La periodista Aurora Martínez, Premio Extraordinario Fin de Carrera

1338
Aurora Martínez codirige 'Bosnerau Producciones'. (Autora: Rocío Serrano Mur)

La Universidad de Zaragoza ha distinguido la trayectoria académica de Aurora Martínez, asociada de Periodistas de Aragón, con el Premio Extraordinario Fin de Carrera en el Grado en Periodismo. Nacida en Zaragoza en 1998, codirige Bosnerau Producciones, productora que concibe la radio como un medio para contar historias y explorar otras posibilidades sonoras. Tras su primera serie de ficción, ahora se encuentra inmersa en el programa ‘De boca en boca’ de Aragón Radio, donde ella y el periodista Miguel Remiro exploran todo aquello relacionado con la comida en sentido muy amplio.

En la ficción ‘Bosnerau’ interpreta a Alodia Berges, una niña de 12 años testaruda y con ganas de huir de sus responsabilidades.

En su Trabajo de Fin de Grado, presentado en julio de 2020, Aurora Martínez reivindicó el importante papel que la cultura debe tener en los informativos de la radio generalista. Y fruto de esa convicción “unos días después, me encontré montando mi propia empresa con uno de mis mejores amigos [Miguel Remiro] para poder realizar actividades de radiodifusión, programación, distribución y producción de programas de radio”. Seguidamente, nació Bosnerau, su primera serie de ficción sonora para Aragón Radio donde se encargaron de gestar la idea original, el guion, la dirección, la producción, la realización sonora y la interpretación. En su caso, dio vida a Alodia Berges, una niña de 12 años testaruda y con ganas de huir de sus responsabilidades, y lo hizo demostrando lo aprendido durante sus dos años de formación en estudios de Doblaje a cargo de Estudios Roma.

Pero la voz de Aurora Martínez, más allá de Alodia, ya era conocida para la audiencia de la radio autonómica. Unos meses antes de dar a luz a Bosnerau, había dirigido entre marzo y abril de 2020 -en pleno confinamiento- la ficción sonora ‘Enjaulada’ junto con sus compañeros de último curso de Periodismo. Una ficción que denunciaba los casos de violencia de género durante este periodo. “Lo hicimos con los medios que teníamos en casa (grabadoras de móvil y reuniones vía Skype para ensayar guiones) para denunciar esta lacra social”, detalla.

Aurora Martínez se decanta por el periodismo cultural, sin cerrar otras puertas, y reconoce que en su amor por contar historias han influido las “horas y horas bien invertidas” entre libros. “Siempre he amado contar historias y sobre todo leer algunas tan bellas como las que escribe Irene Vallejo quien me eligió el pasado mes de noviembre para entregarle el premio de literatura de la Fundación José Antonio Labordeta. Fue un honor que pensase en mí: la base de este acto, según me contó Irene, es que el premiado debe elegir a una persona joven, creativa y prometedora para entregárselo, porque es una manera de apoyar trayectorias que despegan”.

Aurora Martínez entrega a Irene Vallejo el premio de literatura de la Fundación José Antonio Labordeta. (Heraldo de Aragón)

Y entre ficciones sonoras, programas de gastronomía, y entregas de premios, Aurora Martínez todavía guarda algo de tiempo para otra “parte fundamental” de su vida: el ballet. “A los tres años empecé a bailar ballet en el Colegio Tomás Alvira, con una profesora extraordinaria que daba la casualidad de que además era mi madre; Mar Sanz. A los nueve, empecé a compaginar esa actividad con las horas de formación en una de las academias de ballet más importantes a nivel nacional, el estudio de María de Ávila, donde estuve hasta los 19 años al tiempo que estudiaba la carrera”, destaca.

Si Aurora Martínez tuviera que poner un titular a su trayectoria personal hasta la fecha, sería el siguiente: “Bailo, actúo, leo, escribo, locuto y repito constantemente para tratar de mejorar”.