Las emprendedoras rurales mantienen viva la esencia de los pueblos del Pirineo aragonés

165

Desde que a finales de la década de los ochenta un grupo de mujeres del Pirineo aragonés se aventuró a poner en marcha las primeras casas de Turismo Rural hasta hoy, no se había estudiado en profundidad este hecho y las consecuencias que ello produjo. Ahora, con la realización de la Tesis Doctoral El papel de las mujeres emprendedoras en la implantación y desarrollo del turismo rural en el Pirineo aragonés 1990-2013, sale a la luz una parte de la historia de este territorio hasta ahora desconocida, que pone en valor todo el trabajo desarrollado por las emprendedoras en los últimos 23 años, sacándolas del anonimato.

Su autora, la periodista Macu Hervás Moreno, quien tras dos años de trabajo de campo obtuvo la pasada semana la máxima calificación académica de Sobresaliente Cum Laude, tras recorrer casi diez mil kilómetros por el pirineo oscense y grabar más de 400 horas de entrevistas.

La autora de la tesis, Macu Hervás Moreno
La autora de la tesis, Macu Hervás Moreno

Para la periodista y hoy Doctora, la Tesis se apoya en cuatro conceptos indisolubles a lo largo de las 800 páginas de la investigación, Mujer, Pirineo Aragonés, Espacio Rural y Desarrollo Turístico Sostenible, con los que formula la hipótesis de partida: “estaba convencida de que si el turismo es una actividad dinamizadora del medio rural, especialmente en las zonas de montaña, las mujeres que participan en las diversas actividades turísticas contribuyen de forma eficaz, esencial e indispensable al desarrollo global de este nuevo modelo de sociedad rural, multifuncional y sostenible, y quería demostrarlo y cuantificarlo”, comentó Hervás.

Así, gracias a ésta investigación, la primera que se realiza en Aragón aunando estos cuatro conceptos, hoy conocemos el perfil de cómo son las mujeres que han emprendido en el Pirineo aragonés en alguna actividad relacionada con el turismo rural. “Se trata de mujeres mayoritariamente formadas (70%), es decir, con un nivel de estudios alto o medio-alto, que han emprendido entre los 35 y 55 años, casadas (71%), con hijos (84%), con personas a su cargo en más del 20% de los casos, y con un buen dominio de las Nuevas Tecnologías, a las que consideran básicas para su desarrollo y supervivencia. Son mujeres rurales por vivir en ese espacio, pero del siglo XXI”, señaló Hervás Moreno.

Asimismo, cabe destacar que el 69% de las emprendedoras son aragonesas y de éstas, el 47% son del Pirineo, lo que para Hervás éstas cifras demuestran que, “una buena parte de las mujeres del Pirineo del siglo XXI han apostado por quedarse en sus territorios de origen. Pero no sólo ellas ya que el estudio desvela que más de un 30% de las emprendedoras han venido de otras Comunidades Autónomas y de otros países al Pirineo aragonés al objeto de poner en marcha su proyecto vital, lo que permite que se pueda afirmar que éste espacio es uno de los más atractivos a la hora de poner en marcha una actividad en materia de desarrollo turístico, compatible con el desarrollo sostenible y el medio ambiente”.

Por lo que respecta a la forma de las empresas, las mujeres del Pirineo han optado por la fórmula jurídica de “Autónomas” en un 55% de los casos, seguida por la de Sociedad Limitada en un 32% ya que son las que más se ajustan al tipo de empresas que han creado, fundamentalmente familiares, datos que están unidos directamente con el número de empleos creados. “A este respecto, señala Hervás, el 57% de las mujeres emprendedoras no tienen a nadie contratado ni de forma fija ni de forma temporal, ya que la fórmula que mayoritariamente funciona en la montaña es la del trinomio mujer-limpieza-temporada, siendo la propia emprendedora quien asume éstos trabajos con ayuda de otros familiares. Y las que tienen contratadas a otras personas (23%) han recurrido a otras mujeres en el 73% y sólo el 27% tienen contratados a hombres”.

Uno de los alojamientos rurales de una emprendedora
Uno de los alojamientos rurales de una emprendedora

En cuanto a los motivos que llevó a las mujeres a emprender en el Pirineo tres destacan por encima de otras consideraciones: en el 34% emprendieron por inquietud personal y poder ser sus propias jefas; en el 26% lo hicieron de cara a recuperar el patrimonio familiar y sacarle un rendimiento económico; y, en tercer lugar, por continuar con la tradición familiar en el 14% de los casos. “Estas motivaciones están muy arraigadas en el Pirineo y casi podríamos decir que son autóctonas de este territorio ya que históricamente la Casa aragonesa ha tenido siempre un peso muy importante en el desarrollo socio-económico de las montañas”, matizó Hervás.

En este sentido una de las emprendedoras afirmó que “desde muy pequeña, mi abuela me enseñó que lo más importante era mantener la Casa, cuidarla y hacerla prosperar. Y aunque me fui a estudiar fuera, esa idea me gustó como filosofía de vida y volví al Pirineo para seguir la tradición”.

Por último, entre las conclusiones obtenidas Hervás destaca que gracias al emprendimiento de las mujeres, “éstas han dejado de ser invisibles en esta sociedad rural, están contribuyendo a eliminar los estereotipos que las representaban siempre sometidas y en un segundo plano y, sobre todo, han servido de ejemplo a otras mujeres para adentrarse en el mundo de la actividad empresarial en el medio rural. Además, han conseguido mantener viva la esencia de los pueblos del Pirineo al saber conjugar los saberes tradicionales, poner en valor el patrimonio arquitectónico y paisajístico y ser altamente respetuosas con el medio ambiente pensando no sólo en ellas si no en el futuro de sus descendientes ”.

La Tesis ha sido dirigida por las Doctoras de la Universidad de Zaragoza Luisa Mª Frutos, Mari Luz Hernández y Ana Castelló y el estudio se ha desarrollado en las cuatro comarcas del Pirineo aragonés (Ribagorza, Sobrarbe, Alto Gállego y Jacetania), que abarca 135 km de longitud, ocupa una superficie de casi 8.000 km2, agrupa a 81 municipios (con numerosos núcleos y disemidados) y cuenta con una población de algo más de 53.000 habitantes, con una densidad media de población de 6,7 habitantes km2.

Publicado en Aragón Digital