Los responsables de Maldita.es destacan en la APA que “la herramienta principal contra la desinformación es hacer periodismo”

151

Julio Montes y Stéphane Grueso, dos de los responsables del proyecto de periodismo de verificación Maldita.es, han impartido en la Asociación de Periodistas de Aragón, como acto previo al XX Congreso de Periodismo Digital de Huesca, un taller sobre la desinformación y el papel de los periodistas como verificadores. En la sesión los dos especialistas han tratado aspectos como las razones del actual auge de los bulos y sus distintas y nuevas manifestaciones y han explicado el trabajo que realiza Maldita.es y cómo se abren nuevas oportunidades laborales combatiendo la desinformación con el periodismo.

D0U0hEfX4AA18Kf

En el inicio del taller, Julio Montes ha destacado la importancia de hablar de desinformación y no de fake news por ser un fenómeno más amplio y porque las noticias falsas “nunca fueron news ni los difunden verdaderos medios de información aunque copien la apariencia”, además de que esta expresión “se han apropiado los políticos para atacar a los periodistas que están haciendo su trabajo.

Los ponentes han señalado que se hace desinformación por dinero y por ideología, pero también simplemente por hacer el mal “lo más complicado de entender” y han resaltado que aunque no es un fenómeno nuevo sí lo es su extensión actual por razones como la pérdida generalizada de la credibilidad, que hace que se cuestionen ciencias como la medicina o la física; el nuevo patrón de consumo en plataformas y las tecnologías que han democratizado el acceso y la difusión de información y desinformación; o la pérdida del ancla del formato, en donde los bulos imitan el aspecto de noticias y medios.

Así, se han destacado como ideas claves que pueden creerse o difundirse las cosas más increíbles y que puede pensarse que nadie puede tomar en serio, con ejemplos como un mosquito que causa embarazos con su picadura; que hay que aceptar que hay gente a la que no se puede convencer con datos; y que hay que dirigirse a los engañados, pero que quien comparte no es el enemigo.

Igualmente se ha resaltado que la desinformación juega en nuevos terrenos cada vez más y que los gabinetes de comunicación deben ser conscientes de que los bulos necesitan ser desmentidos aunque no hayan llegado a los medios, porque se extienden con mucha fuerza en redes y en España de modo muy especial por  WhatsApp, donde se consume el 33% de la información, y circulan memes, supuestos testimonios y falsedades que lo convierten en “el agujero negro de la desinformación”, por lo que es fundamental llegar a estos grupos cerrados y “que alguien cercano a ti te diga que no es cierto”.

D0U2a_NXQAAuDjP

“Alfabetización mediática”

Frente a esta situación, los dos periodistas han resaltado la necesidad de una “alfabetización mediática” que enseñe a estar alerta ante posibles engaños y han explicado cómo se realiza este trabajo en maldita.es para detectar los bulos, desmontarlos y difundir su falsedad, por lo que se ha subrayado como un aspecto clave el aporte de la comunidad y que otra de las patas del proyecto es la educación y la cooperación con otras iniciativas de la sociedad civil.

Sobre la manera de combatir la desinformación, Julio Montes ha subrayado que “la principal herramienta es hacer periodismo” para buscar fuentes y datos, para lo que se pueden aprovechar distintas utilidades tecnológicas (de búsqueda inversa de fotos, versiones antiguas de webs o comparación de vídeos, por ejemplo) de las que la web de Maldita.es ofrece una selección.

En el apartado final del taller, se ha resaltado que frente al gran problema que supone la desinformación, legislar no es la solución, tanto por la novedad y constante evolución del fenómeno, como por las dudas que plantean problemas como quién decide qué y cómo se comprueba; pero que el momento plantea nuevas oportunidades para recuperar la credibilidad del periodismo, “porque solo van a salir triunfadores quienes sepan sacar del ruido lo real”, además de que supone nuevas salidas profesionales, en proyectos de verificación, en educación y también en comunicación corporativa, ya que “cada vez más empresas buscan asesoría por crisis de comunicación debidas a bulos”.

Montes y Grueso han recalcado también que luchar contra la desinformación es una labor de todos “porque los malos están coordinados” y la importancia de actuar de cara a las elecciones.