La periodista Gloria Bayo ha puesto en marcha el proyecto NoGurú Comunicación, una agencia que trabaja con estrategias y formatos a veces más allá de los convencionales, apoyados en el storytelling. Bayo (1984) asegura que “cada marca o profesional es diferente y como tal, lo será su voz y su forma de comunicar“.

Con experiencia en medios de comunicación como Aragón Radio, El Confidencial Digital o Aragón Press, y en gabinetes de comunicación política, Gloria Bayo inicia su aventura emprendedora con NoGurú Comunicación. “Es importante crear redes de colaboración. Ser autónomo no debe ser equivalente a estar o sentirse solo“, apunta.  

¿Cómo nace NoGurú Comunicación?

Mi primera vez trabajando por cuenta propia duró dos años largos y terminó al nacer mi hija mayor, en 2017: siempre tuve la sensación de que no me había dado de alta como autónoma desde el convencimiento y hubo demasiadas cosas que me hubiera gustado enfocar de otra manera.

Después de una etapa como asalariada, esta segunda vez como emprendedora tenía que haber comenzado al concluir el permiso de maternidad al tener a mi segundo hijo, en el ya lejano mes de marzo de 2020, pero llegó la pandemia y todo se paró…

Pude retomar la intención de ejercer como freelance en septiembre de 2020 al amparo de La Colaboradora, uno de los ecosistemas de emprendimiento del Ayuntamiento de Zaragoza. Gracias a ese acompañamiento y a la formación que me han facilitado, he podido levantar y echar a rodar mi proyecto como no supe (ni pude) hacerlo en esa primera experiencia por cuenta propia. 

¿Cuál es la propuesta de valor que ofreces como periodista en NoGurú dentro de un mercado en el que cada vez hay más agencias de marketing y relaciones públicas?

El hecho de haber ejercido el periodismo en primero en medios de comunicación y después en empresas e instituciones es lo que sostiene la propuesta de valor de NoGurú.

Mi intención es aportar creatividad e innovación a entornos con tendencia a la parálisis y de resistencia al cambio (siempre se ha hecho así), algo que sucede en muchas pymes familiares o de segunda generación y en determinadas instituciones públicas y políticas.

Se trata de trabajar con estrategias y formatos a veces más allá de los convencionales, apoyados en el storytelling –el relato– para que el trabajo estratégico funcione en el largo plazo. Mi objetivo es crear historias y contenidos a conciencia, con sentido y a medida, y eso es algo que no se puede producir “en serie”, como ocurre en ocasiones en las agencias: en términos de comunicación, lo que le funciona a una start-up no tiene por qué hacerlo en el caso de un partido político o una tienda de barrio. Cada marca o profesional es diferente y como tal, lo será su voz y su forma de comunicar.

En este sentido, ¿qué resulta imprescindible para conectar con el cliente y diseñar acciones de comunicación de una manera personalizada?

Además de la formación en comunicación, la escucha activa y la empatía son fundamentales; los gurús por definición no escuchan, sino que sientan cátedra desde sus púlpitos, y por eso escogí ese nombre para mi proyecto (NoGurú). No soy ni espero ser una gurú, sino alguien que sabe de comunicación y que puede ayudar a otros a comunicar mejor.

Escuchando (de verdad) al cliente es posible detectar los problemas o frustraciones que les surgen por lo que podríamos denominar una ‘mala comunicación’, ésa de la que decimos que no funciona o que no es coherente con quienes somos como marca o empresa. Sólo así podemos darle el servicio que realmente necesita quien acude a nosotros, y si le hemos sido útiles, volverá a confiar en nosotros y nos recomendará a otros.

¿Qué te han aportado tus experiencias profesionales anteriores a la hora de poner en marcha tu propia agencia?

La experiencia profesional de haber ejercido como periodista ‘clásica’ en medios y como gestora de redes sociales en otro tipo de empresas me ha aportado herramientas y recursos para trabajar las competencias de puesta en escena, redacción de mensajes clave, presencia en redes, etc.

Además, ya que mi primer amor fue la radio, estoy retomando todo lo aprendido en los años que pasé trabajando en informativos y programas para especializarme en la producción de podcasts corporativos y colaborar en proyectos relacionados con la ficción sonora.

¿Qué le dirías a quien está planteándose emprender en el sector de la comunicación?

Para empezar, ármate de paciencia y de tu certificado digital y ve a la Seguridad Social y a Hacienda con todo el ánimo del que dispongas… Superado el trámite, acompáñate de un buen gestor para llevar todo el papeleo y la contabilidad, y así poder centrarte en tus clientes.

Resístete a la tentación de fijar el precio de los servicios que ofreces por debajo de lo que realmente valen: si sólo te contratan por el bajo precio, serás un profesional infeliz e insatisfecho y todos los clientes acabarán resultando tóxicos.

Por último, ten a mano compañeros y aliados dentro del gremio, para esos momentos en los que fallan los ánimos y también para compartir tus éxitos y –¿por qué no? – crear redes de colaboración. Ser autónomo no debe ser equivalente a estar o sentirse solo