José Pardina: “Los periodistas asistimos desconcertados a tan magnífico cataclismo, mientras proliferan gurús y profetas”

93

Víctor J. Rodríguez

Director y fundador de la revista Muy Interesante, defiende que la ciencia es cultura y puede ser divertida y accesible para todos. Nacido en Huesca, ha desarrollado gran parte de su carrera profesional fuera de Aragón. Durante los años noventa dirigió la revista GEO, del grupo G+J España-Berteslmann. En 2001 fue elegido director del año por la Asociación de Revistas de información. En 2009 la Asociación premió su exitosa carrera.

 

¿Cómo van las cosas en su revista? ¿Les ha afectado la subida del IVA en sus ventas?
Las cosas van razonablemente bien en MUY INTERESANTE. Tenemos la suerte de contar con una audiencia fiel, sólidamente afianzada, de más de dos millones de lectores (2.242.000 según el último EGM) y mantenemos el liderazgo en el quiosco, con una difusión de 157.561 ejemplares de venta media mensual (datos de OJD). Nuestros suscriptores, más de 55.000, siguen creciendo. Pero la bajada general del consumo ha golpeado al sector revistas, con descensos en los quioscos y caídas de la facturación publicitaria. La subida del IVA también ha afectado indirectamente a la difusión: a pesar de mantener nuestro precio de portada, el impacto de ese impuesto se ha notado negativamente en toda la cadena de distribución, desde el transportista hasta el punto de venta.

 

JPardina&covers

 

¿Cómo ha visto la evolución de los últimos años en el mercado de las revistas divulgativas?
Con preocupación. El conjunto del sector ha experimentado caídas de difusión y audiencia en los últimos cinco años, varias cabeceras han desaparecido del quiosco (Redes, Cómo funciona, Popular Science…) y las que nos mantenemos nos hemos visto obligadas a reducir gastos y plantillas. Por otra parte, la crisis nos ha servido de estímulo para innovar, experimentar y buscar vías de acceso a nuevos lectores, a través de las redes sociales y los formatos multiplataforma de distribución de contenidos, como los móviles y las tabletas. En este momento somos el medio español más popular en Twitter, por encima incluso de El País, con casi tres millones de seguidores. Y la única revista de ciencia con una aplicación nativa para iPad.

 

¿Cree que las web de pago son el futuro de la prensa española?
No lo se, pero lo dudo. Algunos grandes medios parecen ir en esa dirección, con resultados diversos, si no ambivalentes. Probablemente acabe por cuajar algún tipo de fórmula mixta abierta/de pago. Las empresas informativas están obligadas hoy a la agotadora práctica del ensayo-error. Por el momento, nuestra web sigue siendo gratuita, con dos millones y medio de visitantes únicos.

 

¿Internet ha causado más daños que beneficios al periodismo?

Internet es una herramienta formidable: indispensable para hacer periodismo e imprescindible para un periodista. Otra cosa es que haya revolucionado el oficio y puesto patas arriba toda la industria de los medios tal como se conocía desde hace dos siglos.

 

¿La crisis del periodismo se debe más a la baja inversión publicitaria o al conflicto con las nuevas tecnologías?
Ya lo han dicho otros: estamos en medio de una tormenta perfecta en la que convergen la profunda depresión económica española con una crisis global y un cambio tecnológico, sin precedentes en la historia, que ha revolucionado no solo el modo de hacer y transmitir información sino todo el negocio de la comunicación. El desplome de la publicidad durará lo que dure la crisis, pero incluso tras la recuperación el paisaje mediático nunca volverá a ser el mismo. Los periodistas asistimos desconcertados a tan magnífico cataclismo, mientras proliferan gurús y profetas.

 

¿Qué diferencias encuentra entre la situación de los diarios generalistas y las revistas como la suya?
Los diarios viven de la actualidad pero la actualidad es hoy un flujo de información que ya no tiene periodicidad, constantemente renovado a través de webs y redes sociales. Las 24 horas que transcurrían entre la salida de cada nueva edición del periódico han dejado de tener sentido en medio del suministro permanente de noticias. Las otras informaciones que componían un diario clásico (el tiempo, la cartelera, los sorteos, los deportes, la Bolsa…) se encuentran al instante en la red. Solo las firmas, el análisis y cada particular línea editorial-política permanecen como valores diferenciales añadidos. Una revista de divulgación se plantea al margen de la actualidad inmediata, como un conjunto de contenidos reposados, entretenidos, espectaculares y novedosos que responden a un determinado criterio editorial y a formatos diferentes al de la noticia, sin la presión de la actualidad diaria. En nuestro caso intentamos hacer periodismo con la ciencia y el conocimiento, de un modo que resulte comprensible para todos los públicos. La búsqueda de la espectacularidad gráfica, los artículos y reportajes en profundidad, la variedad y la originalidad en el tratamiento de los temas nos liberan de la dictadura de la noticia a la que está sometido un diario por su propia naturaleza. El tempo narrativo y la visualidad del contenido marcan la diferencia en una revista mensual. También nuestro particular concepto editorial: creemos firmemente que la ciencia es cultura y que además puede ser divertida, atractiva y accesible para cualquiera.

 

¿Qué le parece el uso de becarios en las redacciones de los medios de comunicación como mano de obra barata en los últimos años?
No me parece bien. Apenas utilizamos becarios y, cuando lo hacemos, pasan un tiempo mínimo en la redacción, solo como práctica de los másters de periodismo de las universidades con las que colaboramos.

 

Recientemente han proliferado medios online como elConfidencial, Huffington Post, eldiario.es, Alternativas Económicas, lainformacion.com, etc. algunos de ellos subsisten gracias a la publicidad y suscripciones y otros tienen una versión en papel, como Mongolia, La Marea, o Tinta Libre/ info Libre. A su juicio, ¿este tipo de medios son el futuro del periodismo?
Ignoro cuál será el futuro del periodismo y tampoco hay una hoja de ruta que marque el camino. Pero seguro que la reciente compra del Washington Post por parte de Jeff Bezos nos va a proporcionar muchas pistas y sorpresas. Algunos de los nuevos medios que citas –y otros, como Materia, Jot Down – aportan un original planteamiento informativo y de negocio. Casi todos suponen un intento fresco, arriesgado e imaginativo de adaptarse a una nueva realidad. Muchas grandes empresas de comunicación tradicionales no han demostrado tanta rapidez y capacidad de adaptación. Quizá su tamaño se lo ha impedido, como a los dinosaurios…

 

En el último Congreso de Periodismo Digital de Huesca se habló, en una de las ponencias, de la posibilidad de que el futuro del periodismo pasara por una total segmentación del producto, dejando los medios generalistas atrás. ¿Cuál es su opinión de esa idea?
No estoy de acuerdo. Creo que cada cabecera informativa es una particular guía de navegación que responde a un determinado concepto editorial y a un criterio específico para la selección de las informaciones y contenidos que publica. Se puede ser generalista teniendo esa visión global de la realidad, con un criterio propio riguroso, y se puede ser muy segmentado y especializado sin por ello aportar al lector valores básicos como confianza, sentido de comunidad, veracidad y credibilidad.

 

¿Qué piensa de los que hablan de que cada periodista debe crearse una marca personal y emprender en lugar de buscar trabajo en una redacción?
Creo en la fuerza de las marcas, también en las marcas personales. Y me temo que las redacciones ya nunca volverán a ser lo que fueron. Por otra parte, trabajar en una redacción y ser emprendedor no tienen por qué ser incompatibles, más bien al contrario.

 

¿A qué cree que se debe la pérdida de prestigio y escasa valoración de la profesión según las últimas encuestas del CIS?
Lo ignoro. Probablemente a que algunos no estén haciendo bien su trabajo. Hay muchas clases de profesionales del periodismo

 

Me gustaría que me hablase sobre cómo fueron los días de la fundación de Muy Interesante, el origen de su vinculación al proyecto, la consolidación de la cabecera en los kioskos, su principal competencia...
Asistir a la fundación y nacimiento de un medio de comunicación impreso en la década de los ochenta era una de las experiencias profesionales más estimulantes que entonces existían para un joven periodista. Supongo que hoy se debe experimentar algo parecido cuando se participa en el lanzamiento de un nuevo medio digital.

 

Sobre el premio recibido de la Asociación, ¿qué sintió en el momento en que se lo comunicaron?
Sorpresa y agradecimiento. De pronto constaté que llevaba muchos años en el oficio, más de treinta, y 23 al frente de la misma cabecera.

 

¿Qué consejo les daría a los jóvenes que están en las universidades estudiando periodismo?
Que lean libros, que escriban un blog y lo mantengan actualizado, que hagan fotos, que graben vídeos, que sean activos en las redes sociales; que estén a la última sobre las nuevas herramientas del oficio, desde los análisis de métricas y CMS hasta las Google Glass. Que lean más libros.
Y que no desesperen: el futuro es suyo.