La misión de la FIP en México pretende acabar con la impunidad en los crímenes a periodistas

80

La misión internacional de la FIP ha concluido sus trabajos en México con un llamamiento urgente al presidente de la República, Peña Nieto, y a la sociedad mexicana para que terminen con la impunidad contra los crímenes a periodistas. Representantes de España, Alemania, Brasil y Perú han protagonizado catorce actos en favor de la libertad de expresión en México. De esta manera se ha puesto en marcha la iniciativa de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) para llevar a cabo una campaña de concienciación nacional en favor de los periodistas.

México está actualmente en los últimos lugares del ránking mundial sobre libertad de prensa, junto con países donde hay conflictos bélicos o fuertes enfrentamientos sociales como Irak, Sri Lanka o Somalia. El cómputo de periodistas asesinados es de 94 desde el año 2000 hasta la fecha, aunque se supone que son muchos más, ya que no hay fiabilidad en las estadísticas oficiales, e impera el oscurantismo informativo. Se cuentan por centenares las agresiones, secuestros, chantajes y extorsiones a la actividad periodística por parte de grupos del crimen organizado que cuenta, en no pocas ocasiones (el 60%, según la comisión de Derechos Humanos), en connivencia con el poder público y grupos de presión propiciados por caciques locales.

Esta situación de alarma justificó que la Federacion Internacional de Periodistas enviara una misión internacional de investigación compuesta por el brasileño Celso Schroeder, vicepresidente de la FIP, y los miembros del comité ejecutivo Wolfgang Mayer, de Alemania; Zuliana Laínez, de Perú; y, Luís Menéndez, de España, a su vez, responsable de las relaciones exteriores de la FAPE.

Durante tres intensas jornadas, en la capital federal y en el estado de Guerrero, la misión internacional de la FIP realizó catorce actividades y encuentros con organismos oficiales, asociaciones profesionales y entidades defensores de los derechos humanos. En un informe la misión destaca los resultados de la misma que se resumen en una firme y contundente critica a la impunidad en la que se producen los crímenes contra los periodistas en México frente a la pasividad o indiferencia del gobierno y la progresiva insensibilización de la sociedad, que asume como normal esta situación criminal. En este sentido la misión entregó al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, un documento con los puntos mas importantes.

Por parte de la FAPE, Luís Menéndez, insistió desde el principio en la necesidad de un vuelco en el clima social sobre esta agresión sin parangón en una democracia americana. En este sentido presentó la iniciativa para la puesta en marcha inmediata de una campaña intensa y extensa para que la sociedad mexicana tome conciencia de que cuando se mata a un periodista se daña la democracia, el convivir común y la madurez educativa de un país. La iniciativa fue muy bien acogida por organismos competentes en la materia como la Comisión Nacional de Defensa de los Derechos Humanos y su director general del departamento de agravios a periodistas, Ángel Pedraza se comprometió a financiarla.

La campaña se coordinará con el Sindicato Nacional de Redactores de Prensa (SNRP), presidido por Fernando Olivas, con la supervisión de la FIP.

La FAPE, que participó posteriormente en el congreso de la FEPALC siempre enfocó con un interés muy especial la situación de los periodistas en el continente americano, y en el caso de México todavía está reciente la repercusión del Premio Manu Leguineche a la periodista mexicana Lidia Cacho, victima también del crimen organizado en este país.

Documento de la investigación