Más de 60 comunicadoras reivindican un periodismo digno y feminista durante el 8M en Zaragoza

62

La Asociación de Periodistas de Aragón (APA) ha participado, este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en la concentración reivindicativa convocada en Zaragoza por el colectivo #LasComunicadorasParamos. Más de 60 mujeres profesionales de la comunicación y el periodismo han reivindicado la igualdad laboral, y han clamado contra la discriminación, el acoso y las agresiones. 

periodistas-apa

Durante el acto, que ha tenido lugar en el Edificio Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, las periodistas han leído un manifiesto de la Red Estatal de Comunicadoras Feministas.

Las periodistas y comunicadoras feministas estamos aquí otra vez para reivindicar un periodismo digno y feminista a través de la marca Las Comunicadoras Paramos que engloba a todas las profesionales que, en España, luchamos por la igualdad en la profesión.

En este año muchas cosas han pasado. El tsunami que supuso el 8M de 2018 y el movimiento las Periodistas Paramos tuvo muchas consecuencias en la movilización de las comunicadoras feministas en toda España. A partir de esa fecha, incluso antes, comenzaron a surgir plataformas y asociaciones locales y regionales para sumar, juntar y aunar voces en torno a informaciones más plurales y feministas, donde no se invisibilice a la mitad de la población que somos las mujeres.

Somos toda una red de comunicadoras y periodistas en Zaragoza y todo Aragón que nos sumamos a las más de 1.000 mujeres profesionales de los medios de comunicación que trabajamos por un periodismo digno y feminista en todo el país.

Alzamos la voz unidas para decir BASTA YA DE MACHISMO EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

Pero otras noticias han sido menos positivas. Asistimos a una ola de negacionismo sobre la desigualdad de las mujeres, esparcida por los portavoces políticos y periodísticos más extremistas que algunos ciudadanos han comprado. Un negacionismo que se apoya en la mentira y fake news que parte de la sociedad integra en sus discursos a través de sus redes sociales.

El feminismo estorba a muchos intereses políticos y económicos, que luchan con fuerza para que las mujeres sigamos siendo ciudadanas de segunda, que no avancemos en derechos reales, en respeto y hacia la igualdad. Para que nuestros sueldos  sigan siendo inferiores, para que los cuidados sigan cayendo en nuestras espaldas y para que nuestra sumisión siga soportando la autoestima del pensamiento patriarcal. Contra esa desigualdad seguiremos luchando las comunicadoras feministas.

 Os animamos a seguir revindicando actuaciones necesarias para caminar hacia un periodismo digno y que os suméis al manifiesto que que encontraréis anclado en el twitter de Comunicadoras8M.

 Poco ha cambiado en este año. Por eso:

Seguimos reivindicando uno por uno todos los puntos del  manifiesto #LasPeriodistasParamos de 2018 (lucha contra la brecha salarial, techo de cristal, precariedad, acoso laboral y en redes, y corresponsabilidad).

  1. Seguimos exhortando a los medios a que revisen su línea editorial e incorporen los valores de igualdad, equidad y libertad de las personas, extremando el cuidado en las noticias sobre violencia machista.
  2. Seguimos pidiendo no poner los contadores a 0. Desde 2003 han sido asesinadas por violencia machista cerca de 1.050 mujeres. Exigimos atender a los criterios del Convenio de Estambul y no invisibilizar asesinatos violentos de mujeres fuera del entorno de la pareja.
  3. Seguimos  luchando  contra  informaciones  que  no  condenan  la mercantilización generalizada de los cuerpos de las  mujeres, y contra las selecciones profesionales que se rigen por estereotipos de la imagen, porque las mujeres SOMOS DIVERSAS.
  4. Seguimos rechazando los contratos en precario y las dificultades para conciliar vida personal y laboral, que como en todos los sectores, afectan más a las mujeres que a los hombres.

Rechazamos las presiones, vengan de donde vengan, y pedimos sororidad a quienes han dejado de ser precarias para pelear juntas por los derechos de todas.

Seguimos exigiendo a nuestros compañeros y compañeras de profesión un periodismo que sea veraz, equitativo en las preguntas, diverso en las fuentes y en los focos, plural en las noticias y en las firmas, y que desagregue los datos SIEMPRE. Porque en los datos suele encontrarse la desigualdad. Un periodismo elaborado desde el lenguaje inclusivo, porque LO QUE NO SE NOMBRA NO EXISTE.

  1. Y seguimos exigiendo al Gobierno medidas encaminadas a lograr la igualdad en los medios de comunicación. Cada medio con su plan de igualdad, que incluya formación feminista a los profesionales de la Comunicación. Cada medio con su delegada de Igualdad. Y cada Facultad de Periodismo y Comunicación Audiovisual con formación en Igualdad.

Pero también sentimos que las cosas están empezando a cambiar. Percibimos una cierta sensibilidad por parte de medios y profesionales.

  1. Los paneles de los programas de televisión y radio comienzan a equilibrar la presencia de mujeres.
  2. Los medios de comunicación comienzan a elegir más fuentes femeninas como expertas.
  3. Algunas noticias ya ponen el foco en lo que hacen las mujeres en deporte, en investigación, en literatura, en las artes y las ciencias en general.
  4. Algunas noticias empiezan a reflejar la desigualdad de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad.
  5. Algunos medios empiezan a utilizar el lenguaje inclusivo
  6. Algunos programas de radio y televisión comienzan a cuidar sus comentarios y sus preguntas para no atentar contra el respeto y dignidad de las mujeres

Algo está cambiando. Pero sigue siendo la punta de un iceberg. Sabemos, y así se dijo en la conferencia de Beijing, que con nosotras y ellos, con nuestro trabajo y nuestro esfuerzo por un periodismo digno y feminista, aceleraremos la justa empresa de ser iguales en derechos, en oportunidades y en respeto.

¡Trabajemos todas y todos en ello! ¡Hasta 2021!