Un general como candidato a diputado de Podemos por Zaragoza

166

El pasado día 4 de noviembre, el líder nacional de Podemos, Pablo Iglesias, sorprendió con un anuncio: el general de brigada Julio Rodríguez se presentará en sus listas al Congreso de Diputados, como número dos por Zaragoza, “después de Pedro Arrojo”, señaló Iglesias en el programa de televisión Al Rojo Vivo. Una noticia que ha merecido valoraciones muy diferentes, aunque hay unanimidad en reconocer que ha sido un golpe de efecto innegable.jemad-podemos--620x349

 

Julio Rodríguez, orensano de nacimiento, es militar del Ejército del Aire, piloto de caza y de aviones de transporte y durante su carrera militar ha pasado por las bases de Morón de la Frontera, Manises, Zaragoza y Torrejón. Tras ocupar diversos puestos relacionados con la investigación y la gestión, como la Dirección General de Armamento y Material, fue elegido durante el gobierno de Rodríguez Zapatero como Jefe del Estado Mayor de la Defensa, el máximo mando militar, con rango de secretario de Estado, tras lo que pasó a la situación de reserva.

El columnista de El País Xavier Vidal-Folch resumía, antes de señalar también algunos reparos: “el fichaje del general Julio Rodríguez por Podemos es de campanillas. Por ser quien es —militar liberal respetado, experimentado, de alta jerarquía— y porque juega con la sorpresa: he aquí el partido de perfume radical apelando al cuerpo más conspicuo del sistema. Aquel al que en tiempos de la ominosa se suponía columna vertebral del Estado (dictatorial)”.

Sin embargo, la postura o declaraciones de Podemos sobre cuestiones como la OTAN, la monarquía y, sobre todo, la unidad de España han motivado que los representantes de otros partidos hayan criticado la decisión del general motivando nuevos titulares informativos.

La calificación de Podemos como “partido antisistema” ha hecho que Julio Rodríguez haya sido muy atacado, incluso con descalificaciones personales y a su labor militar, por columnistas como Alfonso Ussía en La Razón o Santiago González en El Mundo; aunque tampoco le han faltado defensores, como Gumersindo Lafuente en ElDiario.es. Pero este debate se ha impuesto al de otros aspectos de la noticia.

¿Un candidato cunero?

En la prensa aragonesa se ha destacado especialmente un aspecto ignorado en los medios nacionales: la escasa relación del aspirante a diputado por Zaragoza con la provincia, aunque Rodríguez estudió en la capital primaria y secundaria (su padre, también militar, estaba destinado aquí) y entre 1991-1994 volvió para dirigir el Ala de los F-18.
12208822_523903361099741_7770764141306932221_nEl candidato ha destacado que sus años de adolescencia “fueron ocho años adolescentes en el desarrollo de mi personalidad” y que más todavía lo hicieron “la ciudad de Zaragoza, su gente, su clima, sus nieblas y su Moncayo, el que sopla en las pistas de la Base“. Además desde Podemos se ha asegurado que fue él quien eligió presentarse por Zaragoza entre distintas posibilidades que le plantearon (aunque El País ha dado una versión distinta).

Estas declaraciones no han evitado las críticas a la decisión de Podemos de presentar al militar por Zaragoza y El Periódico de Aragón ha repetido en tres titulares el crítico término de cunero; aunque según Pablo Echenique “la incorporación de Rodríguez encaja con la idea de la renovación de las instituciones, y también del Ejército, que tiene Podemos” y no tiene que ver con la “vieja política”, en la que “las listas las hacen los barones provinciales de los partidos y en las que en lugar de elegir a personas de reconocida valía están obligados a poner de número uno a la hija del amigo constructor“.

Echenique tampoco ha dado importancia a que Rodríguez no se haya designado por un proceso de primarias y solo ha reconocido como punto negativo que con este nombramiento, se incumplirá la regla de alternar en las listas varones y mujeres.

Apuesta electoral

El posible coste para Podemos en el seno de la propia organización tanto por romper sus propias reglas como por incorporar un militar de alta graduación, que una parte de su partido ve con rechazo, es un aspecto que también ha aparecido en alguna información.

El Periódico de Aragón señalaba en un artículo titulado “El inicio de una extraña pareja”, las diferencias con el perfil del número uno de la candidatura. Y Plácido Díez opinaba en su columna en la sección de Aragón de ElDiario.es que el nombre de Rodríguez “augura diferencias de criterio con las candidaturas de Unidad Popular-Ahora Aragón en Común y también con las coaliciones con las mareas ciudadanas y otras fuerzas de la izquierda”.

El propio Díez señalaba que uno de los objetivos de este fichaje es adelantar al PSOE en votos, en unas elecciones en las que Zaragoza será una plaza especialmente importante para el partido morado. La provincia elige siete diputados y como detalla ABC, si se repitieran los votos de las elecciones autonómicas, PP, PSOE y Podemos obtendrían cada uno dos diputados y uno Ciudadanos, “pero un mínimo trasvase de votos de apenas 16.000 desde Podemos en favor del PSOE truncaría, casi con toda seguridad, ese segundo escaño por el que lucha Julio Rodríguez”.

A semanas aún de que se inicie la campaña electoral y el aspirante deba presentarse antes sus potenciales votantes, no hay duda de que la candidatura del antiguo JEMAD a congresista por Zaragoza seguirá motivando titulares.