La degradación de las condiciones laborales de los corresponsales afecta a su seguridad

922

La crisis que atraviesan los medios desde hace años también ha azotado en gran medida a la figura de los corresponsales y enviados especiales a zonas de conflicto, dejándolos en “una mala situación” y reduciendo su número, advierte Ángeles Espinosa, corresponsal de El País en Dubái, en su intervención en el Taller ‘Corresponsales: nuevas audiencias y herramientas digitales’, organizado el 27 de mayo por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) con el apoyo de Facebook Journalism Project.

Mayte Carrasco, corresponsal de guerra en Oriente Medio, Sahel y Latinoamérica y CEO de The Big Story Films, manifiesta que en los últimos años se ha producido “una degradación de las condiciones laborales de los corresponsales y eso afecta también a su seguridad”. La precariedad es tal que “el periodismo freelance en zonas de conflicto es insostenible”, sobre todo cuando se trabaja para medios españoles, denuncia. “Los medios internacionales cuidan mucho más al reportero de guerra”.

Seguridad de los periodistas en conflictos armados

La seguridad de los periodistas enviados a lugares de conflicto también es clave para comprender la situación que estos profesionales están atravesando. Para Mayte Carrasco, en esos países se han convertido “en el objetivo de los terroristas y en moneda de cambio comercial, sobre todo en Oriente Medio y en África”. En cifras, agrega Carrasco, “los asesinatos a periodistas en los últimos cinco años han aumentado un 18%”.

Sobre este tema se muestra francamente preocupado Gervasio Sánchez, fotoperiodista especializado en conflictos armados que trabaja en Heraldo de Aragón. El veterano periodista señala que “hay muchos medios de comunicación que han decidido no enviar profesionales a zonas de conflicto por ser peligroso”. Este hecho, advierte, provoca que “los conflictos sufran un apagón, y un conflicto apagado, sin imágenes y sin testimonios hace que la población civil sufra más”.

Al respecto, Sánchez realiza un alegato en pro de continuar “iluminando fuertemente las zonas oscuras del mundo donde ocurren brutalidades tremendas”. “Es muy importante que los medios de comunicación serios sigan apostando por la calidad informativa y enviando a periodistas protegidos y bien tratados económicamente a los lugares más oscuros del mundo”, manifestó.

El fotoperiodista también llama la atención sobre las muertes de periodistas locales en zonas de conflicto: “La inmensa mayoría de los periodistas que mueren en zonas de conflicto son locales”. Un hecho que también corrobora Mavi Doñate, corresponsal en Asia-Pacífico de RTVE, quien añade que en el caso de China, “los que peor lo pasan son los periodistas locales; y dependiendo del medio y del país que seas, así te tratan”.

La tecnología, un aliado para los corresponsales

A pesar de que la irrupción de las nuevas tecnologías motivó, en gran medida, la crisis que en la actualidad sufre la profesión, Ángeles Espinosa considera que estas nunca deben ser vistas como un enemigo para los periodistas, sino un aliado: “El problema no viene de la tecnología, viene de su uso”. Los periodistas participantes en el taller defendieron su uso por su papel facilitador en la tarea de informar, así como porque permiten la amplificación de su mensaje. “Deben estar al servicio del periodismo y no al revés”, añade Espinosa.

Por su parte, Mikel Ayestaran, periodista freelance multimedia en Oriente Medio y cofundador de 5W, defiende su uso como una herramienta más de trabajo: “El trabajo del corresponsal ha cambiado y las redes son una herramienta impresionante”. No obstante, advirtió de que la clave continúa siendo lo que contamos, la historia: “Ha cambiado el formato y la forma de comunicarnos, pero la clave sigue siendo el contenido”.

Ayestaran también manifiesta la necesidad de incorporar equipos especializados en redes sociales y web para informar en conflictos. “Todos sabemos que la web es el futuro, pero seguimos haciendo el mismo tipo de cobertura”. Por ejemplo, explica el periodista, la mayoría de las imágenes que han trascendido del conflicto de Gaza “no son de una gran agencia ni las ha hecho un gran medio, sino que han salido directamente de TikTok, esa ha sido la plataforma más usada por los ciudadanos” de la zona.

Por su parte, añade Mavi Doñate, de nada “sirve tener un buen ordenador o una cámara de última generación si no tienes ojo para mirar o una historia que contar”. Al respecto, Mayte Carrasco apuntó la necesidad de volver a un periodismo de carácter humano, poniendo el acento en las personas. “Haya la tecnología que haya, lo más importante es volver a hacer las historias de siempre, el periodismo que hacían David Beriain y Roberto Fraile, historias que tengan esa ética y deontología periodística que hemos perdido”, resalta.

Homenaje a David Beriain y Roberto Fraile

Esta tercera sesión rinde homenaje a los reporteros David Beriain y Roberto Fraile, asesinados en Burkina Faso a finales de abril. Con ellos, recuerda Mariela Rubio, periodista de la Cadena SER moderadora el taller, “se alcanza la triste cifra de 12 reporteros españoles asesinados desde 1980. Rubio aprovecha la ocasión para informar de que, próximamente, la APM inaugurará un espacio especial en su sede dedicado a ellos: Luis Espinal, Juantxu Rodríguez, Jordi Pujol Puente, Luis Valtueña, Miguel Gil Moreno, Julio Fuentes, José Luis Percebal, Julio Anguita Parrado, José Couso, Ricardo Ortega, David Beriain y Roberto Fraile.

De alguna manera, todos ellos estuvieron presentes en esta tercera sesión de esta iniciativa enmarcada en los Talleres ‘Nuevas audiencias y herramientas digitales – 125 aniversario de la APM’ que la APM ha celebrado los días 20 y 27 de mayo y que pretenden “alentar el debate sobre el estado actual y futuro de la profesión periodística y, por otro lado, contribuir a la formación, cumpliendo así con la misión formativa de la APM”, señala su presidente, Juan Caño.