Informadores gráficos piden el cese de los ‘pool’ de fotografía y vídeo

467

La Asociación Nacional de Informadores Gráficos de Prensa y Televisión (Anigp-TV), vinculada a la FAPE, solicita a instituciones y organismos públicos, como el Congreso de los Diputados, el Senado, las comunidades autónomas, los ayuntamientos y las diputaciones provinciales, entre otros, así como a instituciones privadas, que comiencen a reducir de manera paulatina los regímenes de ‘pool’, tanto fotos como vídeos y notas de prensa remitidas, para que los periodistas gráficos puedan regresar lo antes posible a su trabajo, cumpliendo con las medidas de seguridad que marque el Gobierno.

Para la Anigp-TV, sería muy lamentable y un atentado contra el derecho a la libre información que se aprovechara esta situación de emergencia para teledirigir consignas e informaciones de una parte a la sociedad, contribuyendo, además, a un mayor deterioro de la situación laboral de los profesionales.

Lejos de reclamar ayudas, esta organización de profesionales, una gran parte afiliados al régimen de autónomos, solicita regresar a su trabajo en el porcentaje de personas y medidas que marque el Ministerio de Sanidad, con el fin de ir aumentando paulatinamente el porcentaje de fotoperiodistas en los lugares donde se produce la noticia, para realizar su trabajo, pudiendo paliar de esta forma el grave daño económico que padecen como consecuencia de la pandemia.

Solicitan cubrir entrenamientos y partidos de La Liga

La Anigp-TV también insta a la Secretaría de Estado para el Deporte a que medie con la Liga Nacional de Fútbol para que los periodistas gráficos puedan cubrir los entrenamientos y partidos, cumpliendo estrictamente las medidas de seguridad marcadas por el Gobierno, con el fin de poder desarrollar el derecho a una información libre y veraz.

Para la Anigp-TV, un claro ejemplo de coartar este derecho, aunque se permitió la entrada de los profesionales, fueron las multas impuestas por la Liga a dos fotógrafos en el Eibar – Real Sociedad, el primer partido a puerta cerrada que se disputaba en España, por realizar fotografías del estadio vacío; mientras otros representantes de medios se vieron obligados a subir a pisos particulares para poder informar.

Esta organización profesional rechaza que se entregue la distribución de las imágenes a una agencia de comunicación ligada a la Liga, en régimen de pool, provocando un daño irreparable a los trabajadores del periodismo deportivo y generando una competencia desleal, permitiendo que la información no controlada por la Liga no salga a luz pública.