Fotoperiodistas de Aragón exige a la DGA que facilite el ejercicio de su profesión

1354

Llevamos desde marzo soportando severos condicionantes en nuestro trabajo de informar gráficamente sobre la crisis de la covid-19. Primero era por prudencia, después por razones sanitarias y ahora ya es porque sí.

El pasado domingo 27 de diciembre comenzó la campaña de vacunación y en Teruel no se permitió tomar fotografías. En Zaragoza se reprendió a los fotoperiodistas que intentaban hacer su trabajo desde el exterior y tras un cristal de la residencia donde se iba a realizar el acto. La presencia de fotógrafos en la sala estaba limitada al oficial del Gobierno de Aragón además de los compañeros de TVE y Aragón TV, y el personal sanitario y de la residencia.

También acudieron las Consejeras de Salud y Servicios Sociales y cinco asesores de comunicación del propio Gobierno. El acto era de una relevancia pública incuestionable.
Llevamos desde marzo soportando que se nos tache de irresponsables, de invadir la intimidad de las víctimas de esta enfermedad y de no tratarlas con respeto. Todo ello es falso.

Es a nosotros a quienes se nos trata de forma irrespetuosa, porque cuando a un profesional no se le permite hacer su trabajo se le está faltando al respeto. Pero, sobre todo, al no permitirnos llevar a cabo nuestra labor, se está impidiendo que la ciudadanía tenga acceso a diferentes fuentes de información gráfica. Se le está negando su Derecho a la información.

Por eso, desde la Asociación Profesional de Fotoperiodistas de Aragón exigimos que se reoriente la política de comunicación del Gobierno de Aragón y que se facilite la labor de quienes ejercemos el fotoperiodismo desde la profesionalidad, el rigor y el respeto.