La Cátedra DPZ sobre Despoblación y Creatividad de la Diputación de Zaragoza y la Universidad de Zaragoza ha entregado este jueves los premios de la III edición del concurso de relatos y vídeos ‘Qué bello es vivir…en mi pueblo’. El certamen, que pretende dar visibilidad a la vida en el medio rural, recibió este año un total de 30 propuestas.

Durante el acto, presentado por el periodista Miguel Mena, se han premiado siete relatos y cuatro vídeos ambientados en las localidades de Ateca, Quinto, San Mateo de Gállego, Villamayor, Bujaraloz, Caspe y Zaragoza por jóvenes, no tan jóvenes y personas con discapacidad intelectual.

“Lo que se pretende con estos premios es poner en valor a los vecinos que viven en el medio rural y demostrar la ilusión con la que se vive allí. Parece que vivimos aislados pero es un privilegio. Las vivencias y la socialización que tenemos en nuestros municipios no tiene precio”, ha destacado la diputada provincial Pilar Mustieles, quien ha resaltado al mismo tiempo que estos galardones contribuyen a ver la vida en el medio rural desde diferentes prismas.

Por su parte, el director de la Cátedra DPZ sobre Despoblación y Creatividad de la Diputación de Zaragoza y la Universidad de Zaragoza, Vicente Pinilla, ha explicado que los premios “encajan” con la filosofía de este organismo, que pasa no por incrementar los números del medio rural sino en trabajar para que la gente “pueda vivir allá donde elija con la máxima calidad de vida”. “Debemos ayudar a que se difundan políticas públicas que permitan la libertad de elección y la mejora de vida, reducir brechas en servicios, generar oportunidades de empleo, etc. Vivir en el pueblo no es un fracaso, es una libre elección”, ha sentenciado Pinilla.

El objetivo de este concurso es recopilar historias sobre la vida en el medio rural, que sirvan para apreciar y valorar las oportunidades que brindan los municipios. En el concurso podían participar centros educativos, centros especiales de empleo, asociaciones para personas discapacitadas intelectualmente, residencias de ancianos, centros de día y asociaciones de mayores de la provincia de Zaragoza, ya que otro de sus fines es implicar a toda la comunidad para descubrir las muchas historias que se esconden en los municipios zaragozanos.

Relatos

En la modalidad de relatos se han entregado siete premios divididos en cuatro categorías: infantil (de 8 a 12 años), juvenil (de 13 a 18 años), senior (mayores de 65) y personas con discapacidad intelectual. La ganadora de la categoría infantil ha sido Lucía Pilar Sanz López, del Colegio La Salle Franciscana de Zaragoza, con el relato ‘Uncas’; en la categoría juvenil el primero ha sido para Ana María Alcalde Marruelo, del IES Zaurín de Ateca, por su relato ‘El pasadizo’ y el segundo para Paula Latorre Abadía, del Colegio Enrique de Ossó de Zaragoza, por su relato ‘Samper de Calanda’.

En categoría senior los ganadores han sido Pilar Jiménez Diarte, de la Asociación de mayores de Quinto, con ‘El corral de mi yaya’ y María Jesús Gil Gervás, del Aula de educación de adultos de San Mateo de Gállego, con ‘Mi pueblo’. En la categoría personas con discapacidad intelectual, los premiados han sido Leticia Salvo Ibáñez, de la Asociación Utrillo de Zaragoza por ‘Un pueblo, una familia unida’, y el Colegio Los Pueyos de Villamayor por ‘Mi pueblo Villamayor a través de los sentidos’.

Vídeos

En la modalidad de vídeos se han entregado cuatro galardones en dos categorías: infantil y juvenil (de 8 a 18) y personas con discapacidad intelectual. El galardón principal de la primera modalidad ha sido para ‘Yo me quedo’, del grupo de 2º de la ESO del IES Sabina Albar de Bujaraloz, en el que una pareja de turistas extranjeros se pierde en su camino a la playa y terminan en Bujaraloz, en donde sus habitantes les enseñan la localidad, sus lugares emblemáticos, costumbres y tradiciones, convenciéndose de quedarse a vivir allí. El segundo premio de esa modalidad ha sido para ‘Senderos de silencio’, de Sofía Lafuente, del Colegio Enrique de Ossó de Zaragoza, en el que el abuelo de la autora reflexiona sobre sus recuerdos de la infancia y juventud en el pueblo, con un modo de vida que él creía que iban a durar para siempre, pero, como tantos otros, tuvo que abandonar su localidad natal.

En la categoría de personas con discapacidad intelectual, los ganadores han sido la Asociación Utrillo de Zaragoza por su vídeo ‘Cambio de vida’, en el que la COVID rural está aburrida y llama a su prima, la COVID urbana, que está estresada de tanto contagiar a la gente y deciden intercambiar sus lugares de residencia. Al final ambas descubren que se vive mejor en los pueblos y deciden ayudar a la gente y colaborar para mejorar las condiciones de vida en los pueblos. El segundo premiado de esta categoría ha sido la Asociación de Ayuda a las Personas con Discapacidad de Caspe y Comarca (Asadicc) de Caspe por ‘La vida a un paso’, en el que reflejan que en los pueblos se puede tener un mayor contacto con la naturaleza, con los amigos, con el comercio local, con la historia… todo está muy cerca, por lo que los autores se sienten muy afortunados de vivir allí.

Premios

Los ganadores de cada modalidad han recibido un trofeo artístico y 300 euros para gastar en biblioteca y material docente y lúdico. Además, se han concedido también varias menciones especiales, dotadas de un trofeo y 125 euros en gasto en biblioteca y material docente.