Victoria Pascual: “En China hay mucho control de los medios por parte del gobierno, pero en Hong Kong es diferente”

237

Leticia Celma

La periodista Victoria Pascual Ferreruela ha respondido a las preguntas de la Asociación de Periodistas de Aragón (APA) desde Hong Kong. La aragonesa trabaja como profesora de español, profesión que ejerce desde 2009. No es la primera vez que pisa tierras extranjeras, con anterioridad vivió en Siria y en Jordania. Pascual ha realizado un esbozo sobre su experiencia en estos países y, además, ha analizado la situación del periodismo tanto en España como en otros países, añadiendo los consejos que daría a cualquier profesional de la información que quiera cambiar de residencia.

En la actualidad, ¿desde dónde escribe las respuestas de la entrevista y a qué se dedica?

Vivo en Hong Kong y trabajo como profesora de español en una academia desde hace cinco meses, profesión que llevo ejerciendo desde el año 2009, cuando viví en Siria y en Jordania.

 

Siria, Jordania y Hong Kong, aparte del idioma, ¿de qué otras formas hay que adaptarse?

Cuando vas a otro país, tienes que vivir desde el respeto a sus costumbres y forma de vida, con tu propia manera de entender el mundo, pero sin pensar que lo tuyo es lo mejor. El idioma es fundamental porque te permite acercarte a la sociedad de igual a igual y los locales lo aprecian mucho.

 

Habrá vivido alguna anécdota después de estar tanto tiempo fuera de España.

De vez en cuando me veo envuelta en alguna situación peculiar, así que me lo tomo con humor y suelo escribir de ello en mi blog ‘La nave de Victoria’.

 

Muchos de los periodistas que han emigrado no se dedican a esta profesión, ¿le ha ocurrido a usted?

Sí, yo me fui con un trabajo de profesora, pero no desisto en el intento de poder compaginarlo y trabajar como periodista, mi vocación.

Victoria Pascual Ferreruela 2
Victoria Pascual Ferreruela trabaja desde hace cinco meses en Hong Kong sin olvidar su vocación.

Una persona tan cualificada y preparada como usted, ¿por qué decidió marcharse?

Somos muchos los que nos vamos de un país en el que no se aprecia lo que uno hace o ha hecho y en el que compañeros periodistas en puestos de categoría son los primeros en no luchar por mejorar una situación que afecta a toda la profesión. Es muy triste, pero cuando no tienes ni una oportunidad en años, hay que sacar fuerzas de donde quedan y buscar otras opciones.

 

¿Cuáles eran sus expectativas al comenzar la carrera?

Aprender, disfrutar y poder trabajar como periodista en un medio o un gabinete.

 

¿Se cumplieron?

Sí y no. He trabajado durante muchos años en diferentes lugares donde he aprendido mucho, pero ahora mismo no ejerzo y es un poco frustrante.

 

Se especializó en Oriente Medio. En el panorama actual, ¿hay salida para este tipo de especializaciones?

Creo que sí, pero trabajar fuera siendo freelance es muy complicado por la inseguridad ante la falta de apoyo de las empresas y las condiciones que tienes.

 

Cuéntenos qué importancia tienen los medios de comunicación y la transparencia en Hong Kong.

Desde luego que en China hay mucho control de los medios por parte del gobierno, pero en Hong Kong es diferente ya que, además de la prensa oficial, existe una prensa libre muy potente. Hong Kong tiene un estatuto especial dentro de China y eso se nota. Hay un acceso libre y total a canales como Facebook, Twitter o Youtube que en el resto del país están muy controlados o censurados.

 

Fue responsable de comunicación y marketing del instituto de Cervantes de Ammán en Jordania. ¿Cómo fue la experiencia?

Jordania es un país muy conservador, pero como periodista no encontré ninguna traba en lo que al ejercicio de la profesión se refiere y la experiencia fue muy enriquecedora. Yo trabajé como lo he hecho en España y todo fue muy bien, aunque considero que fue un plus poder conocer bien la cultura y el idioma, ya que la comunicación es mucho más fácil de esta forma. A nivel personal no encontré ningún problema, los jordanos son gente muy agradable y generosa.

 

¿Qué opina de que a los jóvenes españoles que han emigrado se les llame “generación perdida”?

Desde luego que España ha perdido a muchos profesionales cualificados que tardarán años en volver y que no podrán aportar sus conocimientos a un país que necesita un cambio. Sin embargo, creo que no podemos hablar solo de esta parte, ya que también se ha perdido a muchos más profesionales no tan jóvenes y con mucha más experiencia que han sido parte fundamental de unas empresas que ahora les dan la espalda y les dejan en la calle con una edad complicada para volver a entrar al mercado laboral.

A los periodistas que piensan en marcharse, ¿qué deberían tener en cuenta?

Saber elegir el destino, tratar de conocer con antelación la cultura y forma de vida y por supuesto hablar inglés al menos. Además, para mí, formar parte de la APA (Asociación de Periodistas de Aragón) también ha sido importante ya que cuando estuve en Siria sabía que podía contar con el respaldo de la asociación.

 

Desde la distancia, ¿cómo ve la situación del periodismo en España?

Creo que no se aprecia nuestra profesión desde otros sectores, que la figura del periodista que busca la información queda a la merced de las ruedas de prensa sin preguntas o de la información sesgada que ofrecen otras organizaciones e instituciones en pro de su beneficio. Sin embargo, sé que hay compañeros que no cejan en su empeño de luchar y hacer lo que creen, un periodismo real.

 

¿Qué expectativas de futuro tiene?

Ahora mismo seguir trabajando como profesora pero sin olvidar mi faceta periodística. Continuar escribiendo y formándome en las nuevas tendencias que trae el periodismo, mientras apuesto por mi carrera como freelance.