La covid-19 “infecta” al Periodismo: censura, autocensura y más desinformación que nunca

620
Mónica Sanz, Alipio Gutiérrez, Nemesio Rodríguez, Esther López Palomera, Gervasio Sánchez y Raúl Magallón

El presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha asegurado esta mañana que cuando surge una crisis con la gravedad de la actual los medios deben actuar “con el máximo rigor, verificando y contrastando los hechos, huyendo de las especulaciones sin fundamento, apoyándose en las opiniones de expertos de reconocido prestigio, rechazando la tentación de convertir la información en espectáculo y evitando dejarse contaminar por la polarización política”. Si se incumplen estas premisas, “a nadie puede extrañar que los ciudadanos recurran a otras fuentes de información aunque sean tóxicas”, porque “ocultar la información es el mayor incentivo para que se imponga la desinformación”. 

Nemesio Rodríguez ha inaugurado la primera de las dos Jornada del ciclo de debate ‘Los medios de comunicación ante la crisis de la Covid-19’, organizado por la FAPE y Repsol, en la que se han tratado dos aspectos fundamentales que han condicionado el trabajo de los periodistas a la hora de abordar la pandemia: el pulso con las administraciones públicas y la avalancha de bulos que estamos padeciendo.

Tras Rodríguez, ha llegado el turno de Raúl Magallón, autor de los libros Unfaking News. Cómo combatir la desinformación y Desinformación y Pandemia. La nueva realidad. El también profesor del Departamento de Comunicación de la Universidad Carlos III de Madrid ha realizado una reflexión  sobre el papel de los medios ante la crisis de la COVID-19, destacando la necesidad de practicar el buen periodismo, limitar los vectores de desinformación y ser más críticos con las voces políticas y mediáticas “que dicen representar nuestro sistema de creencias pero que no tienen ningún problema en distorsionarlo”.

Por su parte, Esther López Palomera, adjunta al director de eldiario.es, ha señalado que “los periodistas están aquí para preguntar, repreguntar, cuestionar y dudar de todo lo que Gobierno y Oposición intentan vendernos como verdades absolutas”, porque, últimamente, “nos ofrecen más propaganda que información”.

El director de contenidos de Salud de RTVM y vicepresidente 1º de la Asociación de Informadores de la Salud (ANIS), Alipio Gutiérrez, ha explicado en su intervención que esta pandemia “nos sirve para reivindicar, una vez más, la importancia de la especialización en el periodismo”, máxime si hablamos de salud.

El periodista y fotógrafo de Heraldo de Aragón y Premio Nacional de Fotografía, entre otros, Gervasio Sánchez ha completado esta primera mesa de debate y ha hablado de la censura impuesta a los medios, utilizando “argumentos peregrinos”, para acceder a las zonas más sensibles de la pandemia. “Es culpa de todas las administraciones de este país: Mentiras, mentiras y mentiras ha sido la actitud de los gobiernos central y autonómicos para sepultar la realidad de lo que ha ocurrido”.

Bulos versus información en la crisis del coronavirus

Tras una pausa, ha comenzado la segunda mesa redonda: ‘Bulos versus información en la crisis del coronavirus’, con Mónica Tourón, secretaria general de la APM, como moderadora. En la introducción del debate, Tourón ha recordado que tanto la Asociación de la prensa de Madrid como la FAPE han insistido siempre en que el mejor remedio contra los bulos es la buena información, que debe cumplir tres normas: verificación, jerarquización y contextualización, y ha hablado sobre la importancia de la credibilidad en el oficio de periodista y de la amenaza real de que esa credibilidad resulte herida.

Manuel Campo Vidal, periodista, doctor en Sociología y presidente de Next Educación, ha sido el primero de los tres ponentes en intervenir, asegurando que no recuerda una situación en la que se produjera la cantidad de noticias falsas que están apareciendo en la crisis del coronavirus. “Estamos en un festival mundial del bulo que llega a todos los países”, y esto es posible porque estamos en un momento de máxima hipersensibilidad de la ciudadanía, porque hablamos de una crisis sanitaria pero hay seis concatenadas: sanitaria, política, económica, geoestratégica, de valores y de comunicación, y por la sobreactuación de los agentes de la desinformación.

Clara Jiménez, cofundadora y CEO de Maldita.es., ha afirmado que estamos ante la mayor ola de desinformación que hemos visto nunca y que ha ido cambiando a lo largo del tiempo de pandemia. En el primer tercio del confinamiento (marzo, abril) era, sobre todo, sobre falsas medidas de prevención y falsas curas; en el segundo tercio (mayo, junio), sobre la desescalada y de carácter político, y en el tercer tercio, sigue abundando la desinformación política y ha entrado la relacionada con el movimiento anticientífico.

Por último ha tomado la palabra Gabriel Sanz, corresponsal político de Vozpópuli, quien ha explicado que “las redes sociales han sido muy buenas en otros aspectos, pero han introducido una sensación falsa de democratización del poder y de la voz pública”.