La pandemia supone el regreso a la esencia del periodismo como servicio público

731

La crisis ocasionada por la covid-19 ha consolidado la necesidad del periodismo, el regreso a su esencia como servicio público y la llegada de un lenguaje diferente a la hora de narrar la información, en lógica respuesta al cambio tecnológico y de escenario vivido. Estas son algunas de las conclusiones de la Jornada ‘Los medios de comunicación ante la crisis de la covid-19’, que se ha celebrado este miércoles, organizada por la FAPE con la colaboración de Repsol, dentro de su ciclo de debates y que ha podido seguirse por streaming.

“Está claro que la pandemia ha acelerado la transformación, nos ha hecho volver a las raíces del periodismo auténtico, el de servicio, el de estar cerca de la gente”, ha afirmado Encarna Samitier, directora de 20 minutos, ponente de la primera de las dos mesas de debate que, moderada por Silvia Intxaurrondo, directora y presentadora de Telenoticias de Fin de Semana de Telemadrid, ha cuestionado si ha acelerado la crisis sanitaria la reinvención del periodismo.

En medio de la crisis, algunas cosas han cambiado a mejor, según María Ramírez, subdirectora de elDiario.es, un medio en el que, a raíz de la crisis de la covid-19, quien abre las reuniones es la jefa de Sociedad, mientras que antes era el jefe de Política quien marcaba la agenda: “Nos hemos visto obligados a volver a la esencia, al servicio público, y esto ha llegado para quedarse”.

Sobre las previsiones en el sector para un futuro próximo, ha sido el presidente de la FAPE, Nemesio Rodríguez, quien, en la presentación de la Jornada, ha destacado que “el cambio de paradigma del todo gratis al cobro de los contenidos a los usuarios ha abierto un conflicto entre los editores, apoyados en algunos casos por los gobiernos, y las plataformas digitales, a las que se está reclamando que paguen también por los derechos de utilización de lo que producen medios y periodistas, informaciones y datos que les permiten obtener grandes beneficios económicos.” La lucha por los derechos de autor se hará cada vez más dura, ha asegurado.