Violentas reacciones en todo el mundo tras la reedición de las caricaturas en ‘Charlie Hebdo’

764

La decisión del semanario satírico francés Charlie Hebdo de volver a publicar las caricaturas de Mahoma en su portada ha desatado violentas reacciones y amenazas. Reporteros Sin Fronteras (RSF) hace un llamamiento a los líderes mundiales que participaron en la histórica marcha en París en enero de 2015 para que respondan de nuevo ahora y eviten una nueva tragedia.

“Es urgente volver a conectar con el espíritu de tolerancia y fraternidad que prevaleció tras el tiroteo de Charlie Hebdo, pide el secretario general de RSF, Christophe Deloire. “El respeto de las normas jurídicas internacionales que protegen la libertad de expresión no es solo una obligación. Los jefes de Estado y de gobierno tienen el deber de garantizar el respeto de esas normas, obviamente, pero también tienen la responsabilidad de promover dicho respeto”.

RSF lamenta el hecho de que las peligrosas declaraciones de algunos líderes no hayan sido suficientemente cuestionadas. Turquía fue uno de los primeros países en reaccionar a la reedición de las caricaturas que provocaron los ataques terroristas de 2015. El Ministerio de Asuntos Exteriores turco condenó su publicación en un comunicado, mientras que el gobierno criticó al presidente francés por defender el derecho a la blasfemia.

Pocos días después, el 8 de septiembre, el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, calificó la reedición de las caricaturas de “gran pecado imperdonable” y dijo que “el pretexto de la libertad de expresión invocado por algunos políticos franceses para no condenar este gran crimen debe ser rechazado como equivocado y demagógico”.

La organización Al Qaeda también amenazó abiertamente al personal de Charlie Hebdo. El atentado de 2015 “no fue un incidente aislado”, ha dicho la organización terrorista en el número de una revista dedicado a los atentados contra el World Trade Center y otros objetivos de los Estados Unidos en 2001 que publicó el 11 de septiembre. Al Qaeda acusó al presidente francés Emmanuel Macron de “haber dado luz verde” a la reedición de las caricaturas y emitió esta advertencia: “Si su libertad de expresión no respeta ningún límite, prepárense para afrontar la libertad de nuestras acciones”.

Turquía ocupa el puesto 154 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020 de RSF e Irán, el 173.