La FAPE respalda al periodista Pedro Lechuga ante la censura por Amazon de un libro sobre la COVID-19

747

La Junta Directiva de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha decidido respaldar al periodista Pedro Lechuga en su queja sobre la decisión de Amazon de colocar como condición previa la eliminación de referencias a la pandemia para la publicación de su libro sobre la COVID-19.

Pedro Lechuga asegura que Amazon se ha negado a distribuir el libro ‘COVID-19-PERIODISTAS’, en el que se recoge la opinión de profesionales del periodismo de 19 países diferentes sobre el reto de informar sobre la pandemia, por estimar que no cumple con sus pautas de contenido.

Según informa Pedro Lechuga, esta empresa le comunicó por email que “debido a los rápidos cambios en la información sobre la enfermedad COVID-19, estamos remitiendo a los clientes a fuentes oficiales de información sanitaria sobre el virus. Le recomendamos que elimine las referencias a la COVID-19 que aparecen en este libro.”

Los países elegidos por Pedro Lechuga, presidente de la Asociación de Periodistas de León y decano del Colegio de Periodistas de Castilla y León, para elaborar el libro fueron Alemania, Argentina, Australia, Brasil, China, EEUU, Egipto, España, Francia, Holanda, Inglaterra, Italia, Marruecos, México, Portugal, República Dominicana, Rusia, Turquía y Venezuela.

La FAPE reconoce el derecho legal de Amazon a negarse a distribuir el libro, pero considera que la condición para publicarlo –la eliminación de las referencias a la COVID-19- supone una acción de censura ejercida por un particular por cuanto impide el acceso del público en general a un contenido concreto, en este caso un contenido informativo en forma de libro.

La censura restringe el ejercicio de la libertad de expresión, de la libertad de información y de la libertad de creación literaria, artística, científica y técnica.

En este caso concreto, la negativa de Amazon a la distribución del libro podría considerarse que atenta contra los tres citados derechos.

Por otra parte, remitir la información sobre la COVID-19 a las fuentes oficiales restringe de una manera clara la libertad de prensa, elemento imprescindible para garantizar el derecho de información de los ciudadanos, ya que no siempre cumplen la condición de veracidad.

La pluralidad de las fuentes y de las opiniones son elementos fundamentales para que el periodismo cumpla su papel de servicio esencial. De no ser así, estarán privando a los ciudadanos de la información que necesitan para ser libres y capaces de gobernarse a sí mismos.