Alfonso Armada y Jacinto Antón enseñan como “cocinar” una buena crónica

40

El director de FronteraD y redactor de ABC, Alfonso Armada, y el periodista de El País, Jacinto Antón de Vez, han explicado los ingredientes que, en su opinión, debe tener una buena crónica durante su participación en la última jornada del encuentro “Cronistas de las dos orillas: historias para contar un mundo en conflicto”, organizado por la UIMP en colaboración con EFE y con el patrocinio de E.ON, que ha dirigido Nemesio Rodríguez, vicesecretario de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), y del que ha sido secretario el vicepresidente primero de la FAPE, Aurelio Martín. 

Para Armada “el desafío del periodista consiste en cómo contamos mejor la historia” y, para ello, se necesita, en su opinión, “ir al terreno, escuchar, persuadir y un editor que comparta esta emoción”. Algo que, a su juicio, escasea en la actualidad a causa de la obsesión de los responsables de los grandes medios por el número de visitas en sus webs, ya que esto no tiene por qué dar beneficios: “La obsesión por el click, por los grandes números, hace que nos olvidemos de lo fundamental”, ha lamentado el redactor de ABC.

Por su parte, Jacinto Antón de Vez, que lleva más de tres décadas ejerciendo el periodismo para el diario El País, ha afirmado que “gran parte de las crónicas nacen de la cotidianidad” y ha instado “a jugar con el yo, pero con un yo con el que el lector pueda identificarse“. En concreto, ha añadido que una buena crónica es aquella que “deja” una imagen en quien la lee y que le permite “elevarse” sobre la realidad del día a día.

En esta misma línea, Antón de Vez ha recomendado documentarse para cada trabajo adecuadamente a través de los libros. A su juicio, “todavía es perceptible la superficialidad de un trabajo que se hace documentándose en Google”.

Ambos ponentes también han coincidido en recomendar la lectura de poesía, para enriquecer la redacción a la hora de abordar este género periodístico. Para el primero, “es imprescindible porque ayuda a extraer la esencia del mundo”. Mientras que para el redactor de El País, “la poesía es un estado de ánimo, que te va diciendo lo que estas sintiendo”.