El periodista español Tomás Ocaña recibe dos premios Emmy por su labor de investigación

57

Tomás Ocaña ha obtenido el máximo reconocimiento en la categoría de Periodismo de Investigación Sobresaliente en Español en la 36ª edición de los Premios Emmy Awards, celebrada el pasado lunes en el Lincoln Center de la ciudad de Nueva York, por su trabajo en el reportaje especial “Los nuevos Narcotesoros”.

Además, su labor como parte del equipo de Univisión Investiga también ha sido reconocida con otra estatuilla por “La masacre de Iguala” como mejor cobertura de una noticia de última hora en español.

Estos son el segundo y tercer premio Emmy que se adjudica Ocaña, ya que el pasado año su labor como reportero y productor de “El Chapo Guzmán, el eterno fugitivo” recibió el premio en la categoría de periodismo de investigación.

Ocaña, periodista y abogado madrileño de 31 años, suma estos reconocimientos a los recogidos anteriormente por “Rápido y Furioso”. Un trabajo por el que fue nominado en la trigésimo cuarta edición de los Premios Emmy; que le valió el Peabody Award 2013 a la mejor investigación, y un IRE Award: máximo reconocimiento de la principal asociación de periodistas de investigación de Estados Unidos.

Otro de sus trabajos; el documental “PRESSionados”, sobre la difícil situación del periodismo en América Latina, obtuvo también en marzo de este año el Gracey Award que otorga la “Alliance for Women in Media”.

 

Reportajes sobre el terreno.

Los nuevos narcotesoros” narra la forma en que el crimen organizado ha convertido a la minería ilegal en una fuente de ingresos tan importante como la droga a lo largo de América Latina. El trabajo, encabezado por Gerardo Reyes, obtuvo este año el premio Ortega y Gasset de periodismo en su categoría digital. Para realizarlo, Ocaña, como parte del equipo de Univisión Investiga, se adentró en el corazón de la minería ilegal en el amazonas peruano y recorrió las montañas del estado mexicano de Michoacán.

Univisión Investiga participó en el reportaje especial sobre “La masacre de Iguala” abordando la crisis política que sufrió el Gobierno del presidente mexicano Enrique Peña Nieto tras la matanza de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa. Ocaña se desplazó hasta México acompañando a Gerardo Reyes para analizar y explicar el descontento de la población con la estrategia del Gobierno mexicano de solventar el problema de la violencia basada en eludir el tema.