introducido un plan de innovación en su relación con los medios locales basado en “la transparencia y la información igualitaria y sin filtraciones”.

Por su parte, Cabrera ha comparado la labor de los periodistas dedicados a comunicación política con su experiencia “al otro lado”, como freelance. “La principal diferencia es que hay una nueva dimensión en la información local que ahora salta a nivel nacional mucho antes. Esto nos da la oportunidad de poner en el mapa cosas locales”, ha afirmado la periodista, aunque ha lamentado que coincida con “la falta de efectivos en ambos lados”, es decir, en los gabinetes y en los medios de comunicación.

Sobre los grandes retos que tienen estos ayuntamientos del cambio, Águeda Bañón, que ha coincidido con las afirmaciones anteriores del resto de profesionales, ha hecho hincapié en la dificultad de convertir en noticia un hecho “que no vende” como la ampliación de becas escolares o la paralización de un desahucio. “La ciudadanía también quiere saber cómo avanzan las políticas públicas que son las que más les afectan”. Acto seguido ha explicado el trabajo realizado por el Consistorio barcelonés en materia de publicidad de acuerdo con la ley de transparencia.

Sobre esta dificultad a la hora de “comunicar los logros sociales”, Marimar Cabrera, del Ayuntamiento de Zaragoza, ha criticado el tratamiento de este tipo de informaciones en los medios de comunicación: “La Oficina Municipal de Vivienda ha logrado parar todos los desahucios desde que comenzó su actividad, y esto  se ha reducido a breves en los periódicos”

En este mismo sentido, su homóloga madrileña ha asegurado que se trata de “un reto compartido” y ha hecho un llamamiento al periodismo ético, de calidad y objetivo. “Estamos asistiendo a un empobrecimiento informativo que afecta directamente al consumo de la información, los ciudadanos no se creen lo que están leyendo y eso es muy grave”. “El periodismo ha de ser honrado, duro con el poder y blando con el más débil”, ha añadido.

mesa gabinetes ayto

Otro de los grandes temas tratados durante el debate ha versado sobre los peligros de la “anécdota informativa” y la manera de afrontarlas. Las profesionales de la Comunicación han criticado que, hoy en día, “contrastar las informaciones peca por su ausencia”. “Estamos un poco cansadas de leer artículos con buenos contenidos y que el titular sea tendencioso o no tenga nada que ver”, ha destacado Bañón.

“Da pena que una ciudad se ponga en el mapa el día que un alcalde va a pedir al resto de homólogos una reforma constitucional y de lo único de lo que se hable sea de la gomina”, ha añadido Cabrera, asegurando que la transparencia y la naturalidad son las herramientas para combatirlas.

Durante el debate también ha habido espacio para la autocrítica, con el desconocimiento del medio, la desconfianza y la dificultad a la hora de llegar a los medios con informaciones de carácter social como algunas de sus asignaturas pendientes.