Belén Giraldos, alumna del grado en Turismo, realiza como guía sus prácticas en el castillo de Grisel gracias al Programa Desafío

Desde su puesta en marcha en el año 2018, el programa Desafío, el ‘Erasmus rural’ con el que estudiantes universitarios hacen prácticas en empresas, instituciones y asociaciones de los municipios zaragozanos, ha tenido una excelente acogida. Suma ya 60 jóvenes que han adquirido una experiencia laboral y vital en organizaciones creativas e innovadoras emplazadas en municipios de la provincia de Zaragoza.

Este verano son más de 20 jóvenes universitarios de Trabajo Social, Historia del Arte, Economía, Veterinaria, Turismo, Bellas Artes, Información y Documentación, Marketing e Investigación de Mercados, así como del Máster de Operaciones Productivas y Logísticas, los que están haciendo prácticas en las Comarcas del Campo de Daroca, Bajo Cinca, Calatayud, Ribera Alta del Ebro, Ribera Baja del Ebro, Valdejalón, Tarazona y el Moncayo. Este número podría aumentar durante este año ya que las prácticas pueden desarrollarse hasta el 31 de diciembre.

En esta tercera edición, Desafío vuelve a triplicar su presupuesto pasando de 30.000 a 100.000 euros, y por primera vez incluye una línea de becas específica para recién graduados denominada Programa Arraigo, que ha permitido a dos estudiantes que han acabado su titulación poder hacer prácticas en la zona de la provincia en la que reside, en este caso en Torrijo de la Cañada y Bubierca, de la comarca de Calatayud.

Programa impulsado desde la Cátedra DPZ sobre Despoblación y Creatividad

El programa Desafío es una de las líneas de trabajo que ha impulsado desde su creación la Cátedra DPZ sobre Despoblación y Creatividad, la primera cátedra de este tipo que se constituyó en España. Se financia mediante una aportación económica de la Diputación de Zaragoza y se gestiona a través de Universa, el Servicio de Orientación y Empleo de la Universidad de Zaragoza.

Belén Giraldos Jiménez está cursando su último año del grado de Turismo y es una de las estudiantes que este año está realizando sus prácticas en el castillo de Grisel, en la comarca de Tarazona, gracias al Programa Desafío. Comenzó el 9 de agosto y finalizará el 27 de septiembre para completar las 200 horas de prácticas de su titulación, y como la mayoría de sus compañeros valora muy positivamente el programa y lo recomendaría a otros estudiantes universitarios. Entre sus funciones está realizar la recepción y salida de los visitantes, así como hacer visitas guiadas a esta fortaleza gótica del siglo XIV.

Tamara Martínez, egresada en Historia del Arte, está en Torrijo de la Cañada, censando y catalogando más de 400 bodegas rupestres excavadas en un cerro

Tamara Martínez ha terminado este curso el grado de Historia del Arte y está realizando prácticas extracurriculares desde el 8 agosto hasta el 8 de octubre en Torrijo de la Cañada, en la comarca de Calatayud. Este pueblo está recuperando su más de 400 bodegas rupestres excavadas en un cerro del pueblo, por lo que la función principal que está desarrollando es la de censar y catalogar las bodegas a través de sus medidas, materiales o peculiaridades.

El municipio quiere realizar una ruta para visitar las bodegas y así utilizarlas para fomentar el turismo rural de la zona, ya que ahora la mayoría están abandonadas. Recomienda esta experiencia “rural” porque “aprendes cosas que en mi grado de Historia del Arte no había visto, como son las bodegas subterráneas o la geolocalización de las mismas”, además de “fomentar el mundo y el turismo rural”

Otra de las novedades de esta convocatoria es que tanto los estudiantes de Desafío como los graduados de Arraigo pueden asistir a un curso para conocer mejor el entorno en el que van a realizar sus prácticas. Esta formación se denomina ‘Tu desafío: conocer el mundo rural y sus posibilidades’.